Público
Público
Precio de la luz

España no está sola: el elevado precio de la luz en los países de nuestro entorno

Junto a España y Portugal, Reino Unido también cuenta con un precio elevado, que ronda los 110 euros el megavatio/hora. Le siguen Francia, con 91 euros, Alemania, que se acerca a los 90, y Bélgica y Países Bajos con 88 y 89 respectivamente.

Poste eléctrico
Poste eléctrico en la planta de energía nuclear de Fessenheim, el 21 de junio de 2021. Sebastien Bozon / AFP

El precio medio de la electricidad en nuestro país sigue disparado en el mercado mayorista y pulveriza todos los registros, alcanzando el máximo en la historia –106,57 euros/megavatio (MWh)–, y su impacto en la factura del consumidor sólo lo recorta la rebaja del IVA del 21% al 10%.

La electricidad rebasa así el máximo histórico de 103,76 euros/MWh que marcó el 11 de enero de 2002, al que supera en 2,81 euros. La luz se encarece un 4,6% respecto a este martes, el segundo día más caro desde que hay registros, con una media diaria de 110,64 euros/MWh.

Con estas cifras cabe preguntarse qué pasa en el resto de Europa, ponderar nuestra elevada tarifa con la de los países de nuestro entorno para determinar hasta qué punto España es la excepción que confirma la norma. Y los datos nos dicen que, con sus particularidades, todos los países están asistiendo a un proceso similar.

Según Epex Spot, marcador que refleja los mercados energéticos de países como Austria, Bélgica, Alemania, Francia y Países Bajos, entre muchos otros, los precios en estos países no distan mucho de lo que estamos experimentando en España. Se podría decir incluso que van a la par y que estamos ante una progresiva que no es exclusiva de ningún país.

El caso extremo, junto a España y Portugal, lo encontramos en Reino Unido, que ronda las 96 libras (por encima de los 110 euros) el megavatio/hora. Le siguen Francia, con 91 euros, Alemania, que se acerca a los 90, y Bélgica y Países Bajos que rondan los 88 y 89 respectivamente. 

Ajenos a estos precios encontramos los países escandinavos, dueños de una nutrida red de producción eléctrica que, a través de sus centrales hidráulicas, son capaces de alcanzar tarifas muy inferiores. Hablamos, por ejemplo, de los 60 euros por megavatio/hora que, en el peor de los escenarios, podrían pagar los suecos y los noruegos. 

Más noticias