Público
Público

España espera pagar menos del 3% por el rescate de la banca

Habrá un plazo de carencia de 10 años. El ministro De Guindos insiste en que la ayuda a la banca no tiene como condición nuevas medidas de ajuste.

EFE

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado esta mañana que España pagará un interés probablemente inferior al 3% ó 4% por la ayuda europea a la banca, de la que ya se movilizará un primer tramo este mes. Los ministros del Eurogrupo cerraron anoche un acuerdo político sobre las condiciones del rescate de la banca española, que incluye la movilización ya de 30.000 millones de euros para las entidades españoles antes de que termine el mes de julio.

"El tipo de interés va a ser muy reducido", afirmó De Guindos a su llegada al Consejo de ministros europeos de Economía y Finanzas (Ecofin) que se celebra hoy en Bruselas, y al ser preguntado por si se situará en torno al 3 ó 4 % como se había calculado hasta ahora sostuvo que "incluso puede ser más bajo".

El ministro precisó también que el periodo de gracia del que disfrutará España antes de tener que pagar intereses por la ayuda rondará los 10 años, si bien el vencimiento de los préstamos tendrá una media de 12,5 años.

"La inyección directa de capital es una posibilidad que está abierta", afirmó y aclaró además que una vez exista un supervisor único la inyección será sin condiciones para los estados. En términos de recapitalización directa a la banca, el ministro dijo que se podría llevar a cabo "rapidísimamente" y recordó que habrá 30.000 millones de euros disponibles a finales de este mes si es necesario.

"Creo que es un acuerdo francamente positivo desde el punto de vista de la recapitalización de las entidades españolas y para garantizar lo que es la solvencia de una parte del sistema financiero español", valoró y aseguró que garantizará la solvencia y la posibilidad de volver a conceder crédito en el sistema bancario español.

De Guindos destacó que los acuerdos logrados en el Eurogrupo sobre las condiciones de la ayuda europea a la banca y la ampliación en un año del margen para dejar el déficit público español por debajo del 3% son "absolutamente independientes". "No tienen nada que ver porque no hay condicionalidad macroeconómica en el acuerdo del memorándum (de la ayuda a la banca) y, por lo tanto, las condiciones macroeconómicas se establecen como viene siendo habitual en el procedimiento por déficit excesivo", señaló.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, explicará mañana en el Pleno del Congreso las conclusiones de la cumbre del pasado 29 de junio, y adelantarás las medidas previstas para recortar más el déficit tal como exige la Comisión Europea y el FMI, entre las que podría estar la reducción de las prestaciones por desempleo o la subida del IVA .

Sin embargo, De Guindos aseguró que “no ha habido más implicaciones o imposiciones que las que ya se establecían anteriormente" para dar un año más a España en la reducción del déficit.

.- IMPORTE. Todavía no se ha cerrado el volumen total de las ayudas que recibirán las entidades. De momento, se prevé movilizar 30.000 millones este mes “para el caso de necesidades urgentes en el sector financiero español", según el presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean Claude Juncker. Es casi la mitad de lo que calcularon las consultoras contratadas por el Gobierno (entre 51.000 millones y 62.000 millones), y una tercera parte del monto total previsto por la UE (100.000 millones). A finales de septiembre se conocerán las necesidades de capital exactas, una vez se sepa a fines de mes el resultado de la evaluación pormenorizada de las carteras crediticia de la banca española que el Gobierno encargó a PwC, Deloitte, Ernst & Young y KPMG y se haya llevado a cabo el test de estrés a cada uno de los bancos españoles. Estas pruebas se harán a 14 grupos bancarios que representan el 90 % de los activos bancarios.

.- PLAZO e INTERESES.  El vencimiento del préstamo será de hasta 15 años, con una media de 12,5 años. Tendrá, además, un periodo de carencia (aplazamiento en la devolución del préstamo) de 10 años. El tipo de interés de las ayudas estará entre el 3% y el 4%. “Incluso puede ser más bajo", ha apuntado el ministro de Economía, Luis de Guindos.

.- CUATRO GRUPOS. La banca española será dividida en cuatro grupos: aquellas entidades que no necesitarán capital, las que están bajo control del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), los bancos que requieren capital y apoyo público y los que necesitan capital pero que se prevé puedan recapitalizarse en el mercado.

.- BANCO MALO. Una vez se tengan las cifras exactas, la recapitalización podrá comenzar, así como la reestructuración de los bancos débiles, basada en planes para solucionar la escasez de capital identificada y en la "segregación de activos" en aquellos bancos que recibirán ayuda pública en compañías específicas de gestión de activos, inmobiliarios en este caso, es decir se creará un "banco malo ”.

.- AYUDA DIRECTA. Inicialmente, la ayuda a la banca se canalizará a través del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (FROB), dependiente del Banco de España, lo que supone que, en un primer momento,  la ayuda contará como deuda pública, y sus intereses se anotarán en el déficit público. Pero las autoridades europeas contemplan que la recapitalización directa de las entidades (que no incrementaría la deuda) estará disponible para España con carácter retroactivo una vez se cree un supervisor único bancario, lo que está previsto para finales de año. Así, el Estado no será responsable de posibles pérdidas, sino que estas serán asumidas por el propio fondo de rescate.El fondo de rescate temporal (FEEF) concederá el préstamo inicial, que pasará al permanente (MEDE), sin estatus de acreedor privilegiado, cuando éste se active.

.- CONDICIONES PARA EL SECTOR. España tiene que realizar mejoras en la supervisión y la regulación del sector. También habrá requisitos individuales para los bancos beneficiarios de las ayudas. La UE exige un nivel elevado de capital para las entidades, del 9%, que es el que actualmente se exige para las llamadas entidades sistémicas, aquellas cuya quiebra pondría en peligro el sector entero. Igualmente, se impondrá a las entidades que reciban las ayudas planes de reestructuración, que puede implicar desinversiones, la reducción del tamaño, el abandono de líneas de negocio o el cierre de entidades, lo que supondrá el cierre de oficinas y el recorte de plantilla.

 

 

Más noticias de Política y Sociedad