Público
Público

Correa consigue el respaldo de Perú en la defensa de su soberanía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, logró hoy el respaldo de Perú en la defensa de su soberanía, en la primera escala de su gira latinoamericana tras romper relaciones diplomática con Bogotá por la invasión colombiana a su territorio.

A los pocos minutos de pisar suelo peruano, el izquierdista Correa denunció que el ataque militar a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue "planificado de la forma más cínica".

"La estrategia es desestabilizar al Gobierno ecuatoriano para poner a otro títere en Ecuador que se preste al Plan Colombia", aseveró, al calificar de "infamia inadmisible" las acusaciones colombianas de supuestos acuerdos políticos entre Quito y las FARC.

"Mi patria ha sido agredida, no hay argumentos que lo justifiquen", prosiguió Correa, al afirmar que esto "sería causa de guerra" y que América Latina está viviendo "prácticas que creíamos superadas".

El pasado sábado las Fuerzas Armadas colombianas bombardearon un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, operación que se saldó con la muerte de 21 guerrilleros, entre ellos el número dos de la organización y portavoz internacional, Luis Edgar Devia, alias "Raúl Reyes".

En consecuencia, Correa rompió relaciones diplomáticas con Bogotá y movilizó soldados hacia su frontera norte, al tiempo que Venezuela desplegaba tropas en los límites con Colombia y expulsaba al embajador de ese país en Caracas.

Hoy, el presidente de Perú, Alan García, mostró su solidaridad a Correa en su defensa de la soberanía nacional y exigió a su colega colombiano, Álvaro Uribe, que admita su error.

"Deseamos poner un fin justo y honorable a esta circunstancia, que nuestro querido amigo, el presidente Uribe, extienda sus excusas al pueblo y el Gobierno ecuatoriano", manifestó García, quien defendió por encima de todo el respeto a la soberanía de todos los países.

Correa le había expuesto antes las razones que le llevaron a la ruptura diplomática, cuando le solicitó, en declaraciones a la prensa, "cerrar filas, no alrededor de Ecuador, sino alrededor del principio, de la ética y del respeto que deben guardar las relaciones internacionales en una región de paz como es América Latina".

Y en este sentido sí encontró el incondicional apoyo de García, paradójicamente el principal aliado de Uribe en Suramérica y pese a las históricas diferencias territoriales entre Perú y Ecuador, ya superadas.

"Comprendemos las razones y el enorme conflicto interno que puede existir en Colombia, pero, en este caso, se ha ido mas allá de lo que las leyes internacionales permiten", recalcó el líder peruano.

Para García, "eso no podemos silenciarlo, sería abrir las puertas a que ese precedente se repitiera en nuestro continente", en alusión al propio Perú, también fronterizo con Colombia y donde se cree que pueden estar operando las FARC.

El jefe del Estado peruano aprovechó su alocución para llamar la atención a Venezuela y pedir a su gobernante, Hugo Chávez, que se abstenga de participar en el conflicto.

"Un tercer país en este problema no hace bien (...) Venezuela, que no ha sido ofendida, que no ha tenido un acto de penetración en su territorio, no debería añadir incandescencia, ni palabras, ni hechos", agregó García sobre las medidas ya adoptadas por Chávez.

El presidente peruano solicitó asimismo a la comunidad internacional su intermediación para resolver el contencioso y sugirió que los esfuerzos se centren en aliviar la crisis para más adelante tratar otros aspectos relacionados con la supuesta incursión de movimientos subversivos en terceros países.