Público
Público

PSOE y Podemos buscan reconstruir puentes con su ofensiva contra la brecha salarial

Pablo Iglesias insiste al partido de Pedro Sánchez en su "plena disponibilidad" para reunirse con los socialistas esta misma semana, para explicarle su propuesta de reforma electoral. Tras verse con Ciudadanos, el PSOE confirmó que también conversaría con Iglesias, pero de momento no han cerrado una fecha. Desde la formación de Sánchez afirman que buscarán el entendimiento, aunque les separa la fórmula sobre la proporcionalidad electoral.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Los líderes de Podemos y del PSOE, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en una reunión de delegaciones de ambas formaciones antes del pasado verano en el Congreso de los Diputados.

Hace siete meses pusieron en marcha una mesa de colaboración parlamentaria que quedó en nada; la situación en Catalunya y el 155 aumentaron la tensión, y hoy vuelven a dar los primeros pasos en la misma dirección, aunque de momento caminan por separado.

El Congreso de los Diputados debate este martes la admisión a trámite de la Proposición de Ley (PL) de igualdad retributiva entre hombres y mujeres del grupo parlamentario Unidos Podemos, registrada hace meses. Apenas 24 horas antes, el lunes, el PSOE presentaba su propia PL enfocada a combatir la brecha salarial.

De hecho, y entre otras coincidencias, ambas iniciativas quieren implantar nuevos controles a las empresas -el PSOE propone forzar la celebración de auditorías sobre condiciones laborales, Unidos Podemos quiere obligarlas a publicar los sueldos medios de sus plantillas-, y los socialistas ya han afirmado que apoyarán la tramitación de la PL del grupo confederal.

Abierto un camino hacia el entendimiento, el segundo eje de trabajo en el que Unidos Podemos quiere contar con el respaldo de los socialistas tiene que ver con su propuesta de reforma electoral. Por eso este lunes, el líder morado, Pablo Iglesias, y el número dos de la formación, Pablo Echenique, han intensificado su presión sobre el PSOE.

En una entrevista en RNE, Iglesias incidía en la plena disponibilidad de su grupo para reunirse con los socialistas esta misma semana, después de que el PSOE conversase con Ciudadanos la semana semana pasada. Previsiblemente, la respuesta de los socialistas será la misma que ya dieron al partido de Albert Rivera, y a todas luces esto no contentará a los de Iglesias.

De hecho, desde que se conoció el acuerdo entre Podemos y Ciudadanos para negociar una reforma electoral, la formación morada ha sido muy crítica con el relato que sobre ella han construido PP y PSOE: al primero le acusa de mentir al explicar su propuesta de reforma; al segundo le achaca lo mismo, con el 'agravante' de que el grueso de estas medidas ya iban incluidas en su programa electoral. A su vez, a ambos les afea que intenten circunscribir cualquier conversación sobre este asunto únicamente a la Subcomisión de Reforma Electoral de la Cámara Baja que, como avanzó Público, ha estado casi paralizada hasta la fecha, y apenas ha celebrado 7 sesiones en sus nueve meses de actividad.

Desde la presentación pública de su propuesta de reforma electoral, hace algo más de dos semanas, Podemos ha incorporado una nueva idea: la posibilidad de eliminar la barrera del 3% de votos para conseguir escaño en el Congreso. Y, desde el anuncio de la apertura de conversaciones con Ciudadanos, el 31 de enero, no ha escatimado en esfuerzos para dar a conocer el conjunto de su propuesta.

El último acto en este sentido tuvo lugar este lunes, cuando Pablo Iglesias defendió esta reforma en una charla en 'La Morada' de su formación, en Madrid. A su juicio, la mera sustitución de la Ley D'Hont por el sistema Saint-Laguë -su reivindicación estrella para lograr una mayor proporcionalidad- permitiría "profundizar más en el espíritu de la Constitución", sin abrir el melón "que alejaría el consenso".

El PSOE mantiene el 'no' a tocar la proporcionalidad

Por su parte, aunque el PSOE retiró la distinción de “socio preferente” a Unidos Podemos hace unos meses, sí está interesado en buscar la complicidad parlamentaria en muchos temas en los que tienen posiciones parecidas, y está reunión puede servir para ir coordinando acciones conjuntas de cara al futuro - su apoyo será fundamental para impulsar los diez proyectos que quieren presentar los socialistas a finales de primavera-.

De hecho, el partido de Pedro Sánchez ha decidido dar su apoyo a la propuesta parlamentaria de Unidos Podemos en torno a la brecha salarial, aunque eso no impedirá que los socialistas registren más adelante su propia iniciativa, desvelada este lunes, para la que esperan contar con el respaldo del partido morado.

En cuanto a la reforma de la ley electoral, el Grupo Socialista tiene la intención de hacer el mismo planteamiento que puso sobre la mesa en la reunión con Ciudadanos.  Así, en primer lugar el PSOE insistirá en que esta negociación se afronte en la Subcomisión en el Congreso; que sea en este foro donde se debatan todas las propuestas, y no salgan ya cocinadas de reuniones bilaterales.

Además, los socialistas pedirán el apoyo de Unidos Podemos en esta subcomisión a las propuestas que ya han presentado, relativas a la eliminación de voto rogado o para garantizar el derecho a voto efectivo de los discapacitados. Y, además, están dispuesto a llegar a acuerdo en los relativo a listas abiertas y listas cremallera.

En cuanto al polémico tema de la proporcionalidad electoral, el PSOE reiterará que no se opone a abrir este debate y buscar un consenso, pero ya ha adelantado que no le gusta la fórmula que barajan Unidos Podemos y Ciudadanos. Los socialistas dicen tener otras propuestas para debatir, pero no consideran que este asunto sea el prioritario en la reforma electoral en estos momentos y, en todo caso, el tema debería estar incluido en una reforma más amplia y no sólo centrada en este punto. Además, el PSOE reitera que no puede ser una propuesta ni unilateral, ni bilateral; y que debe contar con un consenso muy amplio de todas las formaciones políticas.