Público
Público

Archivada definitivamente la causa contra el exnúmero dos de Lara

El Tribunal Superior de Madrid entiende que el delito de acoso sexual denunciado por una militante de IU ha quedado prescrito y sobresee el caso. Reneses reasumirá "de forma inmediata" sus funciones como secretario federal de Organizaci&o

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerrado definitivamente el caso Reneses. El exlugarteniente de Cayo Lara ya no está imputado, ni tendrá que ir al banquillo. La causa que abrió el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) el pasado enero ya ha quedado liquidada. 

Así lo ha decidido la Sala Civil y Penal del mismo TSJM, en una resolución dictada el pasado 13 de junio y conocida ayer miércoles. Los magistrados Francisco Javier Vieira, Antonio Pedreira y José Manuel Suárez Robledano acuerdan en su escrito, al que tuvo acceso Público, 'el sobreseimiento libre y el archivo definitivo' de la causa que pesaba sobre Miguel Reneses, secretario federal de Organización de IU hasta que estalló su imputación, en enero, y diputado autonómico de la federación. Reneses estaba acusado de un presunto de delito de acoso sexual contra una compañera de la formación, Josefa Conde Pizarro. El tribunal entiende que los hechos denunciados por la militante de IU han prescrito y por eso archiva definitivamente el caso, y contra esa decisión 'no cabe recurso alguno'. 

En el auto de apertura de procedimiento, fechado el pasado 11 de enero, el TSJM relataba los 'indicios razonables' del delito de acoso sexual denunciados por Conde Pizarro, edil en Fuenlabrada (Madrid) entre 1995 y 1999, años en los que coincidió con Reneses en el Consistorio. La 'presión' hacia la mujer, siempre según aquel auto de enero, comenzó a partir de que ambos dejaron su relación. De forma cautelar, el tribunal impuso al dirigente de IU una fianza de 100.000 euros. 

El dirigente estudia emprender acciones legales contra quienes le montaron una 'cacería'

Ahora, la Sala Civil y Penal del TSJM concluye que se han de estimar 'prescritos los hechos objeto de la investigación en curso', dado que desde la 'cesación de la situación de relación ambiental o de superioridad jerárquica, de prestación de servicios o laboral propiciatoria de la situación de acoso ilícito' se produjo en 2003. Desde ese año 'transcurrieron con exceso más de los 3 ó los 5 años establecidos para la prescripción' de este tipo de delitos, castigados con prisión de cinco a siete meses (artículo 184 del Código Penal). En 2003, Conde Pizarro cesó como directora de Transportes de Fuenlabrada, por lo que ahí acabó su relación laboral con Reneses, siendo 'inocuas' las supuestas visitas en años posteriores del dirigente de IU a la mujer.

La imputación de Reneses, conocida el 19 de enero, desencadenó varias convulsiones internas. 48 horas después, el dirigente decidió suspender 'cautelar y temporalmente' su puesto como secretario federal de Organización, pero no dejó su escaño en la Asamblea de Madrid. La presión se trasladó entonces a Izquierda Unida-Comunidad de Madrid (IU-CM), cuya dirección, muy enfrentada a él, le desposeyó de todos los cargos orgánicos en la Cámara regional. En realidad, era sobre todo un gesto a la galería, ya que Reneses no integraba la dirección del grupo y sólo disfrutaba de la portavocía titular de la Comisión del Estatuto y del Reglamento del Diputado y de una portavocía suplente en la Diputación Permanente. Para entonces ya se había destapado con crudeza la guerra interna en IU-CM.

Gordo promete devolverle sus cargos pero subraya que el auto 'no cuestiona' la imputación

La última escaramuza se produjo hace pocos días: el 7 de junio, Gregorio Gordo, el coordinador regional, reprochó a Reneses su 'desaparición' en la Asamblea, ya que apenas había acudido al Parlamento autonómico después de su imputación. El día 12, IU-CM reclamaba incluso a la Mesa que aplicara al exnúmero dos de Lara el artículo 34 del Reglamento, para que se le suspendieran temporalmente todos o alguno de sus derechos como diputado, y hasta el presidente de la Cámara, José Ignacio Echeverría, pidió un informe jurídico para analizar si cabía esa posibilidad. 

Reneses expresaba ayer a Público su 'alivio personal y político por el sobreseimiento libre y el archivo total de la causa'. 'Es el final de un ciclo político donde di ejemplo al dimitir temporalmente de mi cargo para preservar la organización. Es un honor haberlo hecho'. Evocó los términos que empleó al presentar su dimisión, en enero: 'Como dije, era un montaje y una cacería impresentable contra mí y contra lo que represento. Se presentó una denuncia falsa que hace mucho daño a las mujeres acosadas y maltratadas', y por ello está planteándose emprender 'acciones legales' contra quienes organizaron tal 'cacería'. El dirigente de IU anunció que asumiría 'de forma inmediata' el cargo de secretario federal de Organización, y así se lo había comunicado a Lara, su jefe. El próximo 14 de julio, cuando está prevista la reunión del Consejo Político Federal, se trasladará al resto de dirigentes del máximo órgano de mando la vuelta de Reneses a un cargo clave, y más ahora que se está preparando la X Asamblea Federal, programada para diciembre de 2012. 'También quiero agradecer a mi familia y a las gentes de IU que me hayan apoyado en este tiempo y me hayan dado sostén', concluyó. 

Gordo fue asimismo preguntado. En declaraciones a Europa Press, el líder regional aseguró que se restituirán a Reneses todos sus derechos de parlamentario y sus cargos en la Asamblea. No dijo cuándo, porque eso es 'secundario'. Al tiempo, demostró que las hostilidades no han cesado: subrayó que el auto del 13 de junio 'no cuestiona la imputación, sino que dice que ha pasado mucho tiempo' desde que sucedieron los hechos investigados.