Publicado: 10.05.2015 23:20 |Actualizado: 10.05.2015 23:20

ENCUESTA DE IDEA NOMINA DATA EN LA COMUNIDAD DE MADRID

PP y Ciudadanos suman en Madrid igual número de escaños que obtuvo el Partido Popular en 2011

Pese al elevadísimo porcentaje de indecisos, los resultados del exhaustivo sondeo realizado para 'Público' en la Comunidad de Madrid muestran que la derecha podrá seguir gobernando tras el 24-M: pese sufrir un batacazo electoral y perder más de 20 puntos, el PP puede sumar mayoría absoluta con Ciudadanos

Publicidad
Media: 2.62
Votos: 21
Comentarios:

El colosal trasvase de votos del Partido Popular hacia Ciudadanos puede permitir que la derecha siga en el poder en la Comunidad de Madrid tras el 24-M, pese al descalabro electoral del PP, porque estos dos partidos sumarán un número de escaños casi igual que el que los populares obtuvieron en 2011, es decir, seis o siete por encima de la mayoría absoluta de la Asamblea autonómica.

Este es uno de los resultados que ha obtenido la amplia encuesta realizada por Idea Nomina Data para Público: 2.065 entrevistas telefónicas asistidas por ordenador (CATI), con un error muestral de +/- 2,15%, realizadas entre el 15 y el 25 de abril tras efectuarse un muestreo proporcional según tamaño de hábitat, sexo y edad.



Albert Rivera puede convertirse en 'El Gatopardo' de la política española si hace que todo siga igual en Madrid después de que todo cambie en el electorado madrileño

Aunque, por supuesto, para que el PP continúe gobernando la Comunidad de Madrid, Ciudadanos tiene que acceder a entregarle su apoyo, ya que el partido de Mariano Rajoy sufrirá un varapalo histórico en las autonómicas madrileñas, perdiendo un 41% de sus votos y quedándose con entre 39 y 43 escaños, según el sondeo de IND, alrededor de treinta menos de los que obtuvo en 2011, cuando superó cómodamente la mayoría absoluta del hemiciclo.

Igualmente, el PSOE padecerá una debacle electoral, pues pasará del segundo al cuarto puesto en la Asamblea de Madrid, por detrás de Podemos y Ciudadanos (ambos con unos 30 escaños), al caer al menos ocho puntos, del 26,2% a una horquilla de entre 17% y 20%, y quedarse con sólo 25-28 escaños, frente a los 36 con que cuenta ahora.

Por tanto, Ciudadanos correrá un grave riesgo político si pese a esa clara apuesta del electorado por el cambio y el fin del bipartidismo, todo queda igual en el Gobierno de la Comunidad gracias a los votantes de C's que sin duda buscan desalojar al PP del poder. Si Albert Rivera se convierte en El Gatopardo de la política española y consigue que "todo cambie para que todo siga como está", como escribió Lampedusa, puede despedirse de sus ambiciones por alcanzar La Moncloa.

La Asamblea de Madrid cambiará drásticamente, pero seguirá con cuatro grupos parlamentarios porque Podemos y Ciudadanos reemplazarán a IU y UPyD

Tal como se aprecia en este gráfico, la composición de la Cámara autonómica madrileña cambiará drásticamente con respecto a la que se formó 2011, según la encuesta de IND, pero seguirá integrando a sólo cuatro grupos parlamentarios, ya que Podemos y Ciudadanos reemplazarán a UPyD e IU, que no llegarán a conseguir ningún escaño.

En el caso de la formación de Rosa Díez, porque se hundirá en las urnas, perdiendo las tres cuartas partes de sus votos y quedándose con un porcentaje marginal, de entre 0,5% y 2,5% como máximo.

En cambio, Izquierda Unida rozará el 5% (entre el 3,0% y el 5,0%, según la proyección) que la ley electoral establece como mínimo para entrar en la Asamblea, pero todos los indicadores del sondeo apuntan a que no lo logrará por un minúsculo margen, sobre todo por la escasísima fidelidad de sus propios votantes anteriores, de los que sólo uno de cada seis afirma estar dispuesto a entregar su papeleta a IU.

No obstante, la izquierda no lograría superar a la derecha, según el sondeo, ni siquiera si Luis García Montero lograse darle la vuelta a esa situación y alcanzase el mágico 5%, con lo que IU obtendría de golpe siete escaños (a causa de la deficiente ley electoral que establece esa cantidad como la mínima representación parlamentaria que puede tener un partido). Porque esos siete diputados no sólo se restarían a PP y Ciudadanos, sino una parte también a PSOE y Podemos, con lo que los dos primeros seguirían reuniendo una mayoría absoluta en el hemiciclo.

En cualquier caso, las dos nuevas formaciones que están revolucionando el panorama político, Podemos y Ciudadanos, van a entrar en tromba en la Asamblea de Madrid, pasando tanto una como otra de cero a entre 29 y 31 escaños, correspondientes a entre el 20% y el 23% de los votos válidos, es decir más de 650.000 cada uno. Un fenómeno que sin lugar a dudas rompe el bipartidismo imperante en Madrid desde la recuperación de la democracia porque sus grupos condicionarán el gobierno y las políticas de la Comunidad.

Lo más chocante es que los madrileños den la máxima valoración a un partido, Ciudadanos, y un líder, Albert Rivera, que desconocen

Sin embargo, lo más chocante es que la formación más desconocida para los madrileños (Ciudadanos) no sólo vaya a convertirse en el árbitro de la situación política, sino que también sea su líder, Albert Rivera, el político mejor valorado por los electores de la Comunidad de Madrid, con mucha mejor nota que cualquier otro dirigente de la capital y muy por encima de los líderes nacionales de los demás partidos.

Más aún, los madrileños consideran que el "mejor proyecto político para la Comunidad de Madrid" es el del PP (20%), tras 12 años de gestión plagada de escándalos, seguido del de Ciudadanos (16%) que ha sido improvisado para la ocasión y que es casi totalmente desconocido para los votantes de la Comunidad. Igual que su líder, Rivera, es el segundo menos conocido en Madrid (después de Alberto Garzón) entre los máximos dirigentes de los partidos con representación en toda España.

Ya adelantó Público que en la Comunidad de Madrid el porcentaje de indecisos en el momento de arrancar la campaña no sólo bate todos los récords históricos, sino que casi los duplica. Tendencia que quedó patente (43% no habían decidido su voto) con la explotación parcial de esta encuesta a mediados de abril, pero que se ha agudizado aún más con los resultados definitivos: el 44,8% de los encuestados reconoce que no ha decidido aún a quién votar, con lo que estas autonómicas son las más impredecibles celebradas jamás.

Aun así, los indecisos tampoco marcan la posibilidad de un vuelco en la mayoría absoluta, pues los más numerosos son los que dudan entre PP y Ciudadanos (17,4%), seguidos de los que barajan al PSOE o a Ciudadanos (9,7%), y de los que están entre PSOE y Podemos (8,7%). Indicaciones de que su voto, cuando lo decidan, no inclinará la balanza en sentido contrario.

Lo que sí está claro es que los madrileños quieren un cambio, y además están seguros de que se va a producir (así lo cree el 56,3%) gracias al ascenso de Podemos y de Ciudadanos.