Público
Público

La "intolerable" situación de los palestinos

El presidente exige que Israel detenga los asentamientos

E.G.G.

Barack Obama dedicó varios minutos al conflicto israelo-palestino y se comprometió a trabajar en su resolución. Destacó que la situación de los palestinos es "intolerable" y que Israel debe cesar la construcción en los asentamientos judíos que hay en los territorios ocupados

"Hamás debe poner fin a la violencia, reconocer los acuerdos anteriores y reconocer el derecho de Israel a existir", dijo para añadir que la terrible crisis humanitaria que afecta a la franja de Gaza es también un problema de Israel. En Gaza, el feudo de Hamás, algunos dirigentes de la organización manifestaron que el discurso es positivo aunque esperarán a ver si las palabras se traducen en hechos.

La Autoridad Palestina debe desarrollar su capacidad de gobierno con instituciones que sirvan a la población, explicó Obama. "Al mismo tiempo, los israelíes deber reconocer que de la misma manera que el derecho de Israel a existir no se puede negar, tampoco se puede negar el palestino. EEUU no acepta la legitimidad de la continuidad de los asentamientos israelíes. Ha llegado el momento de que los asentamientos se detengan", añadió.

La claridad con que Obama se expresó no gustó en Israel, especialmente cuando dijo que iba a decir cosas que "a menudo sólo se dicen detrás de puertas cerradas". De hecho, esta semana más de 320 congresistas norteamericanos, impulsados por el lobby judío AIPAC, se han dirigido por escrito a la Casa Blanca para que no se exprese públicamente sobre la marcha de sus contactos con Israel, y sólo lo haga de manera privada y directa con sus interlocutores israelíes.

Mentiras

Pero esta administración parece que tiene las ideas claras. El diario hebreo Maariv abrió ayer su portada con un titular que recogía unas palabras transparentes de George Mitchell, el enviado de EEUU: "Los israelíes nos han mentido todos estos años y eso se ha acabado", decía el titular.

Obama señaló que la "inquebrantable" relación entre EEUU e Israel se basa en que el "reconocimiento" del Estado judío está "arraigado en una trágica historia que no se puede negar", un argumento que no satisface a los musulmanes, que consideran que los palestinos no deben pagar los errores de otros.

Un frío comunicado oficial de Israel mencionó que el Estado judío comparte los deseos de Obama. El texto no menciona las colonias judías ni el derecho de los palestinos a un Estado propio.