Publicado: 02.02.2016 20:43 |Actualizado: 02.02.2016 22:11

Pedro Sánchez: “Yo no soy Rajoy, yo voy en serio”

El líder del PSOE se ha salido con sus planes de ser propuesto por el jefe el Estado, y ahora está en su mano afrontar una negociación más que complicada. "No se trata de sillones, sino de soluciones", destaca el líder socialista al anunciar que tenderá la mano "tanto a izquierda como a derecha" para formar gobierno al tiempo que acusa a Rajoy de "escapismo" y del bloqueo de 40 días que ha mantenido al país en el limbo.

Publicidad
Media: 3.45
Votos: 11
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes después de que el rey le haya propuesto como candidato a presidente del Gobierno. REUTERS/Sergio Perez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes después de que el rey le haya propuesto como candidato a presidente del Gobierno. REUTERS/Sergio Perez

MADRID.- Le llegó la hora. El ninguneado líder del PSOE tiene el mandato del Jefe del Estado para intentar formar Gobierno. Sus planes políticos le han salido como hasta ahora los había planeado, pero aún le queda lo más difícil.

Pedro Sánchez, al mediodía, ya sabía que era “el elegido” y sólo estaba pendiente de si Mariano Rajoy hacia un nueva jugada táctica, que se antojaba imprevisible, para impedir su investidura. Pero no ocurrió. Pasa factura decir “no” a un Rey.



A última hora de la tarde del martes, los pronósticos más previsibles se cumplieron. El rey Felipe VI convocó al presidente del Congreso, Patxi López, de que su decisión era que Pedro Sánchez intentara la investidura para poder ser presidente del Gobierno.

Sánchez, que esperó toda la tarde en su despacho del Congreso, compareció ante la prensa cuando supo que era la decisión oficial, para hacer casi un discurso de investidura, con los ochos puntos que quiere negociar para lograr ser presidente.

Pero no faltaron mensajes políticos: “Yo no soy Rajoy, yo voy en serio”. Y, desde hoy mismo, se pondrá a negociar con todas las formaciones parlamentarias, al igual de cuando se iba con una mochila a recorrer los territorios del PSOE para buscar avales o votos.

Sánchez insistió en que no buscará el apoyo de los independistas y que no será presidente a toda costa, pero mañana abrirá su agenda para negociar de todo y con todos, y es quien más se cree que logrará el acuerdo para llegar a La Moncloa.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes después de que el rey le haya propuesto como candidato a presidente del Gobierno. REUTERS/Sergio Perez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes después de que el rey le haya propuesto como candidato a presidente del Gobierno. REUTERS/Sergio Perez

En el PSOE, de momento, se piensa que se ha llegado al lugar donde se quería estar. Que se abre un periodo complicado, pero ya sin Mariano Rajoy, y se confía en que pocos quieran desear la vuelta del aún presidente en funciones. Eso, en opinión de Ferraz, da un amplio campo de juego a Pedro Sánchez de negociación.

El acuerdo sobre “para qué” parece más fácil que la decisión política que quiera tomar cada formación. El PSOE va con una agenda de negociación abierta de renta básica de ciudadanía, derogar la reforma laboral, pacto de Estado contra la violencia de género, punto final a las puertas giratorias, reforma constitucional, subida del SMI… Ahí habrá acuerdo, el tema será el tacticismo político y otros intereses y sillas.

Sánchez, además, se enfrenta a la aritmética parlamentaria, y que salvo un tripartito con Podemos y Ciudadanos, que se antoja imposible, sólo un milagro laico podrá lograr que pueda llegar a ser investido presidente del Gobierno.

Ha pedido a Patxi López entre tres y cuatro semanas para intentarlo. Ese es su tiempo y empieza a correr desde hoy. Empieza el tiempo de Pedro Sánchez “el breve”… o no.