Público
Público

El gasto total del Estado para 2015 alcanza los 440.074 millones

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

El presupuesto consolidado de gastos (que incluye la administración general del Estado, la Seguridad Social, y los organismos autónomos) ascenderá en 2015 a 440.074,74 millones de euros, un 4% más, según el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2015, que recogen unas operaciones no financieras de 315.503,50 millones de euros, el 71,7% de todo el presupuesto consolidado y un 0,4% más. Atendiendo al volumen de recursos asignados a cada uno de los subsectores que integran los Presupuestos consolidados, corresponde al Estado del 45,7% del gasto total, un 13,2% a los organismos autónomos, un 39% a la Seguridad Social y el restante 2% a las demás entidades del sector público administrativo con presupuesto limitativo.

Dentro de estos gastos, los de personal ascenderán a 21.597,99 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,2% respecto a los Presupuestos de 2014, y los gastos en bienes y servicios suman 7.858,57 millones, un 3,1% más. En cambio, los gastos financieros (el pago de los intereses de la deuda pública) caen un 3%, hasta suponer un importe de 35.560,08 millones de euros (no obstante, supone más que lo que van a gastar todos los ministerios, una vez descontadas las transferencias territoriales).

Las transferencias corrientes son el capítulo con mayor dotación, con un importe de 231.599,76 millones de euros, lo que representa el 52,6% del total de presupuesto consolidado, y un 0,2% más que este año. Aquí se incluyen, entre otras partidas, las aportaciones a las comunidades autónomas,  a la Unión Europea, las subvenciones y otro tipo de ayas. El fondo de contingencia y otros imprevistos se situarán en los 2.616,20 millones de euros, un 1,9% menos, mientras que las inversiones reales, con un presupuesto de 4.953,54 millones, experimentan un incremento del 4,8%, después de los descensos de los últimos años.

Las pensiones, el desempleo y el pago de los intereses de la deuda pública se llevan más de la mitad del gasto presupuestario previsto para el año 2015. En concreto, suponen el 55,33% del gasto total contemplado en los Presupuestos. No obtante, el gasto en pensiones, prestaciones por desempleo e intereses de la deuda, las partidas más cuantiosas junto con las transferencias a las administraciones públicas, bajará no obstante un 0,69% en comparación con 2014. El pago de las pensiones se llevará 37,8 euros de cada cien de los presupuestos; los intereses de la deuda pública se quedará con 10,2 euros de cada cien; y el desempleo, que recibirá 7,3 euros de cada cien.

El Gobierno defiende en su proyecto que el gasto social supone el 53,9% del presupuesto consolidado, con 187.407 millones de euros, lo que representa un ligero aumento de apenas el 0,7% propiciado principalmente por la mayor asignación a pensiones. Dentro del gasto social y como parte de los servicios públicos de carácter preferente, la sanidad recibirá 1,11 euros de cada cien; la educación, 0,65 euros; y la cultura, 0,21 euros.

El presupuesto de los ministerios desciende un 0,2% hasta los 34.500 millonesLos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015 contemplan una reducción del 0,2% en términos homogéneos en el gasto asignado a los distintos ministerios, hasta 34.526,2 millones de euros, si bien esto se debe a la disminución de las dotaciones de Empleo, Fomento y Economía. Al incluir las aportaciones a la Seguridad Social, al Servicio Público Estatal de Empleo y a la financiación de determinados costes del sistema eléctrico, los créditos no financieros asignados a los departamentos ministeriales caen aún más, hasta un 5,1%, hasta los 62.946,5 millones de euros.

En concreto, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social es el que cuenta con mayor dotación, que asciende a 22.421,4 millones de euros, un 15,5% menos que en 2014. El Gobierno justifica esta reducción por la mejora de mercado laboral y las perspectivas de mejora económica, que permiten reducir el gasto en prestaciones por desempleo, por lo que disminuyen significativamente las aportaciones del Estado al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Asimismo, el Ministerio de Fomento ve reducida su asignación en un 14,2%, hasta los 4.979,5 millones de euros, una vez excluidas las obligaciones de ejercicios anteriores. En el caso del Ministerio de Economía y Competitividad, la dotación se reduce en un 1%, hasta los 2.314,7 millones, pero si se descuentan las obligaciones correspondientes a ejercicios anteriores ni la aportación a Grecia, el presupuesto se reduce a 2.104,8 millones de euros, un 3,4% más.

Por su parte, el presupuesto consolidado de ingresos crece un 5,9%, hasta los 298.317 millones de euros. El grueso procede de la recaudación por impuestos y cotizaciones sociales: 200.270,92 millones, un3,9% más. Descontando las transferencias a las autonomías a los entes locales, los ingresos no financieros totales el Estado quedan en 133.712 millones, un 4,3% más respecto a los presupuestos de 2014.

El Gobierno prevé ingresar un 6,8% más por cotizaciones sociales gracias a la mejora del empleo, hasta los 109.833,3 millones, con los que espera financiar el 80,7% del presupuesto de la Seguridad Social (que crece un 3,4%, pese a la escasa subida de las pensiones, del 0,25%).

Por su parte, los ingresos tributarios totales en 2015 ascenderán a 184.830 millones de euros en 2015, lo que supone un incremento del 5,3% respecto a la previsión de recaudación de este año, pero un aumento del 3,5% sobre el presupuesto inicial de 2014.

En concreto, la recaudación por el IRPF se situará en 72.957 millones de euros, lo que supone una caída del 0,6% en relación con el cierre de 2014 y un 0,3% menos que el Presupuesto de 2014. Esta ligera caída, pese a la rebaja del impuesto que entrará en vigor en 2015, se debe a que el Gobierno espera una mejora de las rentas del trabajo tanto por el mayor aumento del empleo asalariado como por el leve repunte previsto de su remuneración media. Los ingresos por el Impuesto de Sociedades sumarán 23.577 millones de euros, lo que representa un incremento del 20,4% respecto a la previsión de recaudación de este año y un aumento del 5,6% respecto a lo presupuestado inicialmente, debido a que tras el saneamiento financiero llevado a cabo por las empresas españolas y en un contexto de mayor dinamismo de la actividad, se prevén mayores crecimiento de los beneficios.

En cuanto al IVA, se prevén unos ingresos de 60.260 millones de euros, lo que supone un 7,2% más que lo que se recaudará este año y un 9,9% más que lo recogido en los Presupuestos de 2014, como consecuencia de que tanto la demanda interna como el consumo crecerán más el próximo año, al tiempo que el Gobierno espera que el gasto en compra de vivienda al menos se estabilice, tras los considerables descensos que se han observado desde 2008. Por su parte, la recaudación por Impuestos Especiales ascenderá a 19.894 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,4% respecto a la previsión de recaudación de este año, pero un descenso del 2,7% frente a lo presupuestado inicialmente para 2014. Por Hidrocarburos se recaudarán 10.695 millones de euros (un 7,6% más que la recaudación de este año), mientras que por Labores de Tabaco se ingresarán 6.398 millones (un 0,5% más).

El presupuesto de beneficios fiscales (el volumen de las diferentes desgravaciones fiscales)  para 2015 asciende a 40.719,12 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,1% y un aumento en términos absolutos de 2.358,97 millones de euros respecto a 2014. El 37,4% de estos beneficios fiscales procederán del IRPF, hasta un total de 15.216,62 millones de euros, lo que supone una reducción del 1,9% respecto al año anterior, o lo que es lo mismo, 297 millones de euros menos, debido al descenso por segundo año consecutivo de la deducción por inversión en vivienda habitual, cifrada en 104,22 millones de euros (-5,8%).

España recibirá 547 millones de euros netos de la Unión Europea en 2015, tres veces más que los 176 millones del ejercicio anterior, gracias al aumento de partidas como las del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), según consta en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE).

En concreto, la aportación española a la UE se situará el próximo ejercicio en 12.921 millones de euros, un 1,2% menos que en el ejercicio anterior, mientras que las aportaciones comunitarias a España ascenderán a 13.469 millones, un 1,5% más. El saldo neto de 2015, pese a ser superior al del ejercicio anterior, es muy inferior a las partidas de otros ejercicios precedentes. En 2013, España recibió 1.205 millones netos, frente a los 2.794 millones de 2012 o los 1.319 millones de 2011.

En 2015 destacarán las transferencias correspondientes al Feader, que alcanzarán los 1.876 millones, un 44% más que en el ejercicio anterior, y que serán las más cuantiosas de los últimos años. Los fondos estructurales (Feder) alcanzarán los 3.498 millones, un 3,1% menos que en el ejercicio anterior, mientras que la partida de mayor dotación, la del Fondo Europeo Agrícola de Garantía (Feaga), se situará en 5.596 millones, un 0,3% más que en 2014. El Fondo Social Europeo (FSE) contará con una dotación para el próximo año de 1.277 millones de euros, un 0,7% inferior a la recibida en el ejercicio anterior.

Por su parte, el Fondo de Cohesión aportará a España en el año 2015 ingresos por importe de 353 millones de euros, inferior en un 22% a los 453,42 millones de euros que se esperan recibir en 2014.