Publicado: 10.09.2016 21:10 |Actualizado: 10.09.2016 21:59

Rajoy reconoce que no tiene un plan B para evitar unas terceras elecciones y vuelve a culpar a Sánchez

Feijóo le advierte de que la inestabilidad en Madrid no debe afectar al voto de los gallegos: "Galicia no depende de nadie, Galicia vota Galicia"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Rajoy y Feijoo

Rajoy y Feijoo, durante su mitin en Pontevedra.

PONTEVEDRA.- Dos hombres y un destino pero dos objetivos diferentes. El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el candidato popular a la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lograron ayer abarrotar la plaza de toros de Pontevedra con más de 10.000 personas -12.000 según el vicepresidente gallego, Alfonso Rueda- en el mitin central de los populares en las autonómicas gallegas. El acto se programó al principio de la campaña, para evitar, probablemente, que la inestabilidad en Madrid obligue a Rajoy a llegar a la comunidad a media carrera con malas noticias. Buen regalo para Feijóo, que hoy cumplía 55 años y a quien, antes de hablar, le corearon un sentido y atronante "Cumpleaños Feliz" a capela y a ritmo de bandurria tunera.

Rajoy, encargado de cerrar el mitin, dedicó sus mensajes más elaborados para arrimar el ascua a su sardina, es decir, a derivar a su principal rival, el PSOE, su incapacidad para lograr los acuerdos necesarios para alcanzar una mayoría que le permita revalidar su mandato. "La culpa es de Pedro Sánchez y su táctica obstruccionista", dijo, antes de reconocer que no tiene un plan B para evitar unos terceros comicios generales. "No sé qué va a pasar en el futuro, pero sé que en tiempos de dificultades quienes se tienen que quedar son los buenos. ¡Qué se vayan los malos!", espetó. En Galicia, quien amenaza el reinado de Feijóo son las Mareas y la posibilidad de que Ciudadanos le robe votos al PP. Pero en Madrid, ahora, lo que importa es que el PSOE se avenga a una improbable abstención.



Son objetivos diferentes, sí, pero los destinos de Rajoy y Feijóo van unidos como el de Butch Cassidy y The Sundance Kid. El primero sabe que buena parte de sus posibilidades de quedarse en La Moncloa pasan por una victoria por mayoría absoluta en Galicia, que las encuestas auguran pero que la inestabilidad en el Gobierno del Estado podría complicar. El destino de Rajoy está ligado al de Feijóo, y por eso el líder popular hizo un guiño a la audiencia repitiendo a su manera aquella frase que el ex ministro de Fomento socialista de Fomento, José Blanco, le dirigió al entonces alcalde de Madrid, el popular Alberto Ruiz Gallardón, quien aspiraba hace unos años a suceder a Rajoy, "Si a mí me va bien, a tí te irá bien", le dijo Blanco en aquella ocasión. "Lo que es bueno para mí es bueno para tí", versioneó en Pontevedra el presidente en funciones.

Rajoy se sintió a gusto en su casa, en la ciudad donde se crió, a pesar de que el Concello le ha declarado persona non grata. Pontevedra se llenó de cientos de autobuses con militantes y simpatizantes, llegados de todas las provincias de Galicia. "La maquinaria electoral funciona, los alcaldes se lo han currado", reconoció un portavoz de la organización. "La inmensa mayoría son personas mayores, a ver si a alguno no le ha dado una lipotimia", ironizó.

El PP fía buena parte al voto de los mayores en la comunidad más envejecida de España -también la segunda en la que se cobran las pensiones más bajas-. Y para ellos tuvo cariñosas y populistas palabras Feijóo: "Nos dicen que en Galicia ganamos por el voto de los viejos. Pues a mucha honra, porque los mayores son los sabios de Galicia,. A ellos les debemos la vida y lo que somos", dijo.

"Galicia sí, Galicia sí, Galicia sí". Ese fue el leit-motiv del discurso de Feijóo

La organización planteó un mitin-espectáculo con speaker al estilo de la NBA, intercalando vídeos con gráficas de la supuesta mejora económica, y presentando a los animadores del cotarro a ritmo del alegre himno con el lema de campaña del PP: "Galicia sí, Galicia sí, Galicia sí". Ese fue el leit-motiv del discurso de Feijóo: Galicia. Su objetivo, porque, según insinuó entre líneas, no tiene intención alguna de moverle la silla a Rajoy ni postularse para sustituirlo. "No tengo más compromiso que el compromiso con mi tierra", dijo. Y también advirtió de que el sufragio de Galicia no debe depender de que Rajoy logre formar Gobierno en Madrid y evitar unas terceras elecciones. "Políticamente, Galicia no depende de nadie. Galicia vota Galicia", subrayó. También arrancó suspiros entre el auditorio cuando reconoció que tuvo mucha dudas sobre la posibilidad de presentarse a un tercer mandato, porque en algún momento sintió que le podían fallar las fuerzas. "Pero cuando uno siente un compromiso ineludible con su pueblo, cuando uno ve las caras de la gente en las calles, agradeciendo o criticando, vemos el futuro. Pero ojo, que estamos como en el 2009 -cuando obtuvo su primera mayoría absoluta-. Empezamos desde cero: sin ningún voto, sin ningún escaño. No os dejéis llevar por el optimismo ni por el pesimismo".

En las previas, los teloneros vendieron alabanzas e hicieron méritos ante los jefes: "La historia del PP siempre se ha escrito en Galicia", dijo el presidente provincial de A Coruña y número 1 de la lista por esa circunscripción. "Feijóo es Galicia y Galicia es Feijóo", exageró el presidente de la Diputación Provincial de Ourense. Por cierto, está imputado por acoso tras la denuncia de una mujer que le acusa de haberle ofrecido un empleo a cambio de favores sexuales. Lo aplaudieron a rabiar, aunque su destino también es bien incierto.