Publicado: 16.11.2016 20:49 |Actualizado: 16.11.2016 23:15

OBSERVATORIO ELECTORAL CONTINUO DE JM&A PARA 'PÚBLICO'

Sólo el PSOE podría mantener al PP en el Gobierno si se celebrasen nuevas elecciones generales

La maniobra interna para desbancar a Pedro Sánchez de la secretaría general del PSOE parece haber dañado gravemente las expectativas electorales socialistas. Según los cálculos de JM&A para 'Público', en unas nuevas elecciones generales el partido ahora regido por una Gestora perdería casi millón y medio de votos y quedaría en tercer lugar.

Publicidad
Media: 3.85
Votos: 26
Comentarios:
Estimación de escaños de JM&A para unas nuevas generales.

Estimación de escaños de JM&A para unas nuevas generales.

Muchos todavía no se lo creen, pero el plácet socialista a un Gobierno de Rajoy ha hundido electoralmente al partido. Ya no se trata sólo del famoso sorpasso de Podemos, que es innegable, sino de que su base de votantes se desangraría en caso de que se celebrasen nuevas elecciones generales. Sin embargo, seguiría siendo el único que podría mantener al Partido Popular en el Gobierno... probablemente a costa de su propia supervivencia.

Esto es lo que se deduce de los datos calculados por Jaime Miquel y Asociados en su última estimación del Observatorio Electoral Continuo para Público, elaborado mediante un desk research demoscópico a partir de todas las encuestas efectuadas desde el pasado julio, incluidos los dos barómetros del CIS.



JM&A nov 2016

Una caída de millón y medio de votos y 17 escaños

De las tablas elaboradas por el gabinete JM&A que se pueden observar más arriba se comprueba esa caída en picado de la intención de voto del PSOE, que cae por primera vez en su historia por debajo de los cuatro millones de sufragios y pierde 17 escaños hasta quedar en sólo 68 diputados, 25 menos que Unidos Podemos. El sorpasso no sólo se consuma sino que se convierte en algo casi humillante, puesto que también en términos absolutos la formación de Pablo Iglesias y Alberto Garzón supera al partido socialista en más de 1,2 millones de votos.

Eso se debe a un desplome sin precedentes del número de votantes del PSOE, que se reduce un 27,4% al perder casi millón y medio en unos pocos meses. Más grave aún para la dirección de Ferraz es que Unidos Podemos ni siquiera pierde votos –sube 130.000 pese al drástico descenso de la participación– porque se lleva hacia su campo unos 475.000 electores socialistas, creciendo de hecho en tres puntos (hasta el 24,1%) en el porcentaje sobre votos válidos.

Además, Unidos Podemos no se aprovecha únicamente del suicidio político del PSOE, sino que recupera casi 170.000 votos de entre los que votaron a partidos minoritarios el 26-J; no sólo más que ningún otro partido, sino casi el cuádruple de los que logran atraer PP o Ciudadanos en ese sector del electorado. Algo que le permite ganar 12 asientos en el Congreso de los Diputados y sumar 83 escaños con todas sus confluencias.

¿Dónde está el suelo del PP?

Por descontado, el ganador de unas nuevas generales sería el PP, incluso incrementando su saldo de diputados en otros cuatro (hasta un total de 141) y sacando prácticamente diez puntos al segundo clasificado (ahora ya, Unidos Podemos), pese a que perdería otros 600.000 votos y quedaría por debajo de su supuesto suelo de siete millones de sufragios. Cosas del sistema electoral español, que aplica la Ley D'Hondt a circunscripciones uniprovinciales minúsculas donde sólo se beneficia al que lograr el primer puesto.

El Partido Popular crece en porcentaje de votos válidos como consecuencia del hundimiento de la participación, que se desplomaría en 7,4 puntos hasta el mínimo histórico del 62,4% (no votarían ni siquiera dos de cada tres electores), al aumentar la abstención en 2,4 millones de votantes desencantados con el sistema.

El partido en el poder sólo lograría mantener su presunto suelo de 7 millones de votos blindados (7,3 en este caso) porque unos 170.000 votantes que se fueron hacia Ciudadanos regresarían al redil en esas nuevas elecciones y más de 180.000 abstencionistas conservadores acudirían a las urnas en vista de la grave situación de los populares.

Sin embargo, sólo un apoyo directo o indirecto del PSOE mantendría al PP en el Gobierno, puesto que seguiría sin sumar mayoría absoluta con Ciudadanos, formación que mantendría exactamente el mismo número de escaños a pesar de perder unos 300.000 votos. De nuevo, los socialistas tendrían que salvar el bipartidismo, quizá ya a costa de su hundimiento definitivo.

Unidos Podemos arrasa en Catalunya y el PSOE se hace el 'harakiri'

En cuanto a la distribución territorial de esas pérdidas y ganancias electorales, lo más notable (como se puede apreciar en este último gráfico interactivo) es que el PSOE pierde tres escaños en Andalucía y otros tantos en Castilla y León, así como dos en Catalunya, en Galicia y en Castilla-La Mancha. Y no sólo en beneficio de Unidos Podemos –que sí les va arrebatando a los socialistas escaños en muchas de las comunidades– sino incluso en favor del PP y de C's al mismo tiempo, como es el caso en Andalucía.

En Catalunya, es notable el ascenso de Unidos Podemos –que gana de calle con un total de 14 escaños, cuatro más que Esquerra Republicana (10)– y la caída no sólo del PSOE sino también de Ciudadanos (-2 cada uno). En unas generales, los tres partidos españolistas (PP, PSOE y C's) no sumarían ni siquiera un tercio de los escaños en liza, con lo que parece consumarse el ocaso de los que tratan de impedir el "derecho a decidir" de los catalanes.

En definitiva, el PSOE se ha condenado en las más importantes comunidades –también en Madrid perdería otro escaño más en favor de Unidos Podemos, y quedaría ya empatado con el Ciudadanos importado desde Catalunya– sin que se perciba compensación electoral ninguna a cambio de garantizar la gobernabilidad entregando La Moncloa a Rajoy.

Lo más sorprendente es que la dirección socialista cometiese un harakiri anunciado. ¿Con qué fin?