Público
Público

Observatorio continuo de JM&A para Público

Encuestas Ciudadanos ya pisa los talones al PSOE tras arrebatarle 500.000 votos a un PP debilitado

La formación de Albert Rivera quedaría a sólo dos puntos del partido socialista, aunque el sistema electoral aún la dejaría a 32 escaños de distancia, si se celebrasen ahora nuevas elecciones generales, según las estimaciones para 'Público' del gabinete demoscópico Jaime Miquel y Asociados (JM&A). Unidos Podemos obtendría 1,2 millones de votos más que el PSOE y el PP continuaría su caída, perdiendo otro millón de votantes aunque sacaría sólo ocho diputados menos que ahora.

Publicidad
Media: 3.37
Votos: 43
Comentarios:
Estimaciones de marzo de 2017 por Jaime Miquel y Asociados para el reparto de escaños en el Congreso en caso de unas elecciones generales.

Estimaciones de marzo de 2017 por Jaime Miquel y Asociados para el reparto de escaños en el Congreso en caso de unas elecciones generales.

El paulatino pero imparable hundimiento del sistema político bipartidista continúa socavando la base electoral de los dos grandes partidos. Aunque, claro está, la división interna del PSOE acelera mucho más su caída y lo deja a merced de las dos formaciones emergentes: Unidos Podemos, que ya supera claramente a los socialistas incluso en escaños, y Ciudadanos, que les pisa los talones en número de votos.

En el gráfico comparativo de arriba, entre el hemiciclo actual del Congreso de los Diputados y el que surgiría –según las estimaciones de JM&A para Público– si se celebrasen hoy elecciones generales, se ve cómo una vez más la suma de los diputados de la derecha (PP y C's) alcanzaría la mayoría absoluta –aunque esa estimación queda dentro del margen de error técnico de las encuestas analizadas y ponderadas por Jaime Miquel y Asociados para este nuevo desk research del Observatorio Continuo–. Pero eso se debe al notable crecimiento de Ciudadanos, con un aumento de 17 escaños que compensa sobradamente la pérdida de ocho parlamentarios por el PP.

Igualmente, Unidos Podemos logra una notable subida de 10 puestos en el Congreso, aunque en este caso no subsana para la izquierda el nuevo batacazo de los socialistas, que perderían 22 escaños en una auténtica debacle para el PSOE.

Pero lo más importante ya no es ese reparto de escaños –que sigue dando un hemiciclo prácticamente partido por mitad entre las derechas y las izquierdas o nacionalistas– sino la consolidación de un nuevo panorama parlamentario que hace inevitables los pactos y acuerdos, incluso alianzas, para poder gobernar. Porque, como se puede observar en la siguiente tabla comparativa completa, PP y PSOE ya no son "los dos grandes partidos":

Tabla de las estimaciones de Jaime Miquel y Asociados para el Congreso de los Diputados en marzo de 2017.
Por primera vez desde la Transición, los votantes de PP y PSOE suman menos de la tercera parte del censo electoral y no llegan al 50% de votos válidos

Por primera vez desde la Transición, los votantes de PP y PSOE suman menos de la tercera parte del censo electoral (31,5%) y no llegan a la mitad de los votos válidos (49,4%). Al tiempo que se confirma que la suma de dos formaciones nuevas supera el número total de electores del partido ganador, algo que se produjo por primera vez en las anteriores elecciones pero por la mínima: poco más de tres puntos porcentuales, mientras que según el análisis de JM&A esta vez sumarían un 28% más de votos que el PP.

Porque a pesar de la enorme reducción de la participación –que caería casi seis puntos hasta menos de las dos terceras partes del censo–, crecería el número total de votantes de UP y de C's, mientras que el PP perdería otro millón de votos y el PSOE se desmoronaría: 1,4 millones de electores menos, hasta quedar en cuatro millones raspados y un ridículo 18,2% de los votos válidos, sólo dos puntos por encima de los de Ciudadanos.

Esa perspectiva electoral del PSOE no sólo supone el peor resultado de su historia –¡once puntos y 55 escaños menos que en 1977!– sino que augura también el fin de sus aspiraciones de volver a presidir un Gobierno.

C's arrebata 540.000 votos al PP y UP, 220.000 al PSOE

El declive de PP y PSOE se confirma con el análisis de las transferencias de votantes entre partidos, pues sus caídas brutas en número de votos se corresponden casi exactamente con la fuga de sus seguidores hacia las nuevas formaciones políticas:

La ganancia total de votantes de Ciudadanos es de 466.000 y los que le arrebata al PP ascienden a 540.000 (el resto se pierde por el aumento de la abstención), mientras que los trasvases desde otros partidos hacia C's es despreciable en términos de cantidades totales. Además, el número de electores del PP que huyen hacia la abstención es de unos 490.000. Esas dos cifras suman casi exactamente la pérdida total de votos del Partido Popular.

Igualmente, el número de votantes del PSOE que se fugan hacia Unidos Podemos es de unos 220.000, y los que se marchan hacia C's son otros 93.000. Y la gran escapada de los electores socialistas es hacia la abstención: más de un millón. La suma de esas tres cifras nos da también, con mucha aproximación, el número total de votos que pierde el partido socialista.

No hay vuelta de hoja: la sangría de los dos grandes partidos tradicionales hacia las nuevas formaciones se ha convertido ya en una hemorragia incontenible.

El PSOE cae en Andalucía y Castilla, el PP en Catalunya

En cuanto a los cambios del número de escaños por comunidades, se visualizan en el gráfico interactivo que mostramos más arriba (al pasar el cursor por las barras aparecen los datos numéricos concretos).

La gran caída del PSOE se materializa sobre todo en la pérdida de 7 escaños castellanos (4 en Castilla y León, y 3 en Castilla-La Mancha) y 5 andaluces, además de perder otros 4 en Madrid y Galicia (dos en cada una de esas comunidades) y otro más tanto en Euskadi y València como en Aragón, Murcia, Extremadura e Illes Balears.

El debilitamiento del PP procede de las pérdidas de dos escaños en Catalunya, otros dos en Castilla-La Mancha, y cuatro más en Madrid, País Valencià, Galicia y Extremadura (uno en cada una de ellas).

Menos un escaño del PSOE en Euskadi y otro del PP en Catalunya, todas esas pérdidas de diputados van a engrosar las filas de las dos formaciones emergentes. El relevo político es evidente.

En unas elecciones en las que no participasen los jubilados, UP ganaría con claridad y C's superaría al PSOE

Ahora bien, el fin del antiguo régimen queda todavía más patente en el análisis de las franjas de edades de los votantes a cada uno de los partidos: el PP sólo consigue superar a Unidos Podemos gracias a los votos de los mayores de 65 años, y el PSOE sólo se libra de quedar el último de los cuatro también gracias a esos electores jubilados.

Como muestra el gráfico al final de este artículo, UP se lleva de calle el voto de las nuevas generaciones, consiguiendo el 28,1% de los votantes de menos de 65 años (frente a un 24% del PP), mientras que C's supera al PSOE en todas las franjas de edad hasta los 54 años.

En resumen, en unas elecciones en las que no participasen los jubilados, Unidos Podemos ganaría con claridad (sacándole más de cuatro puntos de ventaja al PP) y Ciudadanos sacaría una ventaja similar a los socialistas (19,9% a 15,5%).

Una perspectiva de futuro francamente sombría para los dos grandes. ¿Grandes?

Evolución del voto a los partidos por franjas de edad, según las estimaciones de Jaime Miquel y Asociados en marzo de 2017.