Público
Público

Abás evita anunciar ante Rice la reanudación del proceso de paz con Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La jefa de la diplomacia de EEUU, Condoleezza Rice, dejó hoy Ramala sin arrancar al presidente palestino, Mahmud Abás, el anuncio de la reanudación del diálogo de paz con Israel, congelado tras la reciente ofensiva israelí en Gaza.

En una rueda de prensa conjunta con Rice tras reunirse ambos en esa ciudad cisjordana, Abás se limitó a señalar que las conversaciones con Israel son su "opción estratégica" y a mostrar su confianza en que acaben siendo un éxito, aunque "no sea fácil".

"La paz, la seguridad y los acuerdos nunca pueden alcanzarse por la fuerza ni con tanques", subrayó, en alusión a la reciente operación a gran escala del Ejército israelí en la franja que ha causado en seis días más de 125 muertos y 380 heridos, lo que llevó a Abás a paralizar la negociación con Israel.

"La seguridad tiene que ser para ambos pueblos", lo que "sólo puede lograrse creando el entorno económico, social y político apropiado", recordó el Presidente palestino.

Por su parte, la secretaria norteamericana de Estado abogó por que israelíes y palestinos reanuden "lo antes posible" las conversaciones de paz lanzadas en la conferencia de paz de Annapolis (EEUU) del pasado noviembre.

En esa cita, Abás y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, se comprometieron a alcanzar un acuerdo de paz este año, algo que Rice dijo hoy que "aún puede hacerse".

"La reanudación de las conversaciones de paz es el único camino para el establecimiento de un Estado palestino", afirmó.

Rice, quien llegó a Ramala desde Egipto, evitó condenar las últimas operaciones militares israelíes en Gaza, que hoy prosiguieron con la muerte de dos milicianos palestinos en sendos bombardeos.

No obstante, pidió al Estado judío que sea "juicioso y proteja la vida de inocentes".

La mitad de los muertos en la ofensiva son civiles, incluidos cerca de veinte menores, según fuentes médicas palestinas, mientras que el jefe del Ejército israelí, Gaby Ashkenazi, rebaja ese porcentaje a sólo el diez por ciento.

"Nadie puede pedir a Israel que renuncie a defenderse de los ataques contra sus civiles", dijo Rice, en referencia a los cohetes que diariamente lanzan las milicias palestinas contra suelo israelí y que, aunque rara vez causan víctimas mortales, siembran el pánico en localidades del sur, como Sderot o Ashkelón.

Tras abandonar Ramala, Rice tiene previsto cenar esta noche con Olmert en su residencia en Jerusalén.

En este encuentro, el jefe de Gobierno israelí trasladará a su interlocutora la voluntad de reanudar "rápidamente" el diálogo con Abás, según fuentes políticas citadas por el diario "Haaretz".

Olmert y su titular de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, se han pronunciado en este sentido en los últimos días.

"Si no continuamos con el proceso de paz tendremos que afrontar una situación en la que Judea y Samaria (nombres bíblicos para Cisjordania) se conviertan en una nueva Gaza. Quien no vea esto, se engaña a si mismo", defendió ayer lunes Olmert en una reunión con los miembros de la Comisión parlamentaria de Exteriores y Seguridad.

Los llamamientos al diálogo en el campo israelí han ido, sin embargo, acompañados de amenazas, como las de Livni de volver a ocupar Gaza -que Israel evacuó en 2005- "si no queda otra opción", y las del ministro de Defensa, Ehud Barak, de aumentar las acciones militares en la franja si siguen cayendo cohetes sobre su país.

Como en anteriores ocasiones, el movimiento islamista Hamás, que controla Gaza desde junio, ha criticado la visita de Rice por considerar a la actual administración estadounidense como "una estrecha colaboradora de la ocupación" israelí.