Público
Público

De Cospedal reaparece y se niega a aportar ni pruebas ni nombres

La secretaria general del PP echa balones fuera: "Lo que teníamos que decir lo hemos dicho ya".

PÚBLICO. ES

¿Pruebas? Ninguna. Doce días después de lanzar desde la playa un vídeo con la denuncia de escuchas ilegales a dirigentes de su formación, la secretaria General del PP, María Dolores de Cospedal, ha seguido el guión que la cúpula del PP está siguiendo a rajatabla: denunciar sin pruebas y recurrir al víctimismo ante lo que, entienden los conservadores, es una "cruzada del Gobierno" contra el único partido de la oposición con opciones reales de gobernar.

De Cospedal ha intervenido tras la reunión del Comité de dirección del Partido Popular celebrada esta mañana en Madrid y presidida por Mariano Rajoy.

Pese a que no se ha aportado ni un solo nombre de los dirigentes  que, presuntamente, han sido espiados (fuentes del PP identificaron hace una semana a la propia De Cospedal, Federico Trillo y Francisco Camps), la "única prueba evidente" hasta el momento para el PP es el "intento de presión del Gobierno a la justicia".

La "bronca" de Maria Teresa Fernández de la Vega hace año y medio a la presidenta del Tribunal Constitucional, Maria Emilia Casas, o las "instrucciones" de la vicepresidenta "diciendo a la Fiscalía lo que tiene que hacer" es lo que le lleva al PP a concluir que "el Gobierno está muy poco legitimado para emitir estas acusaciones".

"Vamos a mantener nuestras denuncias y vamos a decir bien claro lo que no es está pasando"

Hasta en dos ocasiones De Cospedal ha eludido las preguntas de los periodistas que reclamaban nombres o pruebas subrayando que "lo que teníamos que decir de ese tema ya lo hemos dicho" en el vídeo en el que denunció las escuchas ilegales del PP.

"Hay muchas conversaciones que se han publicado en los medios de comunicación y, con echarles un vistazo, sería suficiente",  ha agregado.

La secretaria general de los conservadores ha recordado que pedirán la comparecencia de De la Vega para que explique las "instrucciones que da a la fiscalía", de Rubalcaba por las filtraciones de las conversaciones privadas y la del Fiscal General del Estado "para que explique la doble vara de medir, dependiendo si se es del PP o del PSOE".

"Vamos a llegar hasta el final", ha avanzado De Cospedal, que  "como es lógico" se reafirma "en todo lo que he dicho" hace días desde la playa.

"En los ocho años que gobernó el PP nunca en España se produjo este intento de corrupción de instituciones democráticas, nunca se habló de filtraciones, de persecución del Gobierno a la oposición, en cualquier país democrático si la oposición dice lo que hemos dicho nosotros, abre una investigación, y no la insulta, como ha pasado ahora", se ha lamentado De Cospedal. 

"Las denuncias ya están presentadas en sede judicial y ahora debemos esperar a que se investiguen. Vamos a mantener nuestras denuncias y vamos a decir bien claro lo que no es está pasando", ha zanjado.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha dado instrucciones a sus servicios jurídicos para que estudien si es recurrible por vía judicial la aprobación de la TDT de pago "hecha para favorecer a un grupo amigo", en caso de ser aprobada finalmente en las Cortes.

En una entrevista concedida a Europa Press, Rajoy señala que el PP contempla la posibilidad de recurrir esta medida, bien en contencioso o bien ante el Tribunal Constitucional. "Lo veremos. De momento, ya he dado instrucciones a los servicios jurídicos del partido para que digan cómo oponernos a esta medida", ha avanzado.

El líder conservador califica de "abuso de poder" la aprobación del real decreto ley en agosto, "en contra" del criterio del Consejo de Estado. A su entender, se trata de una "muestra de autoritarismo" destinada a favorecer a un grupo de comunicación "que es amigo del Gobierno".

"Aquí se toma una decisión para favorecer a un grupo que es amigo del Ejecutivo, esto lo dice todo el mundo en la calle y es bueno que también lo digamos los dirigentes políticos en público", exclama y resalta que "no deja de tener su gracia que hace un par de años el Gobierno diera televisiones en abierto con el argumento del pluralismo y que todo el mundo las pueda ver, y ahora con el mismo argumento dé televisiones en cerrado y de pago".

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha afirmado hoy que el "engaño" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre la ayuda de 420 euros a los parados sin subsidio por desempleo es un "insulto a los que peor lo están pasando en España".

En rueda de prensa posterior al Comité de Dirección del partido, Cospedal ha reprochado al Gobierno la forma "engañosa" en la que se ha presentado la medida, "jugando -ha dicho- con la inquietud y con la desesperación de mucha gente".

"La medida se presentó por parte de Zapatero como una medida para solucionar el problema de todos los desempleados cuando dejaran de recibir la prestación", ha recordado la número dos del PP, quien ha considerado que el Ejecutivo dio una información falsa y generó expectativas que no se han cumplido en personas que lo están "pasando francamente mal".

En el mismo sentido, ha considerado "vergonzoso" y un insulto para los más de cuatro millones de parados el hecho de generar "frustración y jugar con la inquietud de la gente".

Este asunto ha sido uno de los tratados en la reunión mantenida hoy por la cúpula del PP, que ha analizado la evolución de la economía mundial, en especial los signos de recuperación en países gobernados por la derecha, como Francia o Alemania, frente a España donde, según Cospedal, no se han tomado medidas eficaces.

Para el PP, las medidas adoptadas por el Gobierno sólo conducen a generar más déficit fiscal y más impuestos para los ciudadanos, como ha ocurrido, ha apuntado Cospedal, con la nueva financiación autonómica, cuyo contenido "se desconoce".

Otra de las medidas aprobadas recientemente por el Gobierno, la nueva TDT de pago, también ha sido objeto de las críticas de la número dos del PP, para quien el Ejecutivo no ha justificado la urgencia de su aprobación por decreto ley.

"Lo único que sabemos es que dentro de poco tiempo los españoles van a tener que pagar por ver el fútbol, cuando hasta ahora no tenían que pagar o lo podían hacer gratis en la mayoría de las ocasiones", ha concluido.

Más noticias de Política y Sociedad