Publicado: 27.01.2016 11:56 |Actualizado: 27.01.2016 12:10

España alcanzó en 2015 la mayor percepción de corrupción de su historia

El informe de Transparencia Internacional sitúa a España en el puesto 36 de 168 países, a la altura de Eslovenia, Corea del Sur o Malta. La ONG destaca el "estado general de indignación" de los ciudadanos ante la "expansión de los escándalos" de corrupción.

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 10
Comentarios:
El último escándalo de corrupción saltó ayer en Valencia, con la detención de Alfonso Rus y los registros en las oficinas del grupo popular. /EFE

El último escándalo de corrupción saltó ayer en Valencia, con la detención de Alfonso Rus y los registros en las oficinas del grupo popular. /EFE

MADRID.- España ha registrado en 2015 el peor dato de percepción de corrupción de su historia, lo que refleja una "grave" situación de corrupción política, antes vinculada al urbanismo y ahora a la "contratación pública", sobre todo a la que hacen empresas públicas y entes instrumentales de la administración.

Según el Índice de la Percepción de la Corrupción 2015 de Transparencia Internacional, la corrupción en España se sitúa en el puesto 36 de 168 países, con 58 puntos, dos menos que en el índice anterior. Ahora España se sitúa con 58 puntos sobre 100. Además, España se sitúa como el país de la Unión Europea con el índice más bajo.



Para Manuel Villoria, miembro del comité ejecutivo de Transparencia Internacional, aunque España no está inscrita en el llamado sistema de "corrupción sistémica" -en el que policías, médicos y profesores aceptan sobornos-, la corrupción en la contratación pública desde entes instrumentales está "bastante generalizada", como expresa "claramente" el caso Acuamed, ha dicho.

El resultado "catastrófico" que arroja España en este informe no significa, sin embargo, que la corrupción haya aumentado en 2015, sino que los datos son "más rigurosos" y beben de "más fuentes de información" que hace años, han explicado los responsables del informe.

El informe destaca el continuo descenso en la puntuación de España en los tres últimos años. En 2009 obtuvo una puntuación de 6´1 sobre 10, en 2010 también 6´1 sobre 10, en 2011: 6´2 sobre 10, y en 2012: 65 sobre 100; sin embargo, es cierto que en estas tres últimas ediciones ha alcanzado las puntuaciones más bajas en los últimos quince años. Y este año la peor.

Razones para este resultado

Según Transparencia Internacional, "las razones de este descenso en los tres últimos años son complejas; por una parte, los sistemas de control se han mostrado más eficaces y han venido aflorando muy numerosos casos de corrupción". Por otra parte, también destaca que "las denuncias de los medios de comunicación y el relevante eco social y atención prestada a los casos ahora aflorados han influido intensamente en la percepción ciudadana, generando un estado general de indignación".

El informe considera que "la crisis económica ha incrementado el nivel de exigencia social, y aunque la justicia viene cumpliendo su función con cierta eficacia y nivel de resultados, a pesar de su lentitud, se ha generado desde fines de 2009 un muy alto nivel de alarma social".

Y por último, destaca que "aunque el enfriamiento de la economía, especialmente en el sector urbanístico, permite pensar que los casos de corrupción se han reducido en ese ámbito, la lentitud de las sanciones penales, la baja intensidad de las penas en casos de corrupción relevante, la expansión de los escándalos a las instituciones clave del Estado, y la sensación de impunidad explican bien la percepción social negativa que se mantiene en este Índice".

Mapa mundial de la corrupción (según el informe IPC 2015)

Mapa mundial de la corrupción (según el informe IPC 2015)

España, la que más baja junto a Libia, Australia, Brasil y Turquía

España se sitúa entre los países han tenido un mayor descenso en sus posiciones durante los últimos cuatro años, junto a Libia, Australia, Brasil y Turquía. Brasil es el que más posiciones ha descendido en el índice, al empeorar 5 puntos y bajar 7 posiciones en una escala de 76 (como consecuencia probable del escándalo de Petrobras).

Por contra, los países que han mostrado mejoras más sustanciales fueron Grecia, Senegal y el Reino Unido. Por otra parte, países como Guatemala, Sri Lanka y Ghana, son ejemplos de cómo la ciudadanía y la sociedad civil han unido esfuerzos para combatir de forma efectiva la corrupción.

Dinamarca ocupa el primer lugar por segundo año consecutivo, mientras que Corea del Norte y Somalia muestran el peor resultado, con apenas 8 puntos cada uno.