Público
Público

Dos fuertes terremotos vuelven a sacudir el Pacífico

Un sismo en Vanautu provocó que se lanzara una advertencia regional, ya cancelada, de tsunami

AGENCIAS

El Centro para Tsunamis en el Pacífico en Hawai emitió una advertencia regional de tsunamis,  que posteriormente cancelaron,  poco después de que un terremoto de 7,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudiera esta madrugada Vanuatu.

El seísmo ocurrió a las 09.03 hora local (22.03 GMT del miércoles a casi 300 kilómetros al noroeste de Santo, en la isla de Luganville, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos. Su epicentro fue localizado a 13,05 grados latitud sur y 166,19 grados longitud este, a 35 kilómetros de profundidad bajo el nivel del mar. Unos 18 minutos después se registró una réplica de 7,3 grados y luego otra de 7,1.

El aviso inicial del Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico afectaba a toda su región suroriental, en particular Vanuatu, Salomón, Nauru, Papúa-Nueva Guniea, Tuvalu, Nueva Caledonia, Fiyi, Marshall, Samoa y Tonga. También había posibilidades de que olas gigantes llegaran a Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, e incluso Hawai, y Filipinas, a varios miles de kilómetros de distancia, según el aviso.

Otro terremoto de 6,7 grados de magnitud en la escala Richter fue registrado también en aguas del Mar de Célebes, entre Filipinas e Indonesia, sin que por el momento haya datos sobre víctimas o daños materiales.

El seísmo ocurrió a las 04.41 hora local (21.41 GMT del miércoles) a 284 kilómetros al sur de la isla filipina de Joló, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos. Su epicentro fue localizado a 4,04 grados latitud norte y 122,58 grados longitud este, a 628 kilómetros de profundidad bajo el nivel del mar.

El aviso de tsunami afectaba a toda la región suroriental del Pacífico 

Indonesia y Filipinas se asientan sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacifico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.

Al menos 3.000 personas murieron y muchas más siguen atrapadas por el seísmo de 7,6 grados que sacudió la semana pasada la isla indonesia de Sumatra. El pasado martes, un temblor de 7,9 grados de magnitud sembró la destrucción en el archipiélago de Samoa y Tonga, donde causó cerca de 200 muertos, cientos de desaparecidos, y miles de damnificados por casas y edificios derrumbados. Vanuatu no se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico" pero habitualmente padece terremotos de magnitud superior a los 5 grados en la escala de Richter.

En diciembre del 2004, un terremoto de 9,1 grados golpeó también Sumatra y generó el devastador tsunami que sembró la destrucción en una docena de naciones costeras del Océano Índico y causó la muerte a más de 226.000 personas.