Público
Público

"Es contraproducente buscar chivos expiatorios, porque no los hay"

Fernández Ordóñez reconoce que durante el Gobierno de Zapatero "se hicieron mal muchas cosas, y no se hicieron cosas que se tenían que haber hecho". Desde la llegada de Rajoy, afirma, "no solo estamos peor que It

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ante la peor crisis por la que atraviesa la confianza hacia España y hacia su sistema financiero, el exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha asegurado que es mejor no echar más leña al fuego. No ha querido entrar a criticar la gestión de la crisis por parte del actual Gobierno presidido por Mariano Rajoy, y ha apelado al 'entendimiento' entre los principales partidos para que España recupere a los mercados. 

Porque, en su opinión, nadie tiene la culpa absoluta de la crisis de los bancos españoles, que ha llevado al Gobierno a pedir su rescate por un valor que puede alcanzar los 100.000 millones de euros y a nacionalizar varias entidades. 'Es contraproducente buscar chivos expiatorios, porque no los hay', ha explicado durante su comparecencia ante la comisión correspondiente del Congreso para explicar su visión sobre la crisis financiera que sufre el país. La crisis, ha apuntado, 'no se resolverá con un enfrentamiento partidario' porque 'cualquier tensión adicional aumenta la desconfianza', por lo que 'en lugar de buscar la confrontación, es necesario apelar al entendimiento'.

Sin embargo, entes de pronunciar estas palabras, Fernández Ordóñez sí había cargado parte de la responsabilidad de la situación actual sobre los hombros del actual Gobierno. 'A lo largo del primer semestre se ha producido un proceso de hundimiento de la confianza sobre España y sobre su sistema financiero', ha lamentado el exgobernador del Banco de España, antes de apostillar que el país, 'que en diciembre pasado estaba en la mejor situación de la prima de riesgo de los países vulnerables, ahora está en la peor'. 'No solo estamos peor que Italia sino peor que la propia Irlanda, un país rescatado', ha dicho.

Tras defender la gestión de la crisis y las medidas aprobadas por el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, y su labor al frente del Banco de España, Fernández Ordóñez sí ha reconocido que hasta diciembre 'se hicieron mal muchas cosas, y no se hicieron cosas que se tenían que haber hecho'. El exgobernador del Banco de España tan sólo ha mencionado algunos de esos errores. Ha citado, entre ellos, 'el mantenimiento de bajos tipos de interés' por parte del Banco Central Europeo, que según ha dicho resultó finalmente contraproducente en la crisis de la deuda.

También ha lamentado 'la desregulación' del sistema financiero y el triunfo de quienes 'predicaban que era mejor dejar en los propios bancos el capital de riesgo y la supervisión'.También ha advertido el error al diseñar la unión monetaria, aunque ha celebrado que se estén dando pasos para una mayor integración macroeconómica y fiscal para una unión efectiva.

'Pero las autoridades españolas también debían haber hecho cosas que no hicieron', ha agregado Fernández Ordóñez. Se ha referido, entre otras, a la reforma de las cajas, lo que según él,  hubiera permitido que España no tuviera 'el enorme y generalizado problema heredado' de crisis como las de Bankia o la CAM. También ha echado en falta una enmienda constitucional que hubiera obligado a tener superavits fiscales. 'Y también el Banco de España, en su ámbito de competencias, podría haber tomado algunas medidas macroprudenciales que no se adoptaron', ha añadido. No obstante, ha querido dejar claro que él no va a asumir su culpa. 'No creo en la autocrítica, que la hagan otros'.

En esa misma línea, el último secretario de Estado de Economía de Zapatero (2009-2011), José Manuel Campa, ha admitido que en los últimos años se han cometido 'errores y excesos' por parte de los responsables de los bancos, y ha reclamado que se depuren 'responsabilidades concretas', ha asegurado, sin embargo que la direccion por la que optó el anterior Ejecutivo a la hora de sanear el sistema financiero 'ha sido y es la correcta'. Es más, él está convencido en que el camino que deben seguir las autoridades actuales es el mismo que ha derivado en la crisis bancaria. 'El proceso de saneamiento debe continuar', ha dicho, aunque para ello las entidades más vulnerables tengan que recibir 'recursos públicos'. En su opinión, los bancos españoles 'siguen siendo solventes', por lo que abogado por 'mantener la presión' para demostrarlo.

Los portavoces de los diferentes grupos parlamentarios han exigido a Campa una mayor autocrítica. El más contundente ha sido el representante de la Izquierda Plural -que integra a IU, ICV y Cha-, Joan Coscubiela, que se ha preguntado 'cómo es posible que habiéndolo hecho bien estemos ante este desastre'. 'No podemos salir de aquí con la idea de que se ha hecho todo bien', ha agregado, por su parte, el conservador Vicente Martínez-Pujalte.

A ellos y a los demás portavoces, Campa les ha respondido parapetándose en la coyuntura y el entorno. En su turno de respuesta el exsecretario de Estado ha defendido el trabajo del Gobierno socialista y su gestión en materia financiera. Y ha insistido en que los ejecutivos y sus actuaciones 'tienen que evolucionar por el entorno'.

Preguntado por la crisis de Bankia, el exsecretario de Estado ha defendido la salida a bolsa de la entidad, ya que ha dicho que contribuyó a rebajar la prima de riesgo española mientras la de los países 'vulnerables' subía, y eso que 'las integraciones de entidades es dificil que generen valor'. Su caída la ha atribuido, una vez más, al entorno. 

La del esxecretario de Estado y la del exgobernador del Banco de España son las primeras comparecencias previstas en el Congreso para conocer las responsabilidades de las autoridades anteriores y actuales del Gobierno y diferentes instituciones en el debacle de la banca española que ha llevado a España a solicitar el rescate al Eurogrupo.

Más noticias en Política y Sociedad