Estás leyendo: La cuenta atrás de Juande

Público
Público

La cuenta atrás de Juande

El día a día de Valdebebas se ha convertido en pura rutina dominada por los rumores de futuro

LADISLAO JAVIER MOÑINO

Con escasas esperanzas de conquistar la Liga, el Real Madrid se ha convertido en un club de frases hechas a la espera de que acabe una temporada para desintegrar de su memoria. Ya sólo le queda defender el orgullo de la camiseta en medio de la depresión y la incertidumbre por el futuro que espera a unos y otros. Su purga por esos campos en los que ya no se juega nada comienza esta noche en Mestalla.

"Los puntos para el Real Madrid no tienen el mismo valor que para el Valencia. Ellos se juegan una plaza en la Champions", dijo Juande, que asumió públicamente que no seguirá en el club. Su discurso se pobló de tópicos más destinados a aparentar que a espolear de verdad. "El Real Madrid saldrá a Mestalla a defender el escudo y su camiseta", "agotar las posibilidades ligueras para retrasar el alirón del Barça" o "un jugador no se desengancha porque al entrar en un estadio como el del Valencia te entran ganas de jugar y de demostrar tu categoría y tu calidad", fueron algunas de las frases facilonas que soltó en su comparecencia.

Los mensajes amenazantes al Barça y las arengas ilusionantes han dado paso a las frases hechas, a los lamentos y a los planes de futuro que diseñe Florentino Pérez. El globo se ha pinchado y el día a día deportivo de Valdebebas es ya pura rutina. Una cuenta atrás agobiante y desmoralizadora porque la domina la rumorología: "Hay un proceso electoral y aquí cada uno dice unas cosas; no hay nadie en estos momentos que sea una cabeza visible y que diga cómo va a orientar las cosas".

La semana ya ha contemplado a Cannavaro pasando revisión médica para fichar por la Juventus y a Juande asumiendo su futuro lejos de Chamartín, aunque ahora diga que no se había hecho ilusiones: "No tengo asumido nada porque firmé un contrato por seis meses. Yo, porque gane un título no me voy a agarrar a un contrato [en referencia a la cláusula de renovación automática en caso de lograrlo]. Sé que el 30 de junio acabo. Si la gente que llegue quiere hablar pues hablaremos, pero ya tenía asumido que mi contrato era por seis meses".

Con un tono tranquilo, hasta algo decadente, Juande, volvió a reafirmarse en lo que dijo sobre el nivel de su plantilla tras la tunda del Barça. Lo que no reconoció antes del fatal desenlace con el Liverpool y del pasado sábado, lo restriega ahora: "En este momento el Real Madrid está un escalón por debajo de los equipos grandes de Europa. En los últimos años ha caído pronto en la Liga de Campeones para el peso de esta entidad. Quiere decir que hay alguna carencia cuando juegas con esos equipos".

También disparó Juande contra los despachos, ahora que ya no hay nada en juego y no puede haber más de-sestabilización de la habida: "Desde que yo llegué ha habido mucha vorágine. La institución ha estado volcánica. Siempre he intentado mantenerme al margen y centrarme sólo en lo deportivo". En esta última faceta, Parejo suena como titular ante las bajas de Sneijder, Guti y Lass, a los que se quiso forzar. Prueba de que el Madrid ya está sólo para cubrir el expediente.

Todo lo contrario sucede en el Valencia, que se juega una plaza para la Liga de Campeones con lo que eso supone en términos económicos. Emery ya ha avisado de que será un partido de alto ritmo. "Tenemos que afrontar este encuentro con la misma intensidad y predisposición que mostramos ante el Barcelona", dijo el técnico vasco, que también advirtió a los suyos: "Para demostrar que merecemos ser cuartos hay que sacar este encuentro adelante".

Más noticias de Política y Sociedad