Publicado: 21.11.2016 23:57 |Actualizado: 22.11.2016 07:00

Lidia Falcón: "Perdimos la guerra y la transición. No podemos perder también la democracia"

La desaparición de Lasa y Zabala, la guerra sucia, los gobiernos de Felipe González y el feminismo se entrecruzan  para dar forma a la última novela de la abogada y escritora Lidia Falcón titulada 'El honor de Dios'.

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8
Comentarios:
"Parecía que importara más el dinero que se gastó de los fondos reservados para la guerra sucia", lamenta la histórica feminista Lidia Falcón, durante la presentación de su último libro.

"Parecía que importara más el dinero que se gastó de los fondos reservados para la guerra sucia", lamenta la histórica feminista Lidia Falcón, durante la presentación de su último libro. / LIDIAFALCON.COM

MADRID.— "Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse", canta el poema de Gabriel Celaya. "Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren y canto respirando. Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas personales, me ensancho", sigue, y parece que habla de alguien parecido a Lidia Falcón. Era Margarita Robles la que recordaba la poesía, incluida en la novela que acaba de publicar la abogada, escritora e histórica dirigente del Partido Feminista y de presentar en una librería del centro de Madrid. Allí la han acompañado, entre otros, la magistrada y ex secretaria de Estado de Interior, quien ha definido a la presidenta del Partido Feminista como "un icono de mujer luchadora, feminista y sin miedo".

Este último capítulo de su vida la ha conducido a novelar una parte significativa de la historia de España, de las más vergonzosas según sus palabras. Una época que conoce bien Margarita Robles puesto que fue una de las que más peleó por hacer justicia diez años después de que desaparecieran, sin dejar rastro ni huellas, dos jóvenes en Bayona la noche del 16 de octubre de 1983.  A José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala no les dio tiempo a estrechar vínculos con ETA porque las cloacas del Estado que capitaneaba Felipe González los torturaron, les pegaron un tiro en la luna y los enterraron en cal viva antes de cumplir los veinte.

"En un Estado de Derecho no vale todo. La sociedad no puede tener miedo a denunciar lo que no es justo: Antes lo llamábamos Gal, ahora Ley Mordaza"

Más de una década pasó hasta que identificaron sus restos. "Esto no podía quedar impune", pensó Robles, entonces secretaria de Estado de Interior. "En un Estado de Derecho no vale todo. La sociedad no puede tener miedo a denunciar lo que no es justo: Antes lo llamábamos Gal, ahora Ley Mordaza", critica la magistrada. Ese sentimiento de impotencia ante una situación de injusticia como  la desaparición de un ser querido fue lo que espoleó a Lidia Falcón a escribir El honor de Dios (El Viejo Topo, 2016) y dar voz a los personajes femeninos, auténticos protagonistas envueltos en la búsqueda de los dos chavales desaparecidos desde distintos ámbitos, como son la abogacía, la izquierda abertzale o el periodismo.



Hagiografías de la transición

Su blog en PÚBLICO lleva por título La verdad es siempre revolucionaria, no solo como homenaje a Gramsci sino también para mantener vivo el recuerdo de un panfleto clandestino de los años setenta en el que Falcón participaba y por el que pasó varios meses en la cárcel. "Ninguna posesión vale nada si no defendemos la dignidad, si somos indignos de ser llamados ciudadanos y no peleamos por la verdad".

Momento de la presentación de 'El honor de Dios'

Y en España buscar esa verdad es complicado porque el polvo de las cunetas todavía escuece en muchos de los ojos que se niegan a mirar. "¿Pero qué tipo de transición se hizo?", se preguntaba el escritor y periodista Fernando López Agudín. "¿Por qué nos siguen vendiendo una hagiografía de aquellos años?", criticaba, durante la presentación de El honor de Dios. Y se acordaba de la laureada serie de televisión pagada con dinero público Cuéntame cómo pasó, "un cuento de hadas falso de arriba a abajo". El libro de Falcón, según López Agudín, es una versión bien distinta de la oficial. "Ni siquiera quienes la vivimos sabemos la mitad de lo que en realidad ocurrió", sentencia. Quizá por ello siempre vuelve el fantasma de la Transición bajo distintas apariencias. 

De aquellos años Falcón lamenta la falta de respuesta popular. "Parecía que importara más el dinero que se gastó de los fondos reservados para la guerra sucia", lanza, e invita a seguir en pie porque cuestionar el régimen del 78 significar cuestionar el actual: "Perdimos la guerra y la transición. No podemos perder también la democracia".

"Son palabras que todos repetimos sintiendo como nuestras, y vuelan", seguía el poema de Celaya. "Son más que lo mentado. Son lo más necesario: lo que no tiene nombre. Son gritos en el cielo, y en la tierra, son actos", actos y libros, como los de Lidia Falcón.