Público
Público

Inversores huyen de activos argentinos por cambios en pensiones

Reuters

Las acciones y los bonos argentinos se desplomaron el miércoles por la decisión del Gobierno de la presidenta peronista Cristina Fernández de nacionalizar el sistema privado de pensiones, lo que provocó una estampida de inversores que hasta golpeó a la Bolsa de Madrid.

Mientras, el índice líder de la plaza bursátil de Buenos Aires, el Merval, caía un 16 por ciento a sus mínimos desde junio de 2004, y los bonos de la deuda soberana perdían más del 7 por ciento, disparando el riesgo país argentino a niveles no vistos en años.

Fernández, en una jugada que analistas consideran que busca dar al Estado recursos para cubrir sus necesidades de financiación ante la crisis global, anunció el martes la eliminación de los fondos de pensión privados debido a las fuertes pérdidas que arrastra el sistema por sus inversiones en desvalorizados bonos y acciones.

Por la medida, que deberá debatir el Congreso, el Gobierno pasara a administrar ahorros previsionales por unos 30.000 millones de dólares, además de hacerse con los aportes mensuales que millones de trabajadores realizan a los fondos de pensiones privados desde que se crearon en 1994.

Además de implicar un cambio en las reglas de juego en un país que no cuenta con la simpatía de los inversores extranjeros debido a que suele tomar medidas populistas anti-mercado, la decisión de Fernández dejará a la plaza financiera local sin su mayor jugador, las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP).

Este miércoles, el derrumbe bursátil también se veía acentuado por la caída de los mercados externos ante los crecientes temores a una recesión global.

A la incertidumbre que se ha depositado localmente por la estatización de las AFJP, se suma el panorama externo", dijo Antonio Cejuela, analista de Puente Hermanos Sociedad de Bolsa.

La justicia argentina prohibió el martes a las AFJP, principalmente en manos de gigantes bancarios como el BBVA, HSBC e ING, operar en los mercados durante siete días, a la espera de que el Congreso trate el proyecto de ley.

Esta situación producía una brusca reducción de volumen en las operaciones del mercado.

El peronismo controla el Congreso, pero recientemente el Gobierno fracasó en lograr que el Poder Legislativo aprobara un proyecto vital que aumentaba los impuestos a las exportaciones agropecuarias debido a divisiones dentro del oficialismo.

Sin embargo, analistas estimaron que el proyecto de ley podría ser sancionado si Fernández, que despierta antipatías por su carácter poco negociador, acepta flexibilizar algunas partes si fuera necesario.

"El marco conceptual de la crisis internacional sigue vigente, pero ahora pesa más la difícil situación de nuestro mercado de capitales", agregó Cejuela.

El sorprendente proyecto de ley golpeó también al mercado español, donde se hundieron las acciones de empresas con intereses en Argentina como la petrolera Repsol-YPF y Telefónica.

"Si bien los mercados internacionales no ayudan a la tendencia, muchos valores con bajas tan fuertes en acciones son producto del cambio en el sistema previsional, que ha alimentado la desconfianza de los inversores en el corto plazo", señaló Augusto Fariña, operador de Amirante Galitis Sociedad de Bolsa.

El riesgo país argentino, medido por el EMBI+ del banco J.P.Morgan, superaba los 1.800 puntos, acercándose a los niveles previos del 2001 cuando la nación se encontraba al borde de la cesación de pagos.

Sólo Ucrania y Ecuador aparecían en el indicador de mercados emergentes como países más riesgosos que Argentina para hacer negocios.

Operadores dijeron que el Banco Central inyecta dólares al mercado para frenar una posible depreciación del peso.

La plaza mayorista cambiaria mostraba una caída del 0,16 por ciento en el peso a 3,215/3,2175 por dólar. En América Latina, países como Chile, México, Perú, Colombia y Uruguay tienen sistemas de privados de pensiones, pero con diferentes características.

/Por Jorge A. Otaola/

Más noticias de Política y Sociedad