Público
Público

El 'baby-boom' independiente del periodismo

Desde el inicio de la crisis, en 2008, se han creado alrededor de 200 nuevos medios gestionados únicamente por periodistas. La crisis que azota al sector ha empujado a los profesionales a crear sus propias empresas

ALEJANDRO TORRÚS

Son jóvenes, descarados, independientes y pobres. Muy pobres. Son la nueva generación de medios de comunicación nacida de la crisis. Sus creadores: periodistas en paro, recién despedidos de sus antiguas empresas, que decidieron lanzar su propio proyecto periodístico con sus escasos ahorros. Así han nacido más de 200 medios en apenas cuatro años. Un auténtico baby-boom periodístico que busca su espacio mientras continúa la sangría de empleo y pérdidas de tirada en las cabeceras históricas.

"Desde 2008, el cierre de medios de comunicación y las reducciones de plantilla son habituales. En 2012, calculamos que había 13.000 personas en el servicio de empleo buscando un trabajo con periodismo como primera opción. La primera reacción de los periodistas ante esta situación ha sido la de montar algo por su cuenta", explica a Público Luis Palacio, director del Informe Anual de la Profesión Periodística editado por la Asociación de la Prensa de Madrid.

En términos porcentuales, sólo la construcción ha superado al periodismo en el dudoso honor de ser la profesión con más empleo destruido. Una situación que ha empujado, si no obligado, a los periodistas a lanzarse a gestionar, subvencionar y dirigir sus propias empresas informativas. El perfil más común de periodista emprendedor responde a dos patrones, según narra Palacio. El primero, el de los trabajadores que han sido despedidos tras largos años trabajando en un medio; el segundo, el de los recién licenciados, que lo tienen"tanto o más difícil" que los despedidos.

Los trabajadores despedidos y los recién licenciados son los perfiles de periodista emprendedor

El tipo de medio de comunicación creado, cuenta Palacio, recorre todo el espectro posible. Desde diarios digitales, a televisiones y radios online pasando por otros medios de temática especializada o de ámbito hiperlocal, local, provincial, autonómica y nacional. Un ejemplo de un medio digital hiperlocal recién nacido y de las peripecias que hacen sus integrantes para llegar a final de mes es el diario Granadaimedia.

Este diario digital hiperlocal nació en otoño de 2010. Sus cinco trabajadores, constituidos en cooperativa, acababan de ser despedidos del diario La Voz de Granada. Su intención era montar un nuevo medio digital, pero sabían que el maltrecho mercado publicitario no daba para mucho. Así que estos cinco periodistas decidieron acompañar el proyecto de diario de una agencia de comunicación desde donde realizan otros trabajos. "Mientras íbamos pensando en el diseño, en las secciones de nuestro diario, íbamos haciendo otros trabajos para otras empresas. Prácticamente de todo: desde community manager en empresas o enlaces de prensa, a revisor de textos; todo lo que nos pedían relacionado con el mundo del periodismo y de la comunicación", cuenta a Público Luis Arronte, socio fundador del proyecto.

'Granadaimedia' y 'diarioAB.com' son  ejemplos de  medios creados por profesionales

Los ingresos procedentes de la agencia de comunicación están permitiendo a Granadaimedia mantener un proyecto estable en términos económicos. La publicidad en la web, narra Arronte, crece poco a poco y entre ambas fuentes de ingresos Granadaimedia permite a los cinco socios mantener un salario que poco a poco ha ido creciendo "aunque sigue siendo muy bajo".

Proyectos como el suyo se han desarrollado por toda la geografía del Estado. Otro ejemplo es el diarioAB.com, un nuevo medio digital de información generalista de la provincia de Albacete que vio la luz este mismo verano. Sus trabajadores provienen de dos medios que cerraron recientemente: la televisión local y La Verdad de Albacete. Con sus escasos ahorros, los miembros del equipo se han puesto manos a la obra para intentar afianzar un medio digital que rehusa de la información de agencias y apuesta por el contenido propio. "Estamos en proceso para convertirnos en una Sociedad Limitada. La idea es que podamos subsistir a través de la publicidad y de las suscripciones, pero sabemos que esta segunda opción es muy complicada", asegura a este diario Gregorio Fernández, coordinador del proyecto.

Como estos dos ejemplos han surgido otras alternativos de todo ámbito. Como Praza, diario digital en gallego, o Tm-ex, televisión online formada por extrabajadores de Telemadrid. Junto a la crisis, las nuevas tecnologías explican el auge de este tipo de medios gestionados por periodistas. "Nunca antes había sido tan barato acceder al público. Cuando no existía Internet la única alternativa viable era la creación de una revista. La red ha eliminado la barrera de entrada", explica Luis Palacio.

La supervivencia de los nuevos medios autogestionados pasa por los ingresos alternativos a la publicidad  No obstante, el futuro para estos nuevos medios también se antoja complicado. La caída de la publicidad ha rebajado sus tasas porcentuales, pero sigue cayendo. Un ejemplo de un proyecto impulsado por periodistas que apenas logró sobrevivir un par de meses es la edición impresa de El independiente de Cádiz, que no encontró el suficiente respaldo publicitario para sobrevivir. No obstante, en estos momentos, la cabecera -que mantiene su edición digital, tiene abierta una suscripción pública para captar capital y lanzar en septiembre un semanario.

La supervivencia de estos nuevos medios parece pasar por encontrar fuentes de ingresos alternativas que complementen a la publicidad. Los diarios nacidos tras el cierre de la edición papel de Público, Eldiario.es o Infolibre, entre otras publicaciones, tratan de buscar estos ingresos mediante suscripciones que permiten acceso a contenidos restringidos o ciertos privilegios como poder leer la información antes que el resto de lectores.

En este sentido, Luis Palacio considera fundamental que los periodistas, a la hora de lanzar su propio medio, tengan en cuenta si existe un consumidor "dispuesto a pagar por la información". "Tener esta idea en la mente me parece cuando menos sano", sentencia Palacio, que recuerda que un diario que depende sólo de la publicidad puede tener más problemas de los necesarios para encontrar la deseada independencia.

En la primera versión de este reportaje, se escribió por error que el Independiente de Cádiz cerró hace dos meses, sin especificar que, a pesar de ello, mantiene su edición on-line.

Más noticias de Política y Sociedad