Público
Público

Los españoles, por debajo de la media europea en costumbres ecológicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los españoles practican cotidianamente menos acciones respetuosas con el medio ambiente que el conjunto de los ciudadanos de la Unión Europea, según se desprende de la encuesta Eurobarómetro publicada hoy por la Comisión Europea.

La proporción de españoles que asegura haber separado la basura para facilitar su reciclaje en el último mes es del 52 por ciento, frente al 59 por ciento de la media comunitaria.

También es menor la de los que han rebajado su consumo energético (33 frente a 47%); reducido el uso de bolsas de plástico u otros productos de usar y tirar (24 frente a 30%); optado por desplazarse a pie, en bicicleta o transporte público (26 frente a 28%); empleado menos su automóvil (10 frente al 17%) o comprado productos con etiqueta ecológica (11 frente a 17%).

La única categoría en la que España, que atraviesan una fuerte sequía, presenta una cifra no inferior a la UE es la de aquellos que tienen cuidado de cerrar el grifo mientras se asean o lavan los platos para ahorrar agua: 37 por ciento en ambos casos.

A la inversa, la cifra de españoles que admite no practicar ninguna de estas costumbres ecológicas sí que supera a la media europea (11 frente a 9%).

Por comparar, en Bélgica, Austria, Francia o Alemania, la cifra de pasivos medioambientales oscila entre el 2 y el 5 por ciento, mientras Italia (12%), Bulgaria (22%) o Rumanía (30%) presentan datos aún más desalentadores que los españoles.

El Eurobarómetro, realizado sobre la base de 26.730 entrevistas -un millar en España- entre noviembre y diciembre de 2007, indica en cualquier caso una alta sensibilización de los ciudadanos europeos sobre el medio ambiente.

Casi uno de cada ocho encuestados (78%) considera que los problemas medioambientales tienen un impacto directo sobre su existencia cotidiana, una cifra que, paradójicamente, es aún más alta en España (82%).

El cambio climático es la preocupación más citada (57% en la UE y España), por delante de la contaminación de los acuíferos (42 y 38%), la contaminación atmosférica (40 y 43%), los desastres causados por la mano del hombre (39 y 31%) y los naturales (32 y 30%).

Aunque no aparece entre los miedos más citados, el 58 por ciento de los europeos afirma sentir reparos frente al consumo de organismos genéticamente modificados.

Según la encuesta, la proporción de ciudadanos que se declara dispuestos a adquirir productos respetuosos con el medio ambiente aunque sean un poco más caros alcanza el 75 por ciento de los europeos y el 64 por ciento de los españoles.

El 64 por ciento de los europeos considera que la protección del medio ambiente debe primar sobre la competitividad económica, frente al 12 por ciento que opina lo contrario.