Público
Público

Congreso PSOE - Vientres de alquiler El PSOE rechaza por amplia mayoría regular los vientres de alquiler

En el ideario de los socialistas se mantendrá que "suponen una mercantilización de las mujeres”, como defiende Sánchez.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:

Ambiente esta tarde en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, donde se celebra el 39º Congreso Federal del PSOE, a la espera del plenario de esta noche. EFE/Javier López

El debate para abrir la vía a la regulación de la maternidad subrogada fue ampliamente rechazado en el 39 Congreso del PSOE, manteniéndose el texto de la ponencia del proyecto que defendía Pedro Sánchez, en la que se afirma que “los vientres de alquiler suponen una mercantilización de las mujeres”, comprometiéndose a que “el PSOE no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de las mujeres ni de las niñas, ni apuntalar la feminización de la pobreza”.

Tras una intervención muy aplaudida de Altamira Gonzalo, ponente de la mesa sobre feminismo, se pasó a la votación de dicha enmienda, que quedó en prácticamente los mismos términos en los que llegó al Congreso. Hubo 175 votos a favor, y 31 en contra.

La enmienda sufrió una modificación ya que la ponencia asume equiparar los vientres de alquiler con la maternidad subrogada. Esto fue una petición de las mujeres que están en contra de dicha regulación “para que no se juegue con el lenguaje y dejar claro que ambos conceptos son lo mismo, ya que hay gente que quiere diferenciarlos”, afirmó la diputada y portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso, Ángeles Álvarez.

"El PSOE no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de las mujeres"

La dirigente socialista indicó que, con esta decisión, “el PSOE marca el camino de la defensa de los derechos de las mujeres, sin eludir los debates difíciles”, y añadió que en el socialismo no caben “prácticas neoliberales, y esta votación lo ha dejado muy claro”.

Álvarez incidió en que "en la izquierda feminista, no se considera el útero de las mujeres como un bien colectivo del que se pueda disponer por contrato”, y defendió que el PSOE debe seguir en ese posicionamiento “para mantenerse en la vanguardia de la defensa de los derechos de las mujeres”.

El debate se enconó en el Congreso del PSOE porque una delegada por el País Vasco, Rafaela Romero, presentó una enmienda y anunció antes del debate su posición favorable a la regulación de los vientres de alquiler, pidiendo a sus compañeros que no se encerraran en el “no”, y se abrieran a la posibilidad de una legislación en esta materia, “siempre respetando los derechos de la mujer”, apuntó.
Al alcanzar tan pocos votos este posicionamiento en la ponencia –no llegó ni al 20% necesario para volver a someter el asunto al plenario-, la postura del PSOE en contra de los vientres de alquiler queda definitivamente aprobada.