Público
Público

Los bancos españoles son los segundos más caros de la UE

Tras Italia, España tiene las comisiones más altas y es muy opaca en precios

DANIEL BASTEIRO

Los bancos españoles son los más caros de la Unión Europea, tras los italianos, para tener una cuenta corriente. Así lo indica un estudio de la Comisión Europea sobre comisiones bancarias presentado ayer, que critica que 'todas son muy altas' en España. Además, señala que la transparencia y la simplicidad a la hora de conocer lo que cuesta cada servicio 'están por debajo de la media europea'.

El estudio, que cubre el 81% de los bancos de la UE, incluye las comisiones de apertura, el mantenimiento de la cuenta y el uso de tarjetas o transferencias. En España, el precio medio por cuenta es de 178 euros, mientras que en Alemania es de 89, en Reino Unido, de 103, y en Holanda, de 49.

Los bancos españoles suspenden en transparencia, ya que los precios de sus servicios no están claros. En un 90% de las entidades analizadas, los responsables del estudio tuvieron que pedir informaciones complementarias para conocerlos con exactitud.

Según la comisaria de Protección de los Consumidores, Meglena Kuneva, 'hay un vínculo entre complejidad, opacidad y tarifas bancarias más altas'. 'Allá donde las comisiones son más claras, hay más competencia y las tarifas son más baratas', aseguran fuentes comunitarias.

Para Bruselas es clave el porcentaje de usuarios que cambian de entidad, parámetro que en España registra un 15%, por encima de la media comunitaria, del 9%. Según un Eurobarómetro reciente, el 27% de los clientes españoles tiene problemas para comparar ofertas, debido entre otras causas a la distinta presentación de las cláusulas e informaciones según el banco al que se acuda. 'Esto nos indica que la competencia no funciona como debería', explican fuentes comunitarias, 'lo que va en perjuicio del consumidor'.

Los españoles realizan menos operaciones bancarias al año que sus vecinos. Según el estudio, la media en España está en 103, frente a las 149 de la Europa de los 15. En cuanto al tipo de tarjeta utilizada, los españoles manejan más la de crédito que la media de sus vecinos más antiguos de la UE, y también menos que ellos la de débito.

El informe alerta además de que el asesoramiento por parte de los empleados de banca está en muchas ocasiones encaminado a obtener primas. Kuneva pidió a los bancos 'un cambio en la cultura y la manera de tratar con sus clientes', aunque no anunció nueva legislación para evitar que se repitan los datos del estudio.

Más noticias