Público
Público

Emisiones de CO2 España reduce sus emisiones de CO2 un 3,1% por el menor uso del carbón

Es el primer descenso desde 2014, según las estimaciones del Observatorio de la Sostenibilidad.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Central térmica de As Pontes, en A Coruña.

Tras varios años al alza, España consiguió en 2016 reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Según las estimaciones del Observatorio de la Sostenibilidad, que ha hecho públicos los datos este jueves, las emisiones contaminantes se redujeron en nuestro país un 3,1% con respecto a un año antes.

Los datos son provisionales, a la espera de que el Ministerio de Medio Ambiente aporte cifras oficiales en agosto.

Aunque es una buena noticia, sobre todo porque España se había convertido en un lastre para la política de reducción de emisiones de la UE, las razones para este descenso hay que buscarlas en causas meteorológicas y no en políticas concretas para combatir el cambio climático.

Tal y como reflejó el informe de Red Eléctrica al cierre del año pasado, las buenas condiciones meteorológicas, caracterizadas por más lluvia y más viento, permitieron en 2016 aumentar el aporte de fuentes renovables en la producción de energía (sobre todo la hidráulica, que se disparó un 25%). Por su parte, la quema de carbón –la fuente que más dióxido de carbono emite a la atmósfera- se redujo aproximadamente un 30%. Esta última circunstancia explica en gran parte la bajada.

“El descenso de las emisiones en el año 2016 puede imputarse en su casi totalidad a un descenso de la quema de carbón para la generación eléctrica”, coincide el informe del Observatorio, redactado por el economista José Santamarta.

Entre 2007 y 2013, España consiguió importantes reducciones de sus emisiones debido al parón industrial como consecuencia de la crisis económica. Pero en 2014 las emisiones volvieron a subir un 0,5% y en 2015 se dispararon hasta un 3,2%, según los datos proporcionados por el Gobierno a la Comisión Europea. Esa cifra iba asociada a un aumento del 23,9% en la quema de carbón durante el año pasado.

Pese a todo, España sigue emitiendo, a día de hoy, más CO2 a la atmósfera de lo que lo hacía en 1990, año de referencia para el Protocolo de Kioto. Si en aquel año las emisiones fueron de 285,9 millones de toneladas de CO2 equivalente, ahora estaríamos en los 328,7 millones, según los datos provisionales del Observatorio.

Para cumplir con Kioto (en el periodo entre 2008 y 2012), nuestro país tuvo que gastar más de 800 millones de euros en derechos de emisión que compensaran los excesos, pese a que el Protocolo permitía a nuestro país aumentar sus gases contaminantes hasta un 15% en relación a 1990.

"España sigue siendo uno de los países industrializados donde más han aumentado las emisiones y sigue necesitando un importante esfuerzo para la etapa posterior al Protocolo de Kioto", advierten.

Estimación de emisiones de GEI en porcentaje hasta 2016 indexados a 1990. OS

Aún así, el Gobierno no tiene previsto medidas concretas de cara a seguir reduciendo sus emisiones en los próximos años. El propio ministro de Energía, Álvaro Nadal, descartó desde la Cumbre del Clima de Marrakech, celebrada el pasado diciembre, que el Gobierno vaya a aprobar por ley un calendario de cierre para las centrales térmicas y dejó en manos del "mercado" una bajada de la demanda de este combustible fósil.

Mientras tanto, los efectos del cambio climático se aproximan también ha España. 2016 fue el sexto año más cálido desde 1965 y el quinto desde comienzos del siglo XXI. Según ha señalado la doctora Yolanda Luna, de la Agencia Española de Meteorología (AEMET), la temperatura media en España el año pasado se situó en 15,8 ºC, (0,7ºC por encima del valor normal de referencia).