Público
Público

El cubano Maykel Fonts dice que hoy se ha perdido "el sabor" en el baile de la salsa en Europa

EFE

El bailarín e instructor de salsa cubano Maykel Fonts considera que la salsa que se enseña en muchas academias de Europa es producto de una tergiversación de los orígenes de la popular danza.

Fonts, formado en la escuela del Tropicana de La Habana, ha indicado en una entrevista con EFE que es el estilo afro latinoamericano aprendido en Cuba el que se manifiesta en su coreografía, como una forma de reivindicar las "verdaderas raíces" del baile.

En el marco de su participación como instructor en el VII Simposium Internacional de Salsa (SIMPO) en Madrid, ha explicado que a su llegada ocho años atrás a su actual país de residencia, Italia, encontró una evolución que incluía pasos de otros ritmos, pero que se alejaba de esa base que manifiesta en su trabajo.

"Cuando llegué a Europa me encontré con la moda de Los Ángeles, un movimiento que venía de los hermanos Vásquez, que viajaban y traían su estilo: mucha acrobacia, influencia de baile de swing, rock and roll acrobático", ha puntualizado.

Lo que ha catalogado como una "degeneración" del baile lo atribuye a que mucha gente sin el conocimiento y preparación necesarios ha montado academias en Europa y ha transmitido el ritmo "como ha podido".

"Fundamentalmente el error ha estado en que los que han contribuido a divulgar la cultura latina o afro cubana no han tenido las armas justas para enseñar, han tergiversado la realidad, dando un movimiento rígido, producto de sus propios límites", ha enfatizado.

Sin embargo, en los últimos tres años, cuenta que ha visto posicionarse en Europa el denominado estilo "New York" y tiene la percepción de que en la actualidad, "después que se han cansado de experimentar diferentes estilos, están regresando a las raíces para bailar con sabor, gracia y movimiento en el cuerpo".

Para lograr ese movimiento que reitera, Fonts entiende que es necesario retornar al aprendizaje del mambo, el chachachá y otros ritmos antillanos.

Sobre si el "sabor" se tiene o se adquiere, con marcado acento habanero, el bailarín indica que aunque es algo innato, se puede llegar a desarrollar.

"El sabor hay que tenerlo, pero pienso que se puede llegar, siempre que se ame la danza y se coja el baile con el lado del 'gozarse ese momento', de no ir sólo al lado técnico y comercial. Hay que escuchar más música, instruirse más (...) para que después, cuando se baile, se pueda representar lo que aconteció en el ayer y soltarse".

Más noticias de Política y Sociedad