Público
Público

Italia paga cara su especulación

La 'azzurra' se hunde en la segunda parte tras el repaso a Croacia en la primera mitad y cede un empate (1-1) que le mete en un lío inesperado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Prandelli se ha inventado una Italia nueva. Entre las críticas, los escándalos y la crisis generacional se ha reinventado de la mano de un Pirlo rejuvenecido. Presiona, tiene la posesión del balón y ataca como no lo hacía hace mucho, pero sigue cometiendo un pecado: su especulación. Un pecado que pagó caro ante Croacia, contra quien cedió un empate (1-1) que veremos lo que le acaba costando.

El seleccionador italiano apostó ante Croacia por los mismos jugadores y el mismo dibujo que tan buen resultado le dieron contra España. Una defensa de cinco jugadores con De Rossi en la retaguardia.

Pero la nueva Italia de Prandelli con cinco defensas domina el balón, crea ocasiones de gol, domina el partido y cuando menos te das cuenta ya te ha hecho un tanto. Sólo que en las segundas partes se desfondan cuando le aprietan un poco.

Fue lo que pasó contra España en el debut en el torneo el pasado domingo, cuando Prandelli le ganó a Del Bosque la partida por el centro del campo y llegó el gol de Di Natale. Y cuando el seleccionador español varió el esquema Italia no respiró.

Y ha vuelto a ocurrir hoy con Croacia. Los balcánicos se encontaron con un gol en contra cuando ya habían logrado sacudirse la presión y el dominio inicial italianos.

Buffon, otrora protagonista claro de la azzurra se está acostumbrando poco a poco a intervenir cada vez menos

En los primeros 15 minutos, Italia acumuló ocasiones suficientes para adelantarse en el marcador, monopolizadas por Balotelli, lo que da muestras de su apuesta por el ataque. Buffon, otrora protagonista claro de la azzurra se está acostumbrando poco a poco a intervenir cada vez menos.

Croacia lo intentaba poco a poco con algunas llegadas pero echaba mucho en falta a un Modric del que depende demasiado. A escasos minutos para el final de la primera parte, Pletikosa salvaba por dos veces el tanto de Marchisio pero el gol estaba al caer.

Una falta al borde del área era transformada en el minuto 39 por Pirlo de manera magistral, superando a la barrera -que pudo hacer algo más- y entrando por el lado derecho del portero croata. Inapelable.

En la segunda mitad, los italianos volvieron a tener un bajón físico y Croacia se aprovechó. Los balcánicos acosaron el área de Buffon y, aún sin crear ocasiones claras, tuvieron más peligro que en la primera parte.

El cambio de Italia fue radical. Pirlo dejó de recibir balones y la azzurra perdió el timón del partido. Y entonces llegó el empate. En uno de los pocos fallos de la zaga italiana, Chiellini fallaba en su salto y el balón llegaba franco para Mandzukic, que fusilaba a placer a Buffon a veinte minutos para el final.

El resultado sería ya inamovible e Italia pasaba de celebrar el empate contra España a maldecir la igualada contra Croacia que le mete en un lío imprevisto. El grupo C está que arde y todavía puede pasar de todo. Hasta que Italia se quede fuera.