Público
Público

PNV y PSE urgen a Rajoy a “adecuar” los controles antiterroristas en Euskadi

El Parlamento de Vitoria reclama que el ministro de Interior convoque a la Junta de Seguridad del País Vasco. EH Bildu denuncia que 20 ciudadanos fueron asesinados entre 1961 y 1998 en este tipo de registros.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Foto de archivo de guardias civiles en un control de carreteras. / EFE

BILBAO.- Los severos y numerosos controles protagonizados por la Guardia Civil en Euskadi despiertan cada vez más cuestionamientos. Este jueves, PNV y PSE han levantado sus manos para pedir al Gobierno de Rajoy que se siente a dialogar con el Gobierno Vasco sobre el futuro de estas medidas de vigilancia en carreteras y autopistas. Tras desechar la iniciativa que previamente había planteado EH Bildu –que reclamaba el cese definitivo de los controles militares–, peneuvistas y socialistas han acordado un texto común, en el que reclaman que el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, convoque “a la mayor brevedad” una reunión de la Junta de Seguridad del País Vasco, donde debería abordarse el futuro de este tipo de actuaciones policiales.

En su enmienda transaccional, PNV y PSE sostienen que los controles de carretera realizados por las Fuerzas de Seguridad del Estado “deben basarse en el respeto escrupuloso al régimen competencial fijado en la Constitución y el Estatuto de Autonomía”, así como “guardar, en frecuencia e intensidad, la adecuada proporcionalidad entre los objetivos de seguridad pretendidos y los medios adoptados, con el objetivo de garantizar la seguridad y el normal desarrollo de la vida de la ciudadanía”.

Por tales motivos, ambas formaciones consideran que la Junta de Seguridad debe adoptar acuerdos sobre “las cuestiones pendientes tendentes a la mejor adecuación de la Seguridad en Euskadi”. Unos acuerdos que, según consta en la moción aprobada por el Parlamento Vasco, tendrán que ceñirse a la “realidad presente y a la que pueda preverse a futuro”, en un claro guiño a la situación política creada tras el fin de la actividad armada de ETA.

Además, el Parlamento ha instado al ministro Fernández Díaz y al delegado del Gobierno español en el País Vasco, Carlos Urquijo, a “adoptar las medidas necesarias para adecuar las actuaciones del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil a sus competencias, respetando escrupulosamente las asignadas a la Ertzaintza como policía integral en Euskadi”, un punto que ya aparecía en la enmienda previamente presentada por el PSE.

“Un exceso”

A la salida del pleno que aprobó esta enmienda, el parlamentario del PNV encargado de su defensa, Iñigo Iturrate, sostuvo que los controles militares que aún se registran en Euskadi “no tienen sentido”. “Nosotros no decimos que la Guardia Civil se tiene que ir, pero debe limitarse a sus competencias: aeropuertos, puertos, fronteras, inmigración, delitos internacionales… Y punto”, subrayó. “Estamos muy por encima de todos los ratios europeos de Policía. Los controles son un exceso y no tienen justificación”, añadió.

En su intervención en la cámara vasca, Iturrate coincidió con EH Bildu en su crítica hacia el elevado número de policías y guardias civiles que existen en Euskadi, lo que convierte a este territorio en el lugar más militarizado de Europa. Sin embargo, la coalición de la izquierda independentista declinó sumarse a la moción propuesta por PNV y PSE, al considerarla “insuficiente”. Al llegar su turno, el parlamentario abertzale Julen Arzuaga presentó un listado con los nombres de 20 personas que murieron en controles de las Fuerzas de Seguridad del Estado entre 1961 y 1998. “Ninguno de ellos era militante de ETA, sino simples ciudadanos”, señaló.

Mientras tanto, PP y UPyD defendieron y agradecieron “la labor realizada por la Guardia Civil y la Policía Nacional en la Comunidad Autónoma del País Vasco”, al tiempo que rechazaron las críticas formuladas por la consejera vasca de Seguridad contra los controles antiterroristas de ambos cuerpos armados. Algunas horas antes, la agrupación de Bildu en Gares (Navarra) había denunciado un nuevo y “aparatoso” control de la Guardia Civil a la entrada de este pueblo.