Publicado: 13.05.2015 21:57 |Actualizado: 14.05.2015 13:06

ESTIMACIÓN PROSPECTIVA DE JM&A PARA LAS GENERALES

En el próximo Congreso, PP y PSOE no sumarán mayoría cualificada para cambiar la Constitución

Tras las elecciones generales, no se podrá formar una mayoría absoluta de escaños ni en la izquierda ni en la derecha, ya que PP-Ciudadanos y PSOE-Podemos sumarán los mismos: 157 diputados, a 19 de esa meta. Tampoco habrá ningún grupo nacionalista que tenga esos parlamentarios para un tripartito.

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 13
Comentarios:
Proyección de escaños tras las generales de 2015, según el 'desk research' de JM&A para 'Público', comparados con los que obtuvo cada partido en 2011.

Proyección de escaños tras las generales de 2015, según el 'desk research' de JM&A para 'Público', comparados con los que obtuvo cada partido en 2011.

Ni los dos grandes podrán modificar la Constitución poniéndose de acuerdo, como hicieron en 2011, ni conseguirán sumar mayorías con las nuevas formaciones o los nacionalistas. Ese es el panorama parlamentario que se perfila tras las próximas elecciones generales de otoño, que dejarán un Congreso de los Diputados en el que las posibles alianzas PP-Ciudadanos y PSOE-Podemos estarán empatadas a 157 escaños, a una veintena de la mayoría absoluta.

Además, ningún otro grupo parlamentario, ni siquiera los nacionalistas más numerosos, contará con esos 19 diputados que les faltarán a unos y otros para alcanzar esa mayoría. Es decir, no sólo se puede decir adiós al rodillo con el que el PP ha impuesto su implacable política de recortes y austeridad, sino que tampoco será posible que una gran coalición de los dos grandes imponga cambios constitucionales, como hicieron Rajoy y Zapatero con el Artículo 135 para blindar el pago de la deuda externa.

Estos resultados surgen del Informe de Situación Electoral elaborado por el gabinete JM&A para Público, considerando los antecedentes electorales y efectuando un tracking de la demoscopia publicada, incluido el último barómetro del CIS,  desde febrero de este año.



Previsión de concejales en las siete grandes capitales para 2015

El PP pierde más de 4,5 millones de votos y el PSOE, más de 1,5, con lo que ya no superan en su conjunto la mitad de los votos válidos

Ese desk research de Jaime Miquel & Asociados incluso permite estimar el número de votos que obtendrá cada formación y las transferencias de votantes que compondrán los nuevos bloques políticos, como se puede ver en esta tabla. Algo especialmente revelador en cuanto a las fortalezas y debilidades de cada partido, y especialmente de los dos nuevos que han llegado a dinamitar la correlación de fuerzas que ha establecido un sistema bipartidista de relevo en el poder desde el fin de la dictadura.

Por supuesto, es demoledor para el PP la pérdida de más de 4,5 millones de votos, pero quizá lo sea aún más que se quede prácticamente con el núcleo raspado de sus seguidores siempre fieles (unos 6 millones), ya que prácticamente no atrae a ningún elector de otras formaciones y sólo contará con un 2,5% de votantes noveles: los que cumplieron 18 años después de los comicios de 2011.

El PSOE no pierde tantos votantes (alrededor de 1,5 millones), pero si en 2011 sumaba con el PP un total de casi 18 millones, en 2015 los dos grandes juntos quedarán por debajo de 12, lo que supondrá menos de la mitad (48,1%) de los votos válidos. De una suma actual PPSOE  de 296 escaños, la posible gran coalición se quedaría con 204, bien lejos de los dos tercios (234) necesarios para reformar la Constitución. ¿Será, pues, este otoño cuando termine el bipartidismo?

"El bipartidismo es historia desde 2010, cuando el elector más joven del PSOE se desmovilizó tras las medidas de Zapatero de mayo", explica el experto Jaime Miquel

Según Jaime Miquel, "el bipartidismo es historia desde 2010, cuando el elector más joven del PSOE se desmovilizó tras las medidas de Zapatero de mayo de aquel año. Entonces entramos en un periodo que denominamos lapso hegemónico del PP. Sólo podía ganar el PP las generales y en noviembre del 2011 así sucedió. En 2012 --explica el experto demoscópico--, el elector más joven del PP hizo el mismo camino a la abstención. Entramos, entonces, en un escenario pluripartidista. Comparar los votos que en 2008, máximo apogeo del bipartidismo, sumaban juntos con los que obtienen ahora es clarificador".

A partir de las próximas generales, la suma de los dos partidos emergentes superará los 8 millones de votos, uno de cada tres válidos y bastante más que el propio PP, a pesar de que el sistema electoral les deje con un escaño menos (en conjunto) que los populares. Su bloque será tan poderoso como cualquiera de los dos grandes grupos, aunque mucho más impredecible en cuanto a sus posibles alianzas.

En el anterior Informe de Situación Electoral de JM&A (en febrero, con los datos del Barómetro del CIS de enero) la suma entre Podemos (96) y el PSOE (84) daba 180 escaños, con lo que era posible un pacto de gobierno. Ahora, el partido socialista ha conseguido recuperar hasta los 93 diputados, pero como la formación de Pablo Iglesias ha retrocedido hasta los 64, esa hipotética alianza de izquierdas queda fuera de su alcance.

Curiosamente, esa reciente recuperación del PSOE en las encuestas coincide con el fulgurante ascenso de Ciudadanos, que ha minado las posiciones relativas de todos los demás, especialmente la de Podemos (anulando la posible mayoría Sánchez-Iglesias), al tiempo que incitaba una renovada fidelidad de los votantes socialistas.

Uno de cada seis votantes de Podemos serán neófitos en las urnas (con 18 a 22 años de edad) y otros 600.000 llegarán desde la abstención

En cuanto a la procedencia de los electores que entregarán su papeleta a las nuevas formaciones emergentes, en Podemos destaca el elevadísimo porcentaje (16,6% o uno de cada seis) de sus votantes que serán neófitos en las urnas, pues cuentan entre 18 y 22 años. Pero también contará con casi 600.000 (13%) procedentes de la abstención y muchos que le darán su voto abandonando otros partidos pequeños (11%). Más sorprendente es que arrancará al PP casi medio millón de votantes (11% también de su base electoral).

Aunque, por descontado, el granero de votos de Podemos está en el PSOE, al que quitará más de 1,2 millones, e IU, de donde cosechará más de 700.000 seguidores.

Por parte de Ciudadanos, su cuerno de la abundancia es el PP, del que le lloverán más de 2,1 millones de votantes, aunque no es despreciable su otro gran depósito: UPyD, al que secará extrayéndole más de medio millón de votos. En cambio, no es un instrumento de creación de nuevos votantes tan potente como Podemos, ya que atraerá sólo un tercio de jóvenes neófitos, y menos de la mitad de abstencionistas, que la formación de los círculos.

Izquierda Unida quedará gravemente herida, tras una hemorragia de casi 800.000 votos, y entrará en el Congreso por la mínima, para quedarse en sólo 2 escaños, once menos que ahora.

Y para UPyD, es el fin del camino: no sobrevivirá a la sangría de casi un millón de votantes (el 86,3% de su base electoral) y será condenada al limbo extraparlamentario.

Los tiempos (políticos) están cambiando y muchos van a ser barridos por el huracán renovador.