Público
Público

La Justicia anula una oposición amañada que dejó sin plaza a otro de los médicos purgados por Feijóo

Víctor Pedreira había sido destituido de la jefatura de Servicio de Psiquiatría del Hospital de Pontevedra tras haber ocupado un cargo institucional en el Gobierno del PSOE y el BNG

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5
Comentarios:

Víctor Pedreira, exjefe del Servicio de Psiquiatría del CHOP.

PONTEVEDRA.- El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Pontevedra ha ordenado repetir las oposiciones que arrebataron la plaza de Jefe de Servicio de Psiquiatría en el Complejo Hospitalario Universitario de esa ciudad (CHOP) a Víctor Pedreira Crespo, el médico que la ostentaba desde 1982 y que fue destituido tras haber ocupado un cargo institucional en la Xunta bipartita del PSOE y el BNG. Pedreira había sido comisionado del Plan Galicia contra la Droga y subdirector xeral de Drogodependencias de la Consellería de Sanidade en ese Gobierno. Cuando el PP ganó las elecciones y Pedreira fue destituido de ese puesto, quiso volver al ejercicio de la medicina, pero fue rebajado a adjunto el mismo día en que regresó al hospital.

No es la primera ocasión en la que los jueces dan la razón a médicos del Servicio Galego de Saúde (Sergas) purgados y apartados de sus puestos de manera irregular por el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo. En el caso de Pedreira, la jueza considera que el concurso-oposición que convocó la gerencia del hospital para cubrir su puesto, y al que él se presentó sin éxito, fue amañado para conceder la plaza a un médico “más afín” , el doctor Isauro Gómez Tato.

Pedreira fue informado de su cese pocas semanas después de la victoria del PP en las autonómicas del 2009 por el gerente del CHOP, Manuel Gómez, quien le informó de que sólo permanecería en su puesto en funciones hasta que pudiera confirmar la plaza por concurso oposición. Éste se convocó en el 2011, pero hubo que nombrar hasta tres tribunales distintos porque la composición de los mismos fue sucesivamente anulada por las evidencias de que favorecían a Gómez Tato, el otro candidato.

De hecho, se llegaron a realizar dos pruebas. La primera, que fue anulada porque uno de los jurados no cumplía los requisitos, resultó “escandalosa”, según figura en la demanda y se recoge en la sentencia. También hubo numerosas irregularidades en la segunda y definitiva, celebrada en el 2013.

Entre otras, el fallo cambió el baremo de puntuación, con hasta siete diferencias con respecto a los utilizados en procedimientos anteriores por la misma gerencia y que beneficiaban “de manera manifiesta” a Gómez Tato; la inclusión de “ambigüedades interesadas” en dicho baremo o la existencia de “falsedades documentales” en el currículo del citado candidato, como la de haber trabajado como psiquiatra antes de disponer del título de especialista.

La defensa del jefe de Servicio destituido presentó como prueba el informe de un perito, el psiquiatra y catedrático granadino Enrique Baca Baldomero, en el que se destacaba lo “irracional” de esos cambios, que el experto consideraba como un indicio de que, al convocar la plaza, la gerencia tenía “la voluntad de favorecer ilegalmente a uno de los aspirantes”. Es decir, al “afín” Gómez Tato.

Baca testificó en la vista oral para ratificarse en su peritaje, y para advertir también de que el sistema de puntuaciones avalaba la misma tesis de que la oposición estaba amañada. En el juicio, la juez también tomó testimonio a otras dos personas. En primer lugar, al jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría, quien aseguró que el proyecto presentado por Gómez Tato era demasiado “simple” como para merecer la plaza, frente al de Pedreira, “de más calado” y en el que se advertía de que tenía “más experiencia en el tema”. Además, ese galeno recordó que en el turno de preguntas que realizó el jurado “parecía que sólo examinaban a Pedreira”, y que además lo hacían “con hostilidad y agresividad”, con “comentarios de carácter despectivo” hacia su persona, y también “descalificaciones sobre su trayectoria profesional “ y su trabajo.

Otra mujer, trabajadora social que también estuvo presente en la defensa de los proyectos presentados por los dos candidatos, testificó a petición de la defensa de Pedreira y manifestó que las preguntas que le hicieron los miembros del tribunal no parecían dirigidas a aclarar o matizar cuestiones relativas a su proyecto, sino que se trataba de “descalificaciones de su trayectoria profesional y alabanzas del otro candidato”. También recordó que el público que asistió a la parte pública del concurso observó los hechos “con indignación”, y que salió de allí con la sensación de que se había producido “un atropello” contra Pedreira.

Por todo ello, la jueza, que ha dado validez a esos testimonios en detrimento de la versión del Sergas, considera que no se han respetado los principios de igualdad, mérito y capacidad y ha decidido anular la oposición, que el Sergas deberá convocar de nuevo. El fallo no es firme, pero la Xunta no confirmó ayer que fuera a recurrirlo.

Por su parte, Pedreira se mostró satisfecho con la sentencia, pero recordó que todo el proceso “fue horrible”, que supuso un serio quebranto de su honor y que no podrá recuperar la plaza que le arrebataron porque lo obligaron a jubilarse con 65 años. “Fui jefe de Servicio desde los 29, pero mis últimos treinta meses de carrera los pasé como médico adjunto”, señala. También aseguró que hará todo lo posible para lograr que se ejecute la sentencia y que la provisión de la plaza se ajuste a la legalidad, y pidió la dimisión inmediata de su oponente.

No es la primera sentencia judicial que anula actuaciones similares del Sergas. La misma situación que Pedreira la padeció Evaristo Varo, jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, destituido de una plaza que fue otorgada en otra oposición a Manuel Bustamante, marido de la exconselleira de Sanidade del PP Rocío Mosquera. Enrique Temes, compañero de Pedreira en el CHOP, tuvo que ser restituido en su puesto de jefe de Neumología hace tres años por otro juzgado, al igual que Enrique Vázquez Astray, jefe del Servicio de Digestivo del mismo hospital. En A Coruña, también fue destituido en su día José María Borro, jefe del Servicio de Cirugía Torácica, quien ganó otro pleito al Sergas cuando ya se había jubilado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña.