Público
Público

Reforma de la ley electoral La excusa de PP y PSOE para rechazar la reforma Podemos-C's: una subcomisión que estuvo parada hasta 4 meses

La Subcomisión para la Reforma Electoral en la que conservadores y socialistas afirman que debe tratarse este tema echó a andar hace nueve meses, aunque desde entonces sólo se han celebrado siete sesiones. Los partidos de Pablo Iglesias y Albert Rivera culpan a PP y PSOE de esta parálisis; apenas han logrado avances en lo que respecta al voto rogado. 

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 6

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en su reunión del pasado julio en el Palacio de la Moncloa. REUTERS

Partido Popular y Partido Socialista tardaron escasos minutos en reaccionar a la apertura de negociaciones entre Podemos y Ciudadanos para reformar la ley electoral: se lavaron las manos y señalaron que el marco para hablar de este asunto es la Subcomisión de Reforma Electoral del Congreso de los Diputados, aunque este espacio ha sido prácticamente paralizado por las fuerzas que ahora sí quieren utilizarlo, y ha llegado a estar hasta cuatro meses sin celebrar una sola sesión formal -sí pudieron darse reuniones preparatorias-. Hoy, con la negociación entre naranjas y morados sobre la mesa, parece que sí les interesa volver a este campo de juego, reactivarlo.

"El PP bloquea sistemáticamente; el PSOE parece cómodo a paso de tortuga", apuntan

Fuentes de la subcomisión explican a Público que en sus nueve meses de existencia sólo se han celebrado siete sesiones; dos de ellas para acoger las comparecencias de cinco personas -y formalmente tuvieron lugar en el marco de la Comisión Constitucional, de la que depende esta subcomisión, para que pudieran ser públicas-. También afirman que no se celebran reuniones ejecutivas -"Sin reuniones ejecutivas no se puede avanzar nada"-, o que algunas fuerzas intentaron habilitar enero para acoger a nuevos comparecientes, sin éxito.

Otras fuentes en la Subcomisión secundan este relato, e inciden en que el problema viene por la ausencia de voluntad política de PP y PSOE; el primero "bloquea sistemáticamente", como ocurre en el resto de esferas parlamentarias, y el segundo "avanza a paso de tortuga". "El PSOE no hace nada para cambiar este ritmo, parece cómodo", apuntan.

Esta parálisis se refleja en el hecho de que desde mayo, cuando se constituyó formalmente la subcomisión y se estructuró el trabajo en bloques, sólo han conseguido avances significativos en lo que se refiere a la supresión del voto rogado. Y eso, por no hablar de que en diciembre hubo que aprobar una prórroga de seis meses para que este espacio siga funcionando medio año más.

Íñigo Errejón: "No se puede seguir ralentizando el trabajo de esta subcomisión; tenemos el mandato del Pleno de elaborar una propuesta que pueda ser aprobada antes de que termine la legislatura"

De hecho, Unidos Podemos y Ciudadanos han denunciado públicamente este bloqueo, y en conversaciones informales ambos grupos parlamentarios reconocen que sólo el otro está ayudando a avanzar en este espacio. "No se puede seguir ralentizando el trabajo de esta subcomisión; tenemos el mandato del Pleno de elaborar una propuesta que pueda ser aprobada antes de que termine la legislatura", explica a Público Íñigo Errejón, diputado de Unidos Podemos y miembro de esta subcomisión. 

"Durante estos meses de trabajo hemos comprobado una fuerte sintonía entre las demandas de la sociedad civil y los expertos con nuestras propuestas y las de Ciudadanos. De ahí que veamos con optimismo que una mesa de trabajo bilateral pueda revitalizar y dinamizar el trabajo de esta subcomisión y ponerle las pilas al resto de partidos", apunta.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, criticaba este mismo martes esa parálisis, y afirmaba que, pese a que la reforma para lograr una ley electoral más justa figura en el acuerdo que firmaron para hacer presidente a Mariano Rajoy, "para variar, Rajoy no hace nada". De asemejarse el resultado de las próximas elecciones al del 26-J, y si se aplican algunos de los cambios que hoy estudian, el PP sería el principal perjudicado.

En concreto, el Pleno aprobó la creación de esta subcomisión en marzo; se constituyó el 10 de mayo, y celebró sesiones el 20 y el 29 de junio, para no volver a hacerlo hasta el 18 de octubre. Hubo nuevas sesiones el 30 de noviembre y el 13 de diciembre, y la última sesión tuvo lugar este miércoles, un día antes de la reunión entre Podemos y Ciudadanos para iniciar esta negociación.

Dos nuevas sesiones en el horizonte

La sesión de la subcomisión de este miércoles, según fuentes conocedoras de lo ocurrido en este encuentro, ha servido para fijar las dos próximas sesiones, en las que se espera que haya nuevas comparecencias. Previsiblemente se celebrarán los días 21 de febrero y 14 -o 15- de marzo. 

Además, estas fuentes afirman que también han abordado que la negociación bilateral entre Podemos y Ciudadanos no supone renunciar al trabajo en la subcomisión, en la que quieren seguir avanzando, aunque sea a este "paso de tortuga".

La reforma del voto rogado, incapaz de resolver problemas

Por otro lado, desde Unidos Podemos recuerdan que el presidente de la Junta Electoral Central (JEC), Carlos Granados, que compareció en la Comisión el 18 de octubre, ya reconoció "que la reforma del voto rogado no había resuelto "ni uno solo de los problemas que pretendía resolver, y que en cambio había generado nuevos escollos".

Desde el grupo confederal sacan pecho por el trabajo realizado con organizaciones de la sociedad civil y expertos en este marco. De hecho, Marea Granate también ha comparecido en la subcomisión -a petición de Unidos Podemos-, para "poner sobre la mesa muchas medidas para mejorar el acceso de voto desde el extranjero". "Su trabajo de denuncia y sus propuestas han sido el verdadero protagonista de las comparecencias en esta primera fase", apostillan. 

Escenificación del entendimiento

Teniendo en cuenta que Unidos Podemos presentó su propuesta de reforma este miércoles, y que desde Ciudadanos afirman que se remitirán en esencia a lo que ya está recogido en su programa electoral, los dos bandos negociadores ya saben qué quiere lograr el otro para mejorar la proporcionalidad de la ley electoral. La reunión de este jueves a las 10.00 es una toma de contacto, y servirá para escenificar este acercamiento, para después intentar atraer hacia estas posiciones al PSOE, necesario para que estos cambios se materialicen.

Como avanzó este diario, el grupo confederal remitió un primer documento sobre esta materia a Ciudadanos en noviembre, aunque el partido naranja también se atribuye la autoría de esta iniciativa, incluida en su programa electoral. Antes de que hicieran pública su intención de reunirse, Rivera anunció que conversaría con el resto de partidos para insuflar aire a esta posible reforma, que entonces estaba en vía muerta.

Más noticias en Política y Sociedad