Público
Público

China y Taiwán inician decisivas negociaciones comerciales

EFE

China y Taiwán iniciaron hoy negociaciones comerciales decisivas para el futuro de las relaciones económicas entre ambos lados del Estrecho de Formosa, después de seis décadas de distanciamiento entre ambos territorios enemigos.

El diálogo comercial se inscribe en una campaña de normalización de los vínculos entre los dos rivales políticos, que ya han logrado reiniciar el transporte directo y sellar acuerdos financieros y económicos.

Los expertos iniciaron hoy las negociaciones para el encuentro, previsto para mayo, entre la Asociación Intercambios a través del Estrecho (ARATS) y la Fundación Intercambios del Estrecho (SEF), y en el que se analizará un Acuerdo Marco de Cooperación Económica (ECFA), similar a un acuerdo de libre comercio.

La delegación de China está encabezada por el vicepresidente ejecutivo de ARATS, Zheng Lizhong, y la de Taiwán por Kao Kung-lian, vicepresidente y secretario general del SEF.

"La negociación sobre el ECFA está relacionada con los intereses de los compatriotas de ambas partes. La apertura del mercado es un paso importante para profundizar en la cooperación y el intercambio económico", afirmó hoy Zheng.

La prensa china también reiteró que el acuerdo pretende normalizar los lazos económicos de Pekín y Taiwán, así como fortalecer ambas economías.

Y es que el debate sobre el ECFA, tal como lo llaman en Taiwán, ha dominado el panorama político en la isla desde que el Gobierno anunció hace un año su intención de firmarlo.

Mientras que la oposición y varios expertos señalan que el acuerdo es un instrumento en las manos de China hacia la unificación política, el Gobierno taiwanés lo presenta como meramente económico y necesario para evitar el aislamiento comercial.

"La firma del acuerdo supone una opción por el acercamiento económico a China y esto afectará el futuro político de Taiwán", dijo a Efe la profesora Elisa Wang, de la Facultad de Estudios Internacionales de la Universidad Tamkang.

Los independentistas taiwaneses temen que el acercamiento económico a China suponga la pérdida de la actual independencia de hecho y también de las libertades democráticas, ya que la China continental está gobernada por un partido único, el Comunista.

Por su parte, Zhu Lei, subdirector del Departamento de Economía del Instituto sobre estudios de Taiwán en China, señaló a Efe que "se trata de un tema puramente económico y no tiene nada que ver con el ámbito político".

"Las autoridades taiwanesas también lo han estudiado y consideran que traerá beneficios a la isla", afirmó.

El experto apuntó que "Taiwán ha abierto la puerta a las inversiones de China y esta ha jugado un papel positivo para que Taipei salga de la crisis económica, por lo que en adelante ambas partes tienen que fortalecer más sus relaciones económicas".

Los grandes empresarios taiwaneses, que son los más beneficiados por el acercamiento económico a China, apuntan que el acuerdo es necesario después de la entrada en vigor el 1 de enero de este año del acuerdo de libre comercio entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y China.

Taiwán ha invertido más de 100.000 millones de dólares (70.670 millones de euros) en China y su volumen comercial bilateral roza esa cifra, lo que muestra su fuerte relación económica con China.

El presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, desde su toma de posesión en mayo de 2008, reinició las negociaciones con China, bloqueadas durante más de diez años.

En cuatro rondas entre los negociadores Chen Yunlin, por China, y Chiang Ping-kun, por Taiwán, se han firmado acuerdos para establecer lazos de transporte directo, interrumpidos desde 1949, e importantes pactos económicos y financieros.

Más noticias de Política y Sociedad