Público
Público

Cantabria estudia retirar al Opus la licencia de un colegio

El Gobierno regional decide hoy si mantiene las ayudas al centro Torrevelo, exclusivo para chicos. Al menos hay 60 escuelas concertadas que segregan a los alumnos, según la Ceapa

SERGIO COBO

Los ultracatólicos partidarios de la educación segregada entre niños y niñas podrían llevarse hoy el primer mazazo serio de la Administración. El colegio Torrevelo de Cantabria, el único centro educativo íntegramente masculino de la región y vinculado al Opus Dei, podría convertirse en el primer colegio de todo el país en sufrir la retirada del concierto en sus aulas de primaria y secundaria un total de diez al incumplir el artículo 84.3 de la Ley Orgánica de Educación (LOE), que exige que "en ningún caso" haya discriminación por razón de sexo en las aulas.

Hace dos meses, la Cea-pa (Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos) ya denunció que hay 60 centros concertados vinculados al Opus Dei que separan a los niños y niñas en clase.

El motivo de la retirada de la ayuda a este colegio cántabro es que tanto el Torrevelo, a 20 kilómetros de Santander, como el Peñalabra (exclusivamente femenino) comparten la finca donde se levantan sus sedes, pero se encuentran separados por una valla. "Lo único mixto es la sirena del recreo", bromea incluso el director del centro, Gaspar Pérez, al explicar que los niños ni siquiera coinciden en el patio.

De hacerse efectivo, el fin del concierto afectará a un total de 203 estudiantes del centro masculino, 125 de primaria y 78 de secundaria. El concierto, que fue aprobado por el Gobierno del Partido Popular hace 12 años, se renueva cada año y se revisa cada cuatro.

La decisión se comunicará a la dirección del centro antes de mañana, según establece la normativa. Mientras, los servicios jurídicos de la Consejería de Educación apuran las últimas horas para redactar con la documentación recibida el informe que servirá para la toma de la decisión definitiva.

Desde el Gobierno de Cantabria, tanto la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, como la vicepresidenta del Ejecutivo, Dolores Gorostiaga, han reiterado que la segregación por sexos del alumno incumple la LOE, mientras que la dirección del centro defiende que este tipo de enseñanza cumple la ley.

La ex ministra de Educación, Mercedes Cabrera, también se mostró partidaria de retirar las ayudas. Y los sindicatos CCOO, UGT y STEC han solicitado en varias ocasiones que no se renueve el concierto al Torrevelo ni se le conceda al Peñalabra al entender que "discriminan" a sus alumnos por su educación diferenciada. Sin embargo, Pérez piensa todo lo contrario. Es más, cree que "la enseñanza diferenciada es infinitamente más efectiva" puesto que los dos sexos "tienen diferentes periodos de maduración y, de esta forma, se motiva más a los alumnos".

Los directivos del centro ni se plantean una alternativa económica. "Nuestra prioridad inmediata es luchar para que no retiren la ayuda", aseguran, mientras evitan revelar las condiciones del concierto.

Todo parece indicar que ni las cartas de sus alumnos a los medios ensalzando la "excelencia" educativa y el buen quehacer del colegio, ni la manifestación de padres frente a la sede del Gobierno cántabro coaccionará una decisión que el Ejecutivo parece tener clara.

El Tribunal Supremo sentenció en abril de 2008 en favor del Gobierno de Castilla-La Mancha, que pidió la potestad para retirar el concierto a los centros segregadores. Este fallo reactivó el debate en Castilla-La Mancha, Andalucía, Catalunya, Asturias, Baleares, Cantabria y Galicia, donde cada consejería de Educación ha planteado la retirada de este tipo de conciertos en el próximo curso.

Más noticias de Política y Sociedad