Publicado: 28.04.2015 17:18 |Actualizado: 29.04.2015 07:00

"La Unión Europea es cómplice de la violencia en la valla de Melilla"

David Fedele, cineasta y documentalista. Presenta 'The Land Between', un trabajo que muestra la realidad entre las fronteras de España y Marruecos a través de las historias de los cientos de inmigrantes que esperan un futuro mejor al otro lado

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:
El cineasta David Fedele.

El cineasta y documentalista David Fedele | Fotografía: Mankica Kranjec

Quería hacer una película sobre el drama de la inmigración y no dudó en convivir varias semanas con los cientos de personas que se escondían en el Monte Gurugú. Estuvo con ellos mientras esperaban saltar hacia una nueva vida al otro lado de la valla de Melilla. La situación ahora es aún más complicada para los inmigrantes después de que Marruecos arrasara los campamentos de las montañas.

David Fedele fue testigo de las redadas continuas y de los maltratos a ambos lados del alambre y las concertinas. Este cineasta y documentalista de origen australiano presenta The Land Between, su último trabajo, donde cuenta las diferentes historias en torno a la frontera. Culpa a la Unión Europea de no hacer nada por evitar las violaciones de los derechos humanos. Incluso acusa al bloque comunitario de ser "cómplice" de la violencia al utilizar a Marruecos como parte de una estrategia para controlar el flujo migratorio antes de que suponga un problema para Europa.

Denuncia, asimismo, al Gobierno de Rajoy por legalizar las devoluciones en caliente, algo que, a su juicio, permitirá a la Guardia Civil "justificar más fácilmente el uso de la violencia en la valla". 

"La migración no se detendrá. Las personas seguirán buscando sitios que les pueda ofrecer una oportunidad, al igual que las guerras y los conflictos continuarán y las presiones migratorias aumentarán", comenta. "Es necesario una sociedad global que sepa comprender el drama de la inmigración para poder abordarlo de una forma en la que se respeten los derechos humanos", defiende.

Su película documental, The Land Between, se ha proyectado en multitud de festivales y ha ganado diversos premios, desde Australia a Francia, pasando por Italia o Eslovenia.

¿Qué le empujó a hacer esta película?

Quería hacer una película sobre inmigración desde hacía tiempo. He pasado mucho tiempo en Europa escuchando las historias de los migrantes sobre sus viajes. Al principio pensé en centrar la película en estas historias, pero entonces pensé que sería más potente y real documentar sus vidas antes de llegar a Europa.

¿Por qué la valla de Melilla?

"Pensé en la imagen de una barrera que separa dos continentes, controlada por policías y militares a ambos lados, como un símbolo muy poderoso y una metáfora de lo que es la fortaleza europea"

Empecé a hacer algunas indagaciones y descubrí la situación en Marruecos, en particular la de las montañas del Gurugú, donde viven miles de inmigrantes subsaharianos esperando una oportunidad para saltar la valla de Melilla. Inmediatamente pensé que esa era la historia que quería contar, ya que hay muchos documentales sobre las personas que tratan de llegar a Europa por mar, pero casi nada que explorara la situación de Ceuta y Melilla. Pensé en la imagen de una barrera que separa dos continentes, controlada por policías y militares a ambos lados, como un símbolo muy poderoso y una metáfora de lo que es la fortaleza europea.



Más allá de ser una película sobre Marruecos y España, es una historia universal sobre la inmigración. Explora temas sobre cómo y por qué las personas se preparan para arriesgarlo todo, incluso su vida, para abandonar su país, su familia y amigos en busca de una vida nueva y mejor. También se trata el tema de los derechos humanos y la violencia y el maltrato a los inmigrantes, tanto por parte de las autoridades marroquíes como de las españolas. Pero no quería centrarme sólo en ello. He querido mostrar el día a día de estas personas, cómo mantienen la dignidad a pesar de las terribles condiciones en las que viven. Quería humanizar este drama y permitirles contar sus propias historias.

¿Qué situación se encontró al llegar por primera vez al Monte Gurugú?

Me encontré con una situación que nunca me hubiera imaginado: cientos de personas viviendo en las condiciones más extremas inimaginables y mucho de ellos con lesiones de gravedad. Trataban de vivir de la mejor forma posible construyendo refugios con cualquier cosa que encontraran. Estaban exhaustos de tener que huir y esconderse continuamente de las autoridades.

¿Qué supone para los inmigrantes el desmantelamiento de sus campamentos?

"Los campamentos es la
única manera con la que
los inmigrantes se pueden proteger del frío y la lluvia
en invierno y el calor
extremo en verano"

Durante el rodaje de la película, las autoridades marroquíes hacían redadas de forma regular. Quemaban los campamentos, se llevaban todas las posesiones de los inmigrantes e intentaban capturarlos para deportarlos a través de la frontera con Argelia. En una de las mayores operaciones, detuvieron a miles de personas, quemando y destruyendo absolutamente todo.

Los campamentos es la única manera con la que los inmigrantes se pueden proteger del frío y la lluvia en invierno y el calor extremo en verano. No tienen casi dinero y, aunque parezca increíble, los campamentos realmente les proporcionan refugio y protección.

¿Qué ha sido lo que más le ha impresionado de su estancia allí?

Dos cosas son las que más me impactaron, una negativa y otra positiva. La negativa fue comprobar la crudeza de las condiciones de vida del Gurugú y la cantidad de abusos y maltratos a los que los inmigrantes se tienen que enfrentar regularmente. No podía creerme las historias que me contaban sobre la violencia en las zonas fronterizas, pero me quedé totalmente abrumado al ver tal cantidad de gente con lesiones tan importantes. Por otro lado, también me impresionó la dignidad con la que los inmigrantes afrontan la situación y el optimismo con el que esperan llegar a Europa.

La película evidencia la violencia contra los inmigrantes, ¿ha sido testigo de abusos a ambos lados de la frontera?

"La única razón por la que Marruecos trata a los inmigrantes de esta forma
es porque Europa les alienta
y les paga para controlar
las fronteras"

Los abusos y los maltratos a los inmigrantes ocurren a ambos lados de la frontera, tanto en Marruecos como en Melilla. Bajo una perspectiva política, hay dos cuestiones relevantes. La primera es cómo la Unión Europea financia, apoya y perdona la extrema violencia. Y la segunda son las acciones violentas de la Guardia Civil española y la forma con la que ilegalmente hacen regresar a los inmigrantes a Marruecos cuando llegan a Melilla.

La única razón por la que Marruecos trata a los inmigrantes de esta forma es porque Europa les alienta y les paga para controlar las fronteras y los flujos migratorios. De esa forma, la UE se asegura que los inmigrantes no lleguen al continente y que el problema sea cosa de África. Es una cuestión puramente política. No creo que las acciones de las autoridades marroquíes representen las opiniones y las posturas de su población.

Ha hecho referencia a las devoluciones en caliente de la Guardia Civil.

Es uno los temas más importantes contra los que hay que luchar. Son claramente ilegales y constituyen una violación de todas las leyes, reglamentos y convenios y, sin embargo, se siguen haciendo. Hace unas semanas, pillaron a varios agentes de la Guardia Civil golpeando a un camerunés casi hasta la muerte para luego devolverlo a Marruecos. Esperaba una reacción contundente pero, en vez de ello, el Gobierno legaliza las devoluciones en caliente. Es algo increíble, cuesta creer que sea verdad. Es un enfoque totalmente inhumano.

Al legalizarlo cambia toda la situación en la frontera. Será aún más difícil documentar estos abusos y hará que las autoridades españolas y la Guardia Civil puedan justificar más fácilmente el uso de la violencia en la valla.

¿Quién protege a los inmigrantes?

"Llegar a Melilla es su objetivo, su meta, pero la mayoría de los inmigrantes no saben lo que les espera
tras saltar la valla"

En Marruecos, los inmigrantes tienen muy poca protección. Se enfrentan a los golpes de la Policía tanto en las montañas como en las ciudades y a ser ilegalmente deportados. Es casi imposible que Marruecos conceda solicitudes de asilo. Es cierto que hay muy buenas organizaciones (tanto marroquíes como internacionales), pero hay demasiadas personas que requieren asistencia y desbordan la capacidad de las ONG. Para mí esta es una de los principales motivos por los que tratan de llegar a Europa, ya que creen que ahí estarán más protegidos que en el norte de África.

¿Son conscientes de lo que les espera al llegar a Melilla?

Llegar a Melilla es su objetivo, su meta, pero la mayoría de los inmigrantes no saben lo que les espera tras saltar la valla. La palabra Europa es una especia de metáfora de protección, derechos humanos, éxito, oportunidades… Su día a día se centra en la vida en las montañas y mantenerse a salvo de las autoridades marroquíes. Llegar a Melilla casi se ha convertido en su propia metáfora, que representa un logro, el haber alcanzado un objetivo. Los que llegan a Melilla y mantienen el contacto con sus amigos al otro lado de la frontera les dan ánimos y esperanzas y a veces no son del todo honestos cuando les cuentan las condiciones a las que se tienen que enfrentar cuando llegan a Melilla.

lea también...