Público
Público

Ban pide al Consejo Seguridad que evite la guerra en Siria antes de que sea tarde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy de nuevo al Consejo de Seguridad que actúe con celeridad y unidad para frenar la crisis en Siria antes de que sea demasiado tarde para evitar "una guerra civil total".

"El trágico sufrimiento humano resultado de la escalada del conflicto merece un urgente y consensuado esfuerzo internacional para evitar una guerra civil total. El tiempo se agota", alertó el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Oscar Fernández-Taranco, ante los miembros del Consejo de Seguridad.

Taranco, que compareció ante el máximo órgano de decisión en representación de Ban, exhortó al Consejo a lograr "urgentemente" un acuerdo para ejercer "una presión unificada y sostenida sobre las partes" para que cumplan totalmente con el plan de paz del enviado especial al país árabe, Kofi Annan.

"El secretario general está gravemente preocupado ante el incremento de la violencia y de la cifra de fallecidos, así como ante la persistencia de los abusos a los derechos humanos y la falta de compromiso para garantizar la ayuda humanitaria", explicó el diplomático argentino en nombre de Ban.

Taranco recalcó que es crucial en estos momentos que las conversaciones para encontrar "puntos de encuentro en la comunidad internacional den resultados pronto", ya que el país árabe vive una situación "particularmente alarmante", sobre todo en ciudades como Homs.

"Si eso no ocurre, llegará el día en que ya será muy tarde para controlar la crisis y evitar que se descontrole por completo", añadió el secretario general adjunto para Asuntos Políticos, quien recordó a Damasco que tiene "la principal responsabilidad de cambiar el curso e implementar el plan de paz de seis puntos".

"Los bombardeos y los disparos de las fuerzas gubernamentales, a través de tanques y helicópteros, deben detenerse inmediatamente. El cese de la violencia armada en todas sus fuerzas es una obligación de todas las partes, también de la oposición", añadió.

Destacó que, pese a la persistencia de la violencia y el cese de las operaciones de los observadores de la ONU en el país, Annan y su equipo "siguen trabajando con el Gobierno y la oposición para lanzar un proceso político que dé una oportunidad a la solución pacífica de la crisis siria, que dura ya dieciséis meses".

Taranco pidió además más esfuerzos a Damasco para permitir el acceso de ayuda humanitaria a las zonas más necesitadas del país, donde un millón de personas la necesitan, y cifró en al menos 86.000 los refugiados sirios en Irak, Jordania, Líbano y Turquía, un número que va en aumento.

El secretario general adjunto para Asuntos Políticos trasladó ese mensaje de urgencia al Consejo de Seguridad durante su informe sobre la situación en Oriente Medio, donde señaló que "debido a los trágicos recientes acontecimientos, es muy necesario lograr avances en la reanudación del diálogo entre palestinos e israelíes", ya que tendría "un impacto muy positivo en toda la región".

Esta sesión del Consejo se celebró cuando quedan unas horas para que comparezca el jefe de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), el general noruego Robert Mood.

Mood se dirigirá al Consejo a partir de las 20.00 GMT para evaluar la situación que atraviesa Siria, afectada por un recrudecimiento de la violencia que ha llevado al general a suspender momentáneamente las operaciones de los observadores.

En la reunión, en la que también está prevista la participación del subsecretario general de la ONU para las Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, se espera que ambos detallen las razones de la suspensión y evalúen con los miembros del Consejo el futuro de esa misión, que tiene un mandato inicial hasta julio.