Público
Público

La ONG 'Proactiva Open Arms' denuncia que Italia le ha negado la entrada a un puerto tras realizar un rescate en el Mediterráneo

Según afirman, la Guardia Costera italiana indicó a la ONG que procediera al rescate de una embarcación a la deriva, localizada a "cien millas de las costas de Libia", para después negarles la entrada para dejar a los rescatados en Lampedusa

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Foto de familia de la ONG catalana que ha rescatado y sigue rescatando a cientos de refugiados que naufragaban en el Mediterráneo, Proactiva Open Arms, durante la presentación en Barcelona en febrero pasado de su nuevo barco, el Golfo Azzurro, un antiguo pesquero italiano reconvertido. EFE/Archivo

La ONG española Proactiva Open Arms ha denunciado este unes que Italia le ha negado la entrada a un puerto de la isla de Lampedusa (sur del país) para desembarcar a tres personas que había rescatado durante la noche en el Mediterráneo.

"Italia nos ha negado la entrada a Lampedusa", aseguró el fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, en una entrevista telefónica a Efe.

Camps explicó que la Guardia Costera italiana indicó a la ONG que procediera al rescate de una embarcación que navegaba a la deriva en el Mediterráneo, la cual fue localizada a "cien millas de las costas de Libia", y luego "Italia, sorprendentemente", le "negó la entrada para dejar a estas personas en Lampedusa".

Añadió que tampoco Malta ofreció una solución y criticó que ambos países se remiten el uno al otro. "Uno nos manda al otro. Esta una muestra más de la descoordinación de Europa (...) Estamos en aguas internacionales a la espera de que nos autoricen entrar en Sicilia", subrayó, antes de puntualizar que esta madrugada llevarán 24 horas a la espera de recibir autorización.

Amenazas y disparos de guardacostas libios

Además, Proactiva Open Arms señaló que otro de sus barcos sufrió hoy las amenazas de los guardacostas libios, que llegaron a disparar para conseguir que la embarcación se alejara hacia Italia.

"Esta mañana los guardacostas libios financiados por Italia y la UE nos han amenazado de una forma muy agresiva, llegando a dispararnos por encima de nuestras cabezas, al aire. Ese barco estaba a 13 millas, fuera de las aguas libias (...) Ha sido un acto deplorable", narró.

En su opinión, la Unión Europea (UE) lleva a cabo una campaña contra las ONG en el Mediterráneo "utilizando acusaciones no probadas o investigando a las que no se han querido adherir al código de conducta".

Camps se refería así al código de conducta que ha aprobado Italia y secundado la UE con el objetivo de gestionar la crisis migratoria en el Mediterráneo y que, entre otras cosas, prohíbe a las organizaciones humanitarias acceder a aguas territoriales de Libia, hacerse detectar por radares o emitir señales lumínicas que delaten su posición a los traficantes de personas.

Además, les exige transparencia en sus fuentes de financiación y que permitan el acceso de oficiales armados a sus barcos. "Todos dicen lo mismo, que sospechan de nuestras actividades, que hacemos tráfico (de seres humanos), que entramos en aguas libias. Acusaciones que no son verdad porque evidentemente todas las ONG que están en el Mediterráneo trabajan coordinadas por la Guardia Costera italiana", aclaró.

Estos sucesos se producen un día después de que un barco de Médicos Sin Fronteras (MSF) trasladara a 127 inmigrantes y refugiados que había socorrido en el mar a dos embarcaciones de la Guardia Costera italiana para que estas pudieran llevarlos a Lampedusa.

Los medios italianos aseguraron que Italia había prohibido el acceso de MSF a la isla, pero la ONG ha rechazado estas informaciones y ha asegurado que el traslado de los rescatados a los barcos de los guardacostas italianos "se llevó a cabo sin ninguna incidencia" y el motivo fue que "el puerto de Lampedusa tiene poca profundidad para que el (barco de esa organización) 'Prudence' pueda atracar".