Público
Público

Elecciones en Madrid La emergencia social de Bustarviejo frente a la tranquilidad de Majadahonda

Mientras en el pueblo de la Sierra Norte el vecindario de clase media-baja se autogestiona para ayudar a las familias que no tienen dinero para comprar comida, en Majadahonda admiten que la ciudad no necesita grandes cambios para su población de clase media-alta.

Fachada principal del Ayuntamiento de Bustarviejo (Madrid)
Fachada principal del Ayuntamiento de Bustarviejo (Madrid). WIKIPEDIA

Los comicios que determinarán el Gobierno de la Comunidad de Madrid el próximo 4 de mayo serán el resultado de una amplia amalgama de necesidades que varían de unos lugares a otros. No se vive igual en el sur que en el norte, al igual que las realidades y el día a día cambian entre los pueblos y las ciudades. El voto tan disputado entre bloques extremadamente enfrentados se convertirá en la respuesta que la ciudadanía buscará entre los diferentes partidos políticos que se presentan a las elecciones. ¿Pero qué hay de las preguntas? ¿Qué une o separa a las distintas zonas de la Comunidad de Madrid? 

Bustarviejo es un pueblo de la Sierra Norte de la Comunidad y Silvina Socolovsky una de sus vecinas que siempre ha participado en colectivos sociales de la zona y actualmente es miembro de la Red de Apoyo Mutuo que se ha creado en el pueblo. Ubicado en un entorno de montaña y un amplio valle que lo conecta con Miraflores de la Sierra, recibe un turismo de fin de semana y de veraneo de la clase media. Su cotidianeidad se construye con muchos locales comerciales cerrados, según afirma Socolovsky. "Hay más o menos ocho bares y cuatro restaurantes; de cuatro supermercados tres son de franquicias y de pequeño comercio tan solo hay dos o tres locales, aunque se están abriendo algunas empresas de reciente creación", agrega la vecina.

Ella lleva 30 años viviendo en Bustarviejo, un enclave elegido por artistas llegados de diferentes latitudes debido a la belleza del paisaje, como Adolfo Schlosser, Mitso Miura y Gerardo Aparicio. Compuesto por en torno a 2.500 habitantes, diferentes colectivos reivindican derechos sociales, de género, respecto a la memoria histórica y recuperación del patrimonio, así como en defensa de la sanidad pública: "El perfil medio del vecindario corresponde con una clase baja y media, y hay un 10% de personas migrantes, aproximadamente, procedentes de Marruecos tanto Centro América como Sudamérica", completa la veterana vecina. 

Trabajos no cualificados y subida del alquiler

¿Pero a qué se dedica la mayoría siendo de clase baja y media en un pueblo de estas características? "En general, son trabajos poco cualificados o sin cualificación alguna. La gente suele trabajar en cuidados, limpieza, servicios y hostelería, aunque las huertas y pequeñas empresas están generando algunos puestos de trabajo", responde Socolovsky. Ella misma aduce que hay mucha gente viviendo de alquiler por la crisis de los pisos turísticos en Madrid, pero también a raíz de la pandemia, "aparte de que se ha empezado a activar notablemente el mercado inmobiliario, así que los precios de los alquileres han subido entre un 50 y un 70% en los últimos tres o cuatro años". 

La relación con Madrid capital también es tortuosa desde la perspectiva del transporte público, pues tan solo hay autobuses en dirección a Madrid y ninguna conexión entre pueblos cercanos. Socolovsky responde clara a cuáles son las principales necesidades de la zona: "Alquileres accesibles; creación de puestos de trabajo; formación para jóvenes; facilitar la movilidad entre los pueblos de alrededor; y ayudas para emprendimientos sostenibles en áreas de cultura, ocio y educación medioambiental".

La pandemia también ha llegado a este tipo de pueblos ya que las consultas médicas han dejado de lado casi cualquier otra patología más allá del Covid, denuncia la vecina."En educación, los más pequeños con menos recursos se vieron con dificultades para seguir las clases telemáticas, aunque les dotaron de ordenadores y conexión Wifi a las familias que lo necesitaran", completa la miembro de la Red de Apoyo Mutuo de Bustarviejo que no duda en aseverar que "mucha gente se ha quedado sin trabajo y no puede hacer frente a los gastos básicos mínimos". Por este motivo, la Red de Apoyo Mutuo les entrega una cesta de comida cada semana a las familias que la solicitan y que está sustentada gracias a las donaciones del vecindario.

En el historial electoral de Bustarviejo, el PSOE fue el partido más votado en 2019, ganando con el 26,93% de los votos (377). Después, el PP con el 21,86% (306 votos), Más Madrid con el 17,29% (242 votos), y Unidas Podemos con el 13,93% (195 votos). Los últimos fueron Ciudadanos con el 11,71% (164 votos) y Vox con el 6,64% (93 votos).

Servicios públicos deteriorados

Socolovsky conoce bien las mejoras que necesitan en el pueblo: "Mientras la población de Bustarviejo se ha duplicado en los últimos 20 años, el colegio sigue igual, así que necesita una ampliación para evitar la masificación y la falta de espacios, como una biblioteca. En la consulta médica falta personal para no sobrecargar unas agendas que, sobre todo, se desbordan en verano, cuando se multiplica la población. El polideportivo está tan deteriorado y la oferta de actividades es tan mínima que los vecinos se tienen que desplazar a municipios de alrededores. También se necesitan espacios de reunión para colectivos de jóvenes, que únicamente pueden socializar en el bar y en la calle". 

"Algunos candidatos vienen a hacerse la foto, captar votos y luego se marchan. Lo típico: consideran el voto como carta blanca para hacer lo que les venga mejor para su partido mientras olvidan las verdaderas necesidades de los ciudadanos. A políticas como Ayuso o Monasterio les invitaría a que hicieran el ejercicio de vivir con 450 euros al mes durante un tiempo, teniendo que pagar por su casa y alimentar a la familia. Otro gallo cantaría si todos los políticos pasaran por esa angustiante experiencia, que es realidad por años y años para muchas familias de Madrid y España", reflexiona Socolovsky.

Una ciudad de clase media-alta

Majadahonda es otro de los municipios madrileños que el próximo 4 de mayo irá a votar. Blanca López-Beltrán, como presidenta del Círculo de Empresarios y Comerciantes de la ciudad que lleva 27 años viviendo en ella, desgrana la realidad actual de la localidad y cómo enfrentan los comicios los más de 72.000 habitantes que tiene la localidad. El centro de la ciudad se compone de zonas peatonalizadas y calles estrechas, mientras que los nuevos enclaves están dotados de calles más anchas y avenidas. "Ambas zonas poseen espacios verdes y están cubiertas por todos los servicios comerciales y públicos", completa López-Beltrán. 

Blanca López-Beltrán, presidenta del Círculo de Empresarios y Comerciantes de Majadahonda. Blanca López-Beltrán

En cuanto al comercio, el de proximidad se aglutina en el centro de la ciudad pese a que cada vez se implementan nuevos negocios de franquicia mientras que las grandes cadenas instalan sus negocios en centros comerciales de la ciudad. "Majadahonda es una ciudad con un perfil de habitante de clase media-alta, si bien es cierto que en la zona centro hay mayor número de personas migrantes esto es porque son las principales arrendadoras de esas viviendas. En las nuevas zonas que se han construido es posible que el perfil de los habitantes sea más alto, ya con vivienda en propiedad", describe la presidenta del Círculo de Empresarios.

Robos y pérdida de empleo

Ella misma comenta que no puede dar una información generalizada en torno a las principales necesidades de la población de Majadahonda y que una de las preocupaciones del vecindario es el aumento de robos e inseguridad que se ha producido en el último año, "provocado probablemente por la crisis que estamos pasando", apuntilla. Como en el resto del mundo, la crisis sanitaria y su consecuente crisis económica también ha llegado a Majadahonda: "Muchos negocios se han visto afectados y se han perdido bastantes empleos, además de que la lenta vuelta a la normalidad entorpece la actividad económica", explica López-Beltrán.

En lo que respecta al histórico de resultados electorales en Majadahonda, la ciudad votó en su mayoría al PP llegando al 32,39% (11.278 votos) en 2019. Ciudadanos fue la formación política en segunda posición con el 25,27% (9.151 votos), seguida del PSOE con el 17,63% (6.382 votos) y de Vox con el 12,09% (4.377 votos). Por último, dos partidos de izquierdas: Más Madrid con el 8,63% (3.124 votos) y Unidas Podemos con el 2,47% (895 votos). 

Preguntada por las próximas elecciones, como presidenta del Círculo de Empresarios de la ciudad agrega que esperan que las ayudas prometidas se cumplan y no queden en promesas electorales, pero también que se facilite la vuelta a la normalidad sin restricciones y que se materialicen nuevas líneas de ayudas que permitan a los empresarios mantener su actividad, parafraseándola. López-Beltrán concluye: "Majadahonda no es una ciudad que necesite grandes cambios pero, como siempre, toda mejora es bienvenida por empresarios y vecindario que, en muchos casos, son las dos cosas a la vez. La apertura de nuevos colegios, la mejora de infraestructuras, ampliación de zonas verdes y actividad cultural, apertura de nuevos negocios y el impulso económico son medidas que siempre ayudan a hacer una ciudad mejor".  

Más noticias de Política y Sociedad