Publicado: 12.10.2016 23:34 |Actualizado: 24.10.2016 13:51

El fiscal 'afina' el caso Nicolás
para el jefe de la brigada política

El ex número dos de la Policía, Eugenio Pino, manda a agentes de la cúpula policial que difundan un escrito del fiscal San Román –sin firma ni sello del juzgado– para que se abran diligencias contra los encargados de investigar la grabación ilegal al CNI y Asuntos Internos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto al director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino. - EFE

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto al director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino. - EFE

@patricialopezl

MADRID.- El pasado 6 de octubre el inspector José Francisco Guinaldo cumplió las órdenes que le había dado su anterior jefe en la Dirección Adjunta Operativa (DAO), el jubilado Eugenio Pino, y reenvió a diferentes agentes de la Policía un escrito del fiscal del caso del pequeño Nicolás, Alfonso San Román, en el que se insta a investigar a los miembros de la comisión judicial que instruye la causa bajo las órdenes del juez Arturo Zamarriego

​El email de Guinaldo, al que ha tenido acceso Público –igual que al escrito del fiscal– hacía referencia en el asunto a "Eugenio Pino", ex número dos de la Policía hasta su jubilación este verano, y decía de forma escueta: "Te envío, siguiendo instrucciones de D. Eugenio, providencia del fiscal".  Como documento se adjuntaba un escrito de Alfonso San Román en el que se recurre la decisión del juez de instrucción número 2 de enviar a reparto la denuncia del ex comisario Pino contra los investigadores del caso, el comisario Marcelino Martín-Blas y el inspector Rubén López



Sin firma ni sello

El documento es un recurso de reforma fechado el 27 de septiembre y que, según ha podido confirmar Público con acusaciones y defensas de la causa, no ha sido repartido por el juzgado a las partes. Añade una de estas acusaciones que "los escritos de las partes siempre tienen que ir con la firma manual, en este caso, del fiscal Alfonso San Román, y el documento que vosotros tenéis no lo tiene". 

Otro dato significativo es que tampoco tiene el sello de entrada al juzgado, como sí tienen todos los demás escritos del fiscal que se han adjuntado al sumario a lo largo de los dos años de procedimiento. Es decir, explican las fuentes judiciales consultadas: "Teniendo en cuenta que no se ha repartido desde el juzgado y que no tiene ni el sello de entrada ni la firma, una de las posibilidades es que sea el propio fiscal San Román quien le haya dado una copia de su escrito al ex número dos de la Policía. De demostrarse, ese hecho podría ser muy grave, porque el comisario Pino ha sido investigado en el procedimiento y se ha pedido su imputación, a lo que el fiscal se ha negado". 

Fuentes privilegiadas

El tráfico de documentos entre el fiscal Alfonso San Román, el excomisario Eugenio Pino y el investigado Francisco Nicolás, al igual que con otras defensas, parece aumentar según se suman investigados (antes, imputados) –el comisario Villarejo, su mujer, un periodista y el pequeño Nicolás– a esta pieza separada que investiga la grabación ilegal a agentes del CNI y Asuntos Internos. 

Hace una semana, Público desvelaba que el presunto estafador había difundido la denuncia del ex número dos de la Policía contra la comisión judicial sin que dicha denuncia hubiera sido trasladada a las partes, ya que fue devuelta al decanato para su reparto por el juez Arturo Zamarriego. Es decir, explican las mismas fuentes judiciales, "sólo se la pudo hacer llegar alguien del entorno del comisario Eugenio Pino porque nadie más de los personados en el procedimiento lo había recibido". 

En esa denuncia, el ex número dos de la Policía exponía una nueva versión sobre las órdenes que él le había dado al comisario Marcelino Martín-Blas cuando le mandó encargarse de la investigación del pequeño Nicolás por suplantar funciones públicas –se hacía pasar por agente del CNI, de la Vicepresidencia del Gobierno o de la Oficina Económica del presidente Mariano Rajoy–, además de falsificar documentos tanto de estos organismos como de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía. ​

Los secretos del fiscal

Sorprende a las acusaciones preguntadas por el recurso del fiscal que San Román le solicite al juez que "tome en cuenta" la nueva versión de Eugenio Pino, porque este ya declaró como testigo en el procedimiento, siendo además número dos de la Policía en ese momento, y el fiscal tuvo la oportunidad de preguntarle por todos los extremos que señala: la identificación errónea del comisario Villarejo en el parque y la propia grabación al CNI y a Asuntos Internos. Y aunque le hizo preguntas, "si no le parece suficiente puede llamarle de nuevo como testigo, pero no tiene sentido que quiera que se admita su denuncia, ya que el DAO no puede aportar hechos nuevos, puesto que los tenía que haber aportado en su momento", explican dichas fuentes. 

En este escrito de San Román se desvelan, además, nuevas piezas separadas del procedimiento –hasta ahora estaba la causa principal, una pieza que investiga el cohecho y la revelación de secretos, y la que investiga la grabación ilegal– desconocidos hasta ahora para las acusaciones y las defensas consultadas. Según escribe San Román, aludiendo a las acusaciones de Pino contra los investigadores: "Son hechos, que de ser ciertos, serían muy relevantes para esta causa no sólo por lo que se refiere a la investigación inicial sino también para poder formar el criterio de SSª [Su Señoría] en la pieza IV de esta causa que tiene por objeto la disolución de la Comisión Judicial de Policía Nacional interesada por el Fiscal y solicitada por algunas de las partes". 

"Es cierto que el fiscal se ha mostrado a favor de disolver la comisión judicial, tal como han pedido Francisco Nicolás y el comisario Villarejo, pero tanto la Abogacía del Estado como las acusaciones populares nos hemos pronunciado en contra porque entendemos que el fin de la grabación ilegal era ése: desprestigiar a los investigadores y que se archivara el caso para el pequeño Nicolás", explica una acusación. Y añade: "Además, que tengamos notificado por el juzgado sólo existen dos piezas separadas entregadas y no cuatro".