Publicado: 10.09.2016 23:12 |Actualizado: 10.09.2016 23:12

Revocar el “no es no” de Sánchez a Rajoy abriría un cisma en el PSOE

El posicionamiento del líder socialista lo apoyan las bases, el ala de izquierda del PSOE, la inmensa mayoría de los diputados y, además, cuenta con el aplauso de la UGT

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 15
Comentarios:
Pedro Sánchez, en el concello coruñés de Cerceda este sábado. EFE/Cabalar

Pedro Sánchez, en el concello coruñés de Cerceda este sábado. EFE/Cabalar

MADRID.- El PSOE parece que se quiere suicidar por Mariano Rajoy, para que haya un Gobierno, por acabar con Pedro Sánchez o por lo que sea. Pero el suicidio parece ser la meta. Así lo entienden algunas cabezas lúcidas del PSOE que, sin estar de acuerdo del todo con el posicionamiento de Pedro Sánchez, admiten que revocar ahora el “no es no” de Sánchez a Rajoy en estos momentos abriría todo un cisma en el partido

La situación es más que compleja y no se resuelve en un Comité Federal, porque si el PSOE cambia de posición sobre otra supuesta investidura de Mariano Rajoy, eso abrirá muchas heridas internas y acarreará muchas bajas en la militancia.

Y es que el “no es no” de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy se está convirtiendo para el líder socialista en todo un reforzamiento en clave interna, sobre todo en lo que se refiere a la militancia del partido y al ala más de izquierda.



En contra de los que ven como un desgaste este posicionamiento y que puede ser la tumba de Sánchez –hay quien lleva dos años con el hoyo cavado y la pala-, la dirección de Ferraz considera que entre las bases socialistas se aplaude mayoritariamente esta postura y no se entendería ni se apoyaría un cambio de posición.

Ferraz consideró el acto del pasado jueves muy importante por el apoyo explícito del secretario general de la UGT, Josep María Álvarez, quien agradeció por dos veces a Sánchez su “no es no” a Rajoy, al que también se sumó un dirigente del sindicato en Asturias. Todo ello, en presencia del presidente del Principado, Javier Fernández, que no está a favor de este posicionamiento y que ya mantuvo en el pasado Comité Federal que era mejor “un Gobierno del PP con 137 diputados, que un Gobierno con mayoría absoluta”. Hay que recordar que más de la mitad de la militancia del PSOE milita también en el sindicato UGT.

Además, insisten desde la dirección socialista en que Sánchez, allá donde va, es felicitado por los militantes por esta decisión y le piden que no la cambie en el que caso de que se produzca un segundo intento de investidura por parte de Mariano Rajoy. Pero, además, el ala más a la izquierda del partido, lo que podrían ser los antiguos guerristas más Izquierda Socialista, también hacen una defensa a ultranza del “no es no” y de no moverse de esta posición.

Entre los diputados también es absolutamente mayoritario el apoyo, y algunos confiesan que si se decidiera una abstención para dejar gobernar el líder del PP les costaría mucho la disciplina del partido: “Si se decide eso y que todo el PSOE se abstenga, la que se ausenta ese día soy yo me multen con lo que me multen. Yo no puedo votar para dejar que Rajoy vuelva a gobernar”, comentó una diputada a Público.

Quienes parece que quieren abrir el debate de dejar gobernar a Mariano Rajoy son los barones, aunque claramente sólo lo haya dicho el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, porque la presidenta andaluza, Susana Díaz, se limitó a decir en el debate de la región que quiere que haya un Gobierno cuanto antes pero sin decir de qué forma.

Salvo novedades en el peculiar proceso de diálogo que está haciendo Pedro Sánchez, no habrá Comité Federal hasta octubre, y allí puede plantearse si se juega el pulso entre votar al candidato del PP o no, porque hasta el 30 de octubre no se convocan terceras elecciones y Rajoy podría hacer la jugada perfecta con una segunda investidura y rompiendo al PSOE. La pregunta final que se hacen en Ferraz es: ¿y quién gestiona en el PSOE que Rajoy sea presidente?