Público
Público

Dos ex concejales denuncian que el PP los espió

Los ediles habían alertado a Granados de casos de supuesta corrupción del partido en Torrelodones

P. RUSIÑOL

Dos ex concejales del PP en Torrelodones, localidad situad al norte de Madrid, fueron espiados durante semanas en el verano de 2006 tras denunciar ante la dirección regional de su partido supuestas irregularidades cometidas en el Ayuntamiento y la dirección local del partido. "Asusta muchísimo ver un grueso dossier en el que están registrados todos tus movimientos e incluye tus operaciones bancarias y fotos con tu hija", explica a Público Jesús María Pacios, uno de los ex ediles espiados.

Pacios y su entonces compañera de partido Reyes Tintó, ambos expulsados del PP en 2007 tras denunciar internamente las irregularidades, llevarán a los tribunales el espionaje sufrido tras acceder a los dossiers, difundidos ayer por la Cadena Ser. Y sospechan que el espionaje salió del mismo PP. Su única duda es si la iniciativa la tomó la dirección regional que dirige Esperanza Aguirre o la de Torrelodones.

"He comprobado, porque he visto el dossier, que fui objeto de un seguimiento exhaustivo, continuo y muy profesional, que necesariamente costó mucho dinero", añade Pacios, que señala al PP: "Como no tengo pruebas, no puedo atribuírselo a nadie y no puedo descartar que salga de aquí [Torrelodones], pero todos hemos leído en prensa quién tenía a su cargo una red de espías en Madrid".

La insinuación del ex concejal se dirige a Francisco Granados, número tres de Esperanza Aguirre, que supuestamente creó en la Consejería de Interior un equipo de inteligencia que en 2008 espió a rivales políticos como Manuel Cobo, vicealcalde y mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón. También han sido objeto de espionaje el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, y el ex consejero de Justicia, Alfredo Prada, entre otros.

Varios de los espiados han acudido a los tribunales en procesos separados. Pacios y Tintó estaban evaluando anoche las causas abiertas con el objetivo de adjuntar su propio caso a una de ellas.

Una portavoz de Granados calificó ayer de "despropósito" las insinuaciones de los ex concejales del PP: "No tengo ni idea de si estas personas fueron espiadas o no; lo único que sé es que nada tiene que ver Granados con ello. ¡En 2006 ni siquiera había llegado a la Consejería de Interior!", exclama.

El seguimiento a los ediles críticos se hizo en 2006, poco después de que estos hubieran acudido al despacho de Granados, secretario general del PP madrileño, para denunciar irregularidades del partido en Torrelodones: entre otras, extorsión a empresarios y proyectos de recalificación urbanística sospechosos.

La portavoz de Granados admite que la reunión existió, pero la atribuye a "líos internos" que vivía la formación en Torrelodones en aquel momento, sin entrar en detalles: "Estos concejales vinieron a ver a Granados, que recibe a todo el mundo. Tenían un enfrentamiento con el alcalde y un lío interno. Lo cierto es que rompieron la disciplina de voto y acabaron expulsados", añade.

Al frente del PP de Torrelodones se encuentran pesos pesados de la organización en Madrid, como el diputado nacional Mario Mingo médico de José María Aznar y Gádor Ongil, vicesecretaria general del PP madrileño.

La portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanés, consideró ayer que las nuevas revelaciones hacen "más evidente que nunca que en la Comunidad de Madrid se ha espiado y se han utilizado para ello fondos públicos". 

Desencuentro
El choque de los ediles críticos con su partido se agudizó en la primavera de 2006 al negarse a avalar operaciones dudosas.

Chantaje a empresarios
Los dos concejales se hicieron eco de las quejas de dos empresarios locales, que aseguraron que el PP les exigía 150.000 euros de comisión para desbloquear el proyecto de un aparcamiento.

Macroplán de viviendas
Los ediles críticos se negaron a avalar el Plan Urbanístico del Área Homogénea Norte, que preveía la construcción de 1.700 viviendas, oficinas y un campo de golf.

Reunión con granados
Pacios y Tintó se reunieron antes del verano de 2006 varias veces con Granados para detallarle diversos casos de presunta corrupción del partido en Torrelodones. Los espías entregaron su informe el 7 de septiembre, según la Ser.

Expulsión y querellas
El PP expulsó a los concejales críticos en 2007 y varios dirigentes locales presentaron una querella contra ellos por calumnias, que fue archivada. Los ediles expulsados acudieron a Anticorrupción, que no abrió ninguna investigación.

Más noticias de Política y Sociedad