Público
Público

Las bolsas retratan la vuelta a la confianza

El principal indicador de la bolsa española, el Ibex 35 cerró la semana pasada por encima de los 9.000 puntos, después de encadenar seis semanas al alza

P. G.

El mercado bursátil dibuja una curva en la que algunos tratan de ver una sonrisa. El principal indicador de la bolsa española, el Ibex 35 (que agrupa a las mayores compañías del mercado) cerró la semana pasada por encima de los 9.000 puntos, después de encadenar seis semanas al alza.

Todavía le queda un pequeño trecho para recuperar el nivel con que terminó 2008 (9.195,80 puntos), pero para algunos analistas el comportamiento de las bolsas está reflejando una incipiente recuperación del optimismo económico. Es una corriente que también están siguiendo el resto de las bolsas europeas, o incluso los mercados de materias primas, como el petróleo. Desde el mediados de marzo, la cotización del crudo de tipo Brent ha superado los 50 dólares por barril (sube un 17% en lo que va de año), por la esperanza de los mercados en una reactivación de la actividad.

Los índices bursátiles operarían así como indicadores adelantados: los inversores toman posiciones en las empresas, confiando en que, en un plazo no muy largo, volverán los buenos resultados y podrán rentabilizar sus inversiones con los dividendos o con un mayor valor de las acciones. Esa es la idea del economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, para quien "lo que las bolsas están entendiendo es que es altamente probable que hayamos ya dejado atrás lo peor de la crisis".

Otros, sin embargo, interpretan que el comportamiento de la bolsa obedece a las inercias propias de este mercado y no tanto a apreciaciones de la situación económica global. "El repunte de los mercados no supone necesariamente una mejora en las perspectivas de los inversores, sino tan sólo una corrección después de una prolongada etapa de caída", explica Jodi Galí, de la UniversidadPompeu Fabra.

 

Más noticias de Política y Sociedad