Publicado: 27.01.2016 18:19 |Actualizado: 27.01.2016 18:19

IU estudia aplicar un ERE tras
perder el 40% de sus ingresos

La formación debatirá este jueves un informe sobre su situación económica después de perder subvenciones e ingresos mensuales por sus malos resultados en las elecciones

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
El candidato de IU-Unidad Popular a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha analizado ante los medios los resultados de las elecciones generales del 20-D. EFE/J. J. Guillén

El dirigentes de IU Alberto Garzón, en una imagen de archivo.- EFE/J. J. Guillén

MADRID.- La Presidencia Federal de Izquierda Unida estudiará este jueves un informe sobre la situación económica de la organización después de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y tras haberse quedado sin grupo parlamentario propio en el Congreso, lo que veta su acceso a una serie de recursos mensuales, la subvención por el denominado mailing electoral y reduce un 40% sus ingresos.

En el orden del día de la Presidencia Federal figura un punto específico dedicado al análisis de la situación económica que, según han reconocido a Europa Press fuentes de la dirección, es "complicada".



IU se ha visto obligada a hacer este reajuste presupuestario después del mal resultado obtenido en las urnas y, sobre todo, tras fracasar los intentos de sus dos diputados, Alberto Garzón y Sol Sánchez, de formar grupo parlamentario propio en el Congreso, viéndose finalmente abocados al Grupo Mixto.

La principal consecuencia económica de formar parte del Grupo Mixto es que IU no recibirá subvenciones por el denominado mailing electoral, en el que invirtió casi dos millones de euros para el 20D, alrededor del 70% de su presupuesto total de campaña.

Posible ERE con 11 millones de deuda

Esto hace que la deuda de la organización, que había descendido desde los 13 hasta los nueve millones de euros en los últimos siete años, vaya a volver a subir hasta los once millones de euros, según han detallado fuentes del partido.

Sin embargo, dejan claro que IU no está en quiebra ni en situación de bancarrota. Su objetivo es poder seguir haciendo política más allá del reajuste presupuestario que tenga que poner en marcha y que podría incluir una propuesta de ERE o ERTE a sus trabajadores.

Según recuerda, la organización ya atravesó un proceso similar cuando Gaspar Llamazares se quedó como su único representante en el Congreso. Y entonces tenían menos diputados en el Parlamento Europeo y menos concejales municipales, según destacan.