Público
Público

Feijóo deshoja la margarita

Rajoy y el PP nacional presionan para un adelanto a otoño de las elecciones gallegas.

ANA PARDO DE VERA

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, se ha dado de plazo hasta después del verano para decidir si convoca elecciones para este otoño o las deja para la fecha en que toca, marzo de 2013. Mientras tanto, no contesta cada vez que se le pregunta sobre el asunto, es decir y llegados al mes de julio, a todas horas.

El jefe del Ejecutivo gallego no quiere precipitarse en su decisión, aunque los conservadores admiten que la duda está ahí y alcanza al despacho en La Moncloa de Mariano Rajoy, el cual, según su entorno, a día hoy, se inclina por el adelanto. Para el presidente del Gobierno, las de Galicia no son unas elecciones cualquiera. Son, en primer lugar, las de su tierra; en segundo lugar, las que competen a uno de sus delfines y apoyo principal  interno en su duro camino hasta la Presidencia de España, y, sobre todo, los gallegos son los comicios que pueden resarcir al PP de su derrota en Andalucía o todo lo contrario: confirmar la caída libre de los conservadores en todo el país que, a día de hoy, vaticinan las encuestas.

Rajoy no quiere ni imaginar un resultado similar al de Andalucía 

El panorama político, económico y social que auguran Gobierno y PP para finales de año y la primera mitad de 2013 no es el más optimista para unos comicios. Todo apunta a que para entonces, España entrará en una brutal recesión alimentada por las medidas que el Ejecutivo debe poner sobre la mesa a cambio del rescate de 100.000 millones para las entidades financieras. La subida del IVA, se produzca antes o después del verano, es solo una de ellas. Para Rajoy, por tanto, el escenario de elecciones gallegas este otoño es el más positivo, dentro de que resulte igualmente complicado. Las encuestas sobre Galicia que maneja el PP de forma interna dan al actual presidente de la Xunta una mayoría absoluta muy raspada y sus posibilidades de gobernar son prácticamente nulas si no la logra. Rajoy no quiere ni imaginar siquiera un resultado en su tierra como el de Andalucía, donde el PP de Javier Arenas ganó, pero sin mayoría absoluta y, por tanto, sin posibilidad de acceder a la Junta.

Los dirigentes del PP con Rajoy a la cabeza, además, son conscientes de que los dos partidos principales de la oposición en Galicia, PSdeG y BNG, pasan probablemente por su peor momento interno, ocupados en discrepancias y divisiones que les impiden consolidar un liderazgo claro. Esta deriva, comentan los conservadores, también hay que aprovecharla.

Una gira de 233.000 votos

De momento, Feijóo alienta las especulaciones sobre unas inminentes elecciones al no desmentir el anticipo, pero también con una agenda que coincide perfectamente con las de precampaña. El presidente de la Xunta, según informó él mismo, viajará a Latinoamérica en la segunda quincena del mes de julio. Concretamente, visitará Colombia, Uruguay y Brasil. Es posible que también Argentina, pero "el viaje no está cerrado", asegura uno de los portavoces de Feijóo. El mandatario gallego insiste en que se trata de un viaje para "abrir mercados en el exterior", pero en el PPdeG cobra cada vez más fuerza la teoría de que habrá elecciones en otoño e, incluso, apuntan como fecha la segunda quincena de octubre. En su gira latinoamericana, el presidente de la Xunta se reunirá con las comunidades gallegas en los distintos países, aunque lo hace "porque sería una descortesía ir y no verlas", según un conselleiro.

El año pasado, en la precampaña para las generales del 20 de noviembre, Núñez Feijóo también realizó una mini-gira latinoamericana por México y Panamá. Además, el secretario Ejecutivo del PP en el Exterior, Alfredo Prada, aterriza esta semana en Argentina para preparar las elecciones gallegas y las vascas. Según datos de 2011, hay 152.875 gallegos viviendo en este país, 40.907 en Brasil, 38.930 en Uruguay y más de 5.000 en Colombia.

También el 20 y 21 de julio se celebrará en Santiago de Compostela la Convención Intermunicipal del PP, que reunirá a más de 1.000 responsables locales de este partido. Aunque no está cerrado el programa, fuentes del PPdeG aseguran que se está intentando que el propio Rajoy la clausure, si bien no adelantan que sea para respaldar un anticipo electoral. Con todo, para los partidos de la oposición gallega, la respuesta que exige mayor concreción en estos momentos es la comisión de investigación sobre Novagalicia Banco, cuya creación anunció el propio presidente gallego y que se tambalearía de confirmarse las elecciones en otoño.

Más noticias de Política y Sociedad