Público
Público

Industria confirma que la luz subirá entre el 4% y el 5% en julio

José Manuel Soria afirma que el Gobierno no puede asumir el encarecimiento de la energía tras la subasta del martes porque se agravaría el déficit de tarifa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tarifa eléctrica de último recurso (TUR), a la que están acogidos más de 20 millones de consumidores en España, subirá entre el 4% y el 5% en la próxima revisión de julio, ha señalado hoy el ministro de Industria, José Manuel Soria.

El titular de Industria ha explicado que tras el resultado de la subasta celebrada ayer (y que se saldó con un incremento del coste de la energía del 9,5%), la única forma de evitar que suba la tarifa es bajar el otro componente del recibo, los peajes que fija el Gobierno, en una cuantía similar. En este sentido, Soria ha añadido que no se pueden disminuir estos peajes, con los que se cubren los costes regulados asociados al suministro eléctrico (transporte, distribución o primas a las energías renovables), porque se agravaría el problema del déficit de tarifa.

El precio final que se fija para la tarifa de la luz, y que se revisa cada tres meses, se decide en función de dos componentes. Cerca del 50% del precio depende del porcentaje que arroje la subasta denominada Cesur y que fija el coste de la energía. El otro 50% lo establece el Ministerio de Industria para retribuir a los diferentes sectores del sistema a través de los citados peajes. El Gobierno puede, a través de estos, corregir el porcentaje de la subasta para que no se note en el bolsillo de los consumidores.

Sin embargo, no lo ha hecho y la subida  estará en la horquilla del 4% y el 5%, aunque 'más próxima al 4 %', matizó el ministro. El recibo, concluyó Soria, deberá reflejar así las subidas del coste de la energía en la subasta, que suponen alrededor de la mitad de la tarifa de último recurso (TUR).

En la pasada revisión de marzo, el Gobierno aprobó un incremento medio del recibo de la luz del 7%. Este alza vino acompañada de un paquete de medidas para reducir los costes del sistema y atajar el problema del llamado déficit de tarifa, que es la deuda de 25.000 millones generada al ser los ingresos del sistema insuficientes para cubrir los costes. Para terminar de acabar con este desfase, el Gobierno ultima la segunda parte de la reforma del sector eléctrico, basada fundamentalmente en medidas fiscales, y que previsiblemente se aprobará en la primera quincena de julio.