Publicado: 19.11.2015 19:54 |Actualizado: 19.11.2015 20:00

Fugas en el equipo de campaña de Garzón por el acuerdo en Catalunya
y la vuelta de la 'vieja guardia'

La secretaria federal de convergencia, Lara Hernández, muy cercana al candidato de IU-Unidad Popular, abandona su puesto en el equipo de campaña junto al secretario de Política Electoral, Ramón Luque, y el dirigente de la UJCE, Carlos Martínez, abandona su militancia en IU y el PCE, además de otra baja en el equipo de comunicación.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
El líder de IU, Cayo Lara y el candidato a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón acompañados por el exeurodiputado Willy Meyer, siguen la información de la jornada electoral de las autonómicas -EFE

El coordinador de IU, Cayo Lara y el candidato a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón acompañados por el exeurodiputado Willy Meyer, siguen la información de la jornada electoral de las autonómicas -EFE

MADRID.- A tan solo un mes de las elecciones generales en las que Izquierda Unida se juega su supervivencia, el equipo de campaña con el que contaba el candidato, Alberto Garzón, ha sufrido cuatro abandonos de gran calado en el área de "estrategia política y discurso".

Lara Hernández, secretaria federal de Convergencia; Ramón Luque, secretario federal de Política Electoral, y Carlos Martínez, dirigente de las juventudes del PCE y miembro del equipo económico de IU, han dimitido de sus responsabilidades en la campaña electoral. Unas bajas a las que se suma Alfredo Almendro, del área de Comunicación.

En el caso de Carlos Martínez, sus desavenencias con la estrategia política adoptada después del desencuentro con Podemos le han llevado a abandonar la militancia tanto de IU como del PCE, según anunció en Facebook hace apenas dos días. "No comparto la deriva del proyecto político de IU y el PCE en este último año (fundamentalmente en lo que representa a las decisiones tomadas por sus cuadros dirigentes). El nivel de contradicciones asumidas durante todo el último año y medio ha llegado al límite sobre todo en estas últimas semanas", escribía en su muro.

Por su parte, Hernández, Luque y Almendro seguirán siendo militantes de IU y en el caso de los dos primeros, continuarán en sus puestos en la Ejecutiva federal de la organización. Todos ellos son representantes del sector más proclive a la confluencia con Podemos.


La desbandada sorprende. Sobre todo la de Hernández, a quien el propio Garzón aupó y colocó en su equipo cuando subió escalones en la dirección, hace ya más de dos años. Las dimisiones fueron adelantadas por El Confidencial y confirmadas a Público por el secretario federal de Organización, Adolfo Barrena. Hernández no ha querido hacer declaraciones sobre su decisión para "no empañar" la campaña electoral.

Lara Hernández y Carlos Martínez durante un acto de campaña de las elecciones autonómicas en Madrid.

Lara Hernández y Carlos Martínez durante un acto de campaña de las elecciones autonómicas en Madrid.


Luque, por su parte, ha afirmado a este diario que su decisión está fundamentada en diversas reticencias surgidas en torno al acuerdo de EUiA, la marca de IU en Catalunya, con la candidatura En Comú-Podem, en la que concurren juntos Barcelona en Comú, ICV y Podemos. Un acuerdo in extremis por el que EUiA colocaba un candidato en puesto siete por Barcelona y en el primero por Tarragona. Para Luque, es el proyecto que representa la línea aprobada por IU y el espíritu de la confluencia, y asegura que se centrará en hacer campaña en Catalunya, aunque reconoce "contradicciones que nunca se han negado" en esta candidatura, "Después del 20-D hablaré claro sobre los errores y aciertos de IU en este proceso que empezó en las europeas"

El acuerdo generó una profunda división en EUiA y la federación catalana estuvo a punto de competir electoralmente con Ada Colau, Pablo Iglesias y su anterior socio, ICV. A última hora se ratificó el acuerdo con una ligera mejora de posiciones para EUiA. Sin embargo, gran parte de la militancia está disconforme con no poder votar por Alberto Garzón y tener que apoyar a sus competidores inmediatos en el resto de España.

Cayo Lara, junto a Ramón Luque y Marga Ferré, la noche electoral de las elecciones andaluzas de 2012. -EFE/ARCHIVO

La postura de Garzón al respecto siempre ha estado clara. En su documento de cara a la convergencia, aprobado con el Consejo Político Federal de IU, se llamaba a centrar esfuerzos en articular una candidatura unitaria en Catalunya y Galicia, "territorios singulares". Sin embargo, esta postura constrasta con la nueva incorporación a su equipo de campaña, Miguel Corregidor.​

Corregidor era el cabeza de lista propuesto para En Comú-Podem por la provincia de Girona, pero decidió rechazarlo asegurando: "No es mi proyecto". Sus razones están explicadas en el artículo Así no, donde hace una dura crítica a las condiciones impuestas por Podemos y Barcelona en Comú y también a la falta de democracia interna en EUiA a la hora de tomar decisiones.

La 'vieja guardia', en campaña

Otras fuentes consultadas por este diario achacan la decisión a la presencia de antiguos dirigentes de IU a los que se consideraba agua pasada, como Willy Meyer, ex eurodiputado de IU que dimitió al revelarse que, como todos los europarlamentarios, tenía un fondo de pensiones que operaba en una SICAV. Meyer forma parte del área de estrategia política, coordinado hasta la semana pasada por Luque y Hernández. En él, según ha podido saber esta diario, trabajan además Marga Ferré (Secretaria federal de Programa Electoral), Eddy Sánchez (Ex coordinador de la extinta IU-Comunidad de Madrid), Eduardo Garzón y Sira Rego. Esta última asumirá la coordinación, según ha confirmado la secretaria de Comunicación de IU, Clara Alonso.

También figuran en el área de "argumentario" nombres como el de José Antonio García Rubio, el único dirigente proveniente de la repudiada IU-CM que no se ha dado de baja de la antigua federación madrileña. Según apuntas varias fuentes internas, una parte del equipo ha decidido encarar la campaña con una clara confrontación contra Podemos cuando lo que se había aprobado en los documentos elaborados por el equipo de campaña era mantenerse al margen y no señalar a Podemos como el enemigo.

No obstante, la campaña sigue su camino hacia el 20-D. Clara Alonso, coordinadora de la campaña, asegura que las bajas son "importantes" pero no suponen un problema ya que la estrategia está aprobada y los que abandonan los equipos siguen siendo dirigentes de IU.