Público
Público

Una asociación de Guardias Civiles denuncia que un mando pide material antidisturbios para detener pateras

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGG) asegura que un suboficial que está al mando del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) ha solicitado pelotas de gomas, botes de humo, armas largas y armas de gran calibre, para llevarlas en la embarcación que vigila la costa.

Publicidad
Media: 4
Votos: 7
Comentarios:

Imagen de archivo de una patera con decenas de inmigrantes en aguas de Melilla. EFE

MELILLA.- La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado que el jefe del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Melilla ha solicitado material antidisturbios para disparar a los motores de las embarcaciones de inmigrantes si estos no detienen su marcha.

En una nota de prensa, la AUGC ha asegurado que el suboficial que está al mando del GEAS ha pedido pelotas de gomas, botes de humo, armas largas y armas de gran calibre, entre otros elementos antidisturbios, para llevarlas en la embarcación, y que la Comandancia de la Guardia Civil ya le ha facilitado dicho material.

Según AUGC, esto "roza lo ilógico después del trágico incidente que ocurrió en Ceuta", en el que 15 inmigrantes fallecieron tratando de llegar a la costa española en febrero de 2014, ya que el GEAS "es un grupo de rescate y no un grupo de reacción antidisturbios" y "la Dirección General ha impartido instrucciones para no hacer uso de ese material en medio acuático".

AUGC afirma que el mando del GEAS "ha llegado a insinuar que dará órdenes verbales de disparar a los motores de las embarcaciones de inmigrantes si estos no detienen su marcha cuando tengan en su poder el arma larga solicitada al órgano competente".

Es, según la asociación, "una auténtica barbaridad ante la que la Comandancia debería actuar inmediatamente", por lo que le ha reclamado que cese al jefe del GEAS "antes de que alguien resulte herido y luego nos tengamos que lamentar".

AUGC ha denunciado, asimismo, la "presión constante" que el suboficial del GEAS ejerce sobre los agentes que componen esta unidad en Melilla, ocho de los cuales han causado baja en un año, mientras que otros han pedido un cambio de destino.

Escritos anónimos

En este sentido, ha señalado la existencia de "unos escritos recibidos anónimamente de unos hechos muy graves que de ser ciertos podrían incluso rozar la ilegalidad" y que se vienen sucediendo desde la llegada de este mando hace dos años, si bien la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla no ha solucionado el problema desde que se le transmitió en agosto del año pasado.

"El problema se ha agravado hasta límites insospechados y que rozan lo surrealista", afirma la AUGC, que pide que "se investiguen de una vez" los hechos denunciados en vez de "mirar hacia otro lado para eludir el problema".

Entre las presuntas "irregularidades" denunciadas en los escritos, está la petición del material antidisturbios para el GEAS, así como otras medidas de "presión constante a la que se ven sometidos en su trabajo" los agentes.

Así, la AUGC denuncia que el jefe del GEAS "utiliza las cámaras de vigilancia destinadas al control de las embarcaciones y las instalaciones para controlar a los efectivos que se encuentran de servicio", algo que "está prohibido", e "irrumpe en las dependencias a altas horas de la madrugada aporreando la puerta y gritando".

Esto "causa situaciones de estrés y ansiedad" entre los agentes, lo que puede afectar a las "plenas condiciones físicas y mentales" que deben tener para someterse "a situaciones límite y de rescate donde deben emplear los cinco sentidos".

AUGC también apunta que "este suboficial les hace realizar constantes salidas durante la noche sin amenaza alguna, por lo que en caso de intervención cuando sean llamados no estarán en plenas facultades, poniendo en peligro tanto sus vidas como la de las personas a las que vayan auxiliar", así como amenazas y decisiones "arbitrarias".