Publicado: 01.01.2015 21:06 |Actualizado: 02.01.2015 09:50

Rajoy diseña su agenda para 2015 convencido de que el PP volverá a ganar

El presidente del Gobierno reduce su presencia internacional y se concentra en la demonización de Podemos y el desgaste definitivo del PSOE.

Publicidad
Media: 1.46
Votos: 13
Comentarios:
rajoy navidad14

Mariano Rajoy y el presidente de la Autoridad Portuaria, José Benito Suárez, durante el recorrido de la 'Ruta da Pedra e da Auga' de Ribadumia (Pontevedra) esta semana. EFE

MADRID.- "No tirar por la borda los beneficios que ha producido el esfuerzo realizado", reza el borrador del programa electoral del PP para las elecciones autonómicas y municipales de 2015. Con el fin de convencer a los muchos españoles que, según todas las encuestas, votaron al Partido Popular en 2011 y no tienen intención de repetir este año, Mariano Rajoy está diseñando una agenda que incluye menos viajes al extranjero, más presencia pública en España -sobre todo, en actos de partido- y la insistencia en un mensaje que, según creen en el PP, volverá a darles la victoria.

No será una mayoría absoluta, pero los conservadores -empezando por su líder- creen que hay "un espacio mínimo pero suficiente" que, "bien ocupado", les permitirá permanecer en La Moncloa.

En el PP son conscientes, no obstante, de que el mapa azul que hoy representa a España -la mayoría de comunidades y ayuntamientos, gobernados por ellos- no se va a reproducir en mayo de 2015. También de que el abanico de pactos postelectorales se amplía a nivel municipal y se limita más en el plano central o autonómico, lo cual les genera mucha incertidumbre, pero también más posibilidades de continuar gobernando las administraciones; y en este punto, recalcan las alianzas con el PSOE, "más abrumado" que ellos por la irrupción de Podemos.

El PP lleva tiempo pidiendo a Rajoy que refuerce su comunicación con un portavoz "a tiempo completo"

Por otro lado, la "seguridad" de Rajoy de que el PP va a mantener La Moncloa en noviembre (el presidente insistió el viernes 26 en que mantendrá la fecha prevista para las elecciones generales, que en 2011 se celebraron el día 20 de ese mes) les insufla ánimos y oxígeno para abordar un año muy intenso.

Rajoy, de momento, ha pedido a su partido y a su Gobierno más presencia pública, ha reforzado el aparato de comunicación en el Congreso -con Rafael Hernando de portavoz- y en La Moncloa -con José Luis Ayllón como una especie de viceportavoz de Soraya Sáenz de Santamaría-. Hace tiempo que en el PP le piden que este área se refuerce también en el partido con un portavoz "a tiempo completo", ahora que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, habrá de volcarse en la campaña de las autonómicas para tratar de mantener el Gobierno de Castilla-La Mancha y Carlos Floriano, el número tres del partido, estará ocupado supervisando la organización de las campañas y cubriendo la previsible ausencia de Cospedal.

"España ya sale"

El presidente del Gobierno, por su parte, y según ha confirmado en diversos círculos, tiene previsto intensificar su presencia pública. Muy reacio a las ruedas de prensa y aún más a las entrevistas, Rajoy es consciente de la necesidad de vender su mensaje en primera persona. "España ya sale", aseguró en Twitter el último día de 2014, condensando en pocos caracteres la primera pata de su discurso electoral, la recuperación económica. Además, el jefe del Ejecutivo se centra en convencer a su mayoría (todos esos votantes que le dieron la aplastante victoria de 2011) de que esa mejora no es casual: la "estabilidad" es decisiva y ésta sólo la garantiza el PP.

El PP sigue creyendo en el bipartidismo y cree que su "amenaza real" sólo la representa el PSOE de Sánchez

La tercera pata de su discurso la centran Podemos y el PSOE, aunque en planos diferentes. Los primeros representan la amenaza a esa "estabilidad necesaria", pero al mismo tiempo, son aliado indirectos del PP para rematar a quienes suponen la "amenaza real", según los conservadores: los socialistas. La ecuación, muy simple: demonizar a Podemos es movilizar a los potenciales votantes de Pablo Iglesias (el PP no cree en un trasvase de apoyos PP-Podemos), esto es, los otrora votantes del PSOE. El desgaste definitivo de los de Pedro Sánchez es, para el Partido Popular, la garantía de su éxito, pues la derecha no sufre la fragmentación del voto de izquierda, con apenas "unas pocas fugas" a UPyD o Ciudadanos. Al mismo tiempo, además, Rajoy practica el abrazo del oso con Sánchez, invitándole a pactos postelectorales que sólo cosechan desconfianza entre el muy susceptible votante del PSOE.

Primera visita de un presidente a Andorra

En clave electoral "y sólo electoral", admiten en el PP, el presidente del Gobierno reducirá en 2015 su agenda internacional y pasará a multiplicar sus viajes por España. Aunque según la agencia EFE, la reducción de esos desplazamientos al extranjero será consecuencia también de que varias de las cumbres anuales con otros países corresponde organizarlas a España.

Rajoy inaugurará su agenda internacional los días 7 y 8 de enero en Andorra, en la que será la primera visita oficial al Principado de un jefe de Gobierno español. En este viaje, se espera la firma de un convenio bilateral para evitar la doble imposición fiscal.

Bruselas será la ciudad extranjera a la que más se traslade el presidente del Gobierno durante 2015

Bruselas será la ciudad extranjera a la que más se traslade el presidente del Gobierno durante 2015, ya que está previsto que acuda, al menos, en seis ocasiones. En la capital belga se celebrarán las habituales reuniones del Consejo Europeo en marzo, junio, octubre y diciembre, y a ellas se sumará una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno comunitario los días 12 y 13 de febrero. También albergará Bruselas los días 10 y 11 de junio la II cumbre Unión Europea-Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebra cada dos años y que en esta ocasión corresponde albergar a Europa.

Sin cumbre iberoamericana ni de la OTAN


A partir de 2015, los años en los que se celebre esta reunión no habrá cumbre iberoamericana, lo que hará que, por vez primera desde 1991, el rey y el presidente del Gobierno no estén convocados a verse de forma conjunta con los líderes iberoamericanos. No obstante, fuentes del Ejecutivo consultadas por la agencia de noticias, no descartan que haya algún desplazamiento de Rajoy a uno o varios países latinoamericanos.

Tampoco habrá este año cumbre de la OTAN, pero sí la habitual de los integrantes del G-20, que tras reunirse en noviembre pasado en Brisbane (Australia) se han emplazado para los días 15 y 16 de noviembre de este año en la ciudad turca de Antalya. Una cita que, si se cumple el calendario previsto, se celebrará en torno a las elecciones generales en España. Estos comicios pueden condicionar también la presencia de Rajoy en la Asamblea General de la ONU de septiembre en Nueva York.

El año pasado no acudió a la ONU y fue el rey quien encabezó la delegación española, pero en 2015 la intención inicial es asistir a la misma, máxime teniendo en cuenta que España forma parte del Consejo de Seguridad de la ONU hasta el 31 de diciembre de 2016, después de una década sin estar.

Para finales de año los jefes de Estado y de Gobierno mundiales serán convocados a la cumbre del Clima que organizará París. En España deberán organizarse las cumbres bilaterales anuales con Francia, Portugal, Polonia y Turquía, y también están pendientes otras dos con Marruecos y Argelia. En el ámbito europeo no se descarta un viaje de Rajoy al Reino Unido para entrevistarse con David Cameron.