Público
Público

El Gobierno augura recesión técnica en el primer trimestre del año

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, prevé una caída del PIB mayor del 0,3% actual

PÚBLICO.ES/EFE

Ni reforma financiera, ni reforma laboral, ni subida de impuestos. La economía española entrará en recesión técnica en el primer trimestre del año 2012, según las estimaciones del Ministerio de Economía. 

El encargado de adelantar las malas previsiones del Ejecutivo ha sido el secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, quien opina que el PIB, que actualmente cae el 0,3%, podría descender aún más. "Como este último trimestre o un poco peor", ha admitido.

No obstante, ha recordado que algunos indicadores, como el de la OCDE, señalan que la caída de la economía europea podría tener su punto de inflexión a mitad de año. "Es pronto para identificar una fecha", ha dicho, en referencia a cuándo podría dejar de caer la actividad económica en España y revertir la tendencia negativa.

"Como este último trimestre o un poco peor", dice Latorre

Sobre la caída de la economía para este trimestre, no obstante, ha señalado que también es "un poco pronto para tener una información exacta", aunque ha sido tajante al asegurar que "las previsiones confirman que también será un trimestre de crecimiento negativo".

Tras conocerse este jueves que el PIB cayó el 0,3% en el cuarto trimestre de 2011 en tasa intertrimestral ha afirmado que "la economía no ha sido capaz de vivir una etapa de recuperación desde el inicio de la crisis en 2008". Al respecto, ha urgido a la "imprescindible" necesidad de aplicar rigor presupuestario y reformas estructurales que permitan volver a la senda del crecimiento y de la creación de empleo.

"Será un trimestre de crecimiento negativo"

Jiménez Latorre ha incidido en que en el último trimestre del año se ha acelerado la destrucción de empleo respecto al trimestre anterior y mientras ha explicado que la mayor aportación neta al crecimiento del PIB la tuvo la demanda externa, ha lamentado que el consumo final de los hogares haya aumentado el ritmo de caída. Precisamente, sobre el sector exterior ha asegurado que las exportaciones dependen de los socios europeos y que en términos relativos no se han comportado mal, por lo que "en este aspecto no debería haber motivo de preocupación".

En cuanto a la previsión de la economía para este año, el secretario de Estado ha condicionado el próximo cuadro macroeconómico del Gobierno al nuevo calendario de previsiones que apruebe la Comisión Europea el 23 de febrero.

Más noticias de Política y Sociedad