Público
Público

Los auténticos brotes verdes

Las ayudas o muletas no han impedido que el paro se haya cobrado más de 4 millones de víctimas

ERNESTO EKÁIZER

Tres factores poderosos han impedido que el crash de la economía española se convirtiera en una Gran Depresión Generalizada. El primero, que el sector bancario español se abstuviera de participar en la orgía de las hipotecas de alto riesgo (subprime); el segundo, la bajada de los tipos del Euríbor desde el comienzo de la crisis hasta el 1,6% actual y el tercero, la reducción de los precios del petróleo en el mercado mundial de los 150 dólares/barril en el verano de 2008 a 32 dólares/barril en febrero pasado, cifra de la cual ha vuelto a brincar a los 70 dólares. Sin estos factores, España ya estaría en esa Gran Depresión Generalizada, aunque cifras de paro de 4 millones son, por así decir, gran-depresivas.

Los verdaderos dos brotes verdes son aquellos que, como la política monetaria, con todas sus limitaciones, ha permitido a un país hipotecado familiarmente como España un respiro. La caída del Euríbor supondrá, de durar el año entero, un ahorro para las familias del orden de los 20.000 millones de euros. Esto es: un 2% del Producto Interior Bruto.

El otro factor es el petróleo. El precio medio del petróleo debería situarse en 2009 en el entorno de los 50/70 dólares barril. Si se compara con un precio medio de 90/100 dólares en 2008, habrá un ahorro de 16.000 millones de euros respecto de los 35.000 millones gastados el año pasado. Este menor precio representa un 1,6% del PIB.

Los dos factores suponen un 3,6% del PIB español en un solo ejercicio, algo menos que los estímulos fiscales del Gobierno, que se elevan a 4,1% del PIB, pero en dos años (1,8% en 2008 y un 2,3% en 2009). Los factores de estabilización o estímulo económico, como quieran llamarse, han dotado a la economía española de un paracaídas del 7,7% del PIB. Es el equivalente a unos 77.000 millones de euros.

Estas cifras revelan la crisis extraordinaria que soporta la economía española. Estas ayudas o muletas no han impedido que el paro se haya cobrado más de 4 millones de víctimas.

El jueves, día 2 de julio, salen las cifras de paro registrado del mes de junio. En junio de 2006, en plena expansión, el paro se redujo en 44.774 personas; en junio de 2007, cuando asomaba la desaceleración, el paro bajó en 7.362 personas. Y en junio de 2008 ya mostró peor rostro, con una subida de 37.000 personas.

Las cifras del pasado mes de junio van a mostrar, según fuentes de la Administración, una reducción por segundo mes consecutivo. Los analistas privados son más cautos.

"Nuestro modelo nos da un aumento del paro de 2.000 personas o una bajada del mismo orden, unas 2.000 personas. Y en el índice desestacionalizado la subida del paro puede estar en el orden de las 60.000 personas, lo cual respecto de la subida de 90.000 personas de mayo es una buena cifra", dijo ayer a Público Ángel Laborda, director del servicio de estudios de Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorro.

El problema es que el segundo y tercer trimestre, meses con un fuerte contenido estacional favorable, serán el prólogo a un cuarto trimestre sin corsés. "Funcas prevé terminar el año con 4,6 millones de parados", sostiene Laborda. A ello habrá que sumar los problemas de entidades financieras que sí se apuntaron a la orgía especulativa autóctona.

Más noticias de Política y Sociedad