Publicado: 19.08.2015 23:39 |Actualizado: 20.08.2015 10:21

Jesús Cintora, censurado en la Televisión de Castilla y León

Los informativos del segundo canal de la región trataron de evitar de todas las formas que se nombrara al periodista en una pieza grabada durante la presentación de su libro.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:
Imagen de noticia emitida por La 8 de Castilla y León

Imagen del vídeo emitido por 'La 8' de Castilla y León

MADRID.- Cintora fue a hablar de su libro pero sólo apareció Revilla. Ofrecer una información en un acontecimiento sin mencionar al protagonista que origina el acto a comunicar es complicado pero no imposible. Lo han demostrado los informativos del segundo canal de Castilla y León, La 8, controlada por el polémico empresario Méndez Pozo, conocido como 'el jefe de Burgos'.

El periodista de Mediaset, Jesús Cintora, presentaba su libro, La hora de la verdad,  en Ágreda, junto al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que también ha colaborado en la obra. 




En ningún momento de la pieza informativa se menciona al periodista. La cadena se limita a ofrecer un rótulo en el que explican que Revilla "acudía a Agreda para acompañar a un buen amigo en la presentación de su libro". Casi la totalidad del documento se basa en declaraciones del presidente cántabro sobre actualidad política.

'La 8', perteneciente al grupo Radio Televisión de Castilla y León,  está controlada al 50% por el constructor y magnate de la comunicación Antonio Miguel Méndez Pozo. Un hombre que ha coqueteado con las dos mayores fuerzas políticas del país y se ha mantenido como figura de gran influencia y poder en Burgos, hasta el punto de ser conocido como 'El jefe de Burgos'.

Méndez Pozo es el dueño del grupo de comunicación Promecal, que tiene a su disposición, además de la mitad de Radio Televisión de Castilla y León, un número importante de medios de comunicación : Navarra Televisión, Onda Cero, la agencia de noticias ICAL y varias empresas audiovisuales. Además de La Tribuna De Albacete, Diario de Ávila, Diario de Burgos, La Tribuna de Ciudad Real o La Tribuna de Cuenca, entre otros. 

El empresario no ha dudado en utilizar dichos medios y sus líneas editoriales como instrumentos de poder estratégico. Uno de los ejemplos más evidentes tuvo lugar con la criminalización de las protestas de Gamonal, hecho que fue, curiosamente, denunciado con insistencia en el programa que por aquel entonces presentaba el periodista Jesús Cintora en una cadena generalista.